InicioEntrevistas-Portada-Maribel Bellapart: “Mi padre Era un adelantado a su época”

Maribel Bellapart: “Mi padre Era un adelantado a su época”

NOTA DE PORTADA.

Legado.

Juan José Bellapart ha hecho mucho por el arte dominicano y también ha expresado emotivamente lo que sentía. ¡Que nos permitan citar algunas de sus palabras: estas tienen un valor premonitorio al exponerse actualmente “Colson desconocido. Reencuentro con el Caribe”, obras todas del Museo Bellapart! “

Lo que sí podemos asegurar es la sinceridad de nuestra empresa y nuestro anhelo de que, dentro de dimensiones modestas, ofrezcamos lo mejor y con la mayor seriedad. Esperamos continuar dando una imagen del arte dominicano que corresponda al valor de sus artistas, y tratar de cambiar el desconocimiento que afecta a las artes visuales de la República Dominicana por una información más justa.

Nosotros creemos haberlo conseguido con la obra de Jaime Colson, permanentemente expuesta en estas salas, y que hemos llevado por importantes países y ciudades del mundo. Encontramos una respuesta que ha estimulado nuestros esfuerzos”. (1) Juan José Bellapart, Prefacio, página 6, “Eligio Pichardo dramático y desafiante” por Marianne de Tolentino. Colección Museo Bellapart. 2003.

Ese gran amigo de los artistas, ese fundador de un museo excepcional, partió a la eternidad, pero su entrega altruista no se detuvo… una inmensa alegría para todos es que sus hijas Maribel y Maripili se hayan unido a la misión patrimonial, participando activamente en la continuidad y el florecimiento del Museo Bellapart. Conversamos con Maribel Bellapart y agradecemos lo que dijo con tanto afecto, sinceridad y entusiasmo.

Entrevista Marianne de Tolentino fotos Simón Espinal estilismo Mariela Peña vestuario Carolina Herrera maquillaje Indira Sánchez peinado Irlandia Hairstyles locación Museo Bellapart

MARIANNE DE TOLENTINO: Cada vez que vengo al Museo Bellapart encuentro algo nuevo e inesperado, algo que me entusiasma, como ahora… esta nueva sala contemporánea. Y es increíble ver cómo don Juan José, su padre, sentía no solamente el arte neoclásico y el arte moderno, sino también el arte contemporáneo. Así, estas obras contemporáneas de Oviedo me sorprendieron… 

MARIBEL BELLAPART: Muchísimas gracias Marianne. Admiro mucho la pasión de mi padre por el arte y el ojo para escoger las obras. Siento que es algo con lo que se nace. 

MT: Yo creo que sí. Creo que siempre hablan menos del coleccionista, y más del que trabaja en un museo o del que hace crítica, siempre hablan de la parte de formación y de la experiencia. Pero hay otro elemento condicionante, que es la parte espontánea, el ojo, como bien usted lo menciona para su padre… es una especie de contacto, cuando, por ejemplo uno está frente a un cuadro, una comunicación entre la obra y la persona… y su padre tenía ese don extraordinario. 

MB: En los años 60, cuando aquí la gente no coleccionaba arte, ni siquiera compraba pinturas; mi papá, al venir de Barcelona, con ese sentido del arte nato, empezó a coleccionar, por influencia también de mi madre, familiar de Luis Desangles, pintor, escultor y educador dominicano. Él se hizo amigo de exiliados como José Gausachs, Antonio Prats Ventós, y con Frank Marino Hernández, también cercano a Jaime Colson; en conjunto, fueron desarrollando en él esa sensibilidad fantástica de la que podemos hablar hoy y que se evidencia en cada rincón de este espacio. Puedo decir que comenzó desde joven a coleccionar muchos Jaime Colson y muchos otros cuadros de pintores dominicanos.

MT: ¿Qué significa para usted, como hija, el legado de don Juan José Bellapart?

MB: Mi padre dejó un gran legado. En lo tangible, nos dejó a nosotros el Museo Bellapart, el primer museo de artes plásticas privado de la República Dominicana. También la pasión por todo lo que él hacía, incluyendo la venta de los carros, que le fascinaba. En general, era un hombre muy sencillo y apasionado, especialmente por el arte, y eso es legado para nosotros. Cuando él iba a comprar un cuadro, él investigaba sobre el artista, tenía “un ojo clínico” para buscar el mejor de ese artista… ¡era algo como innato en él!

MT: La colección de aquí me parece que es única. Hay obras maestras extraordinarias y habrá algunas obras menos impactantes, es algo normal. Pero realmente es una colección de gran museo. Y no me sorprende la reacción del director del Museo de Arte Reina Sofía: “Si usted viene aquí, conocerá el mejor arte dominicano, que no lo hay en ninguna parte…”.

MB: Esta percepción nos llena de orgullo, unida a la condecoración de parte del rey de España. A él le causó una gran emoción y para todos los miembros de la familia, ya que el rey de España Felipe VI lo condecoró en el año 2016, siendo mi padre proveniente de ese país. Cuando él recibió esa condecoración, dijo: “Ya yo me puedo morir mañana, porque ¿cómo va a ser que el rey de España, o sea, lo más grande de mi patria, me condecoró?”.

Para él, fue muy significativo, y aún así él nunca alardeó sobre eso, sino que siempre se mantuvo con sencillez en todo lo que hacía. Él estaba fascinado; para él y para todos los miembros de la familia fue una pena muy grande que ya había muerto mi madre, pero por lo menos estábamos sus hijas y todos sus nietos.

“Estamos iniciando el Premio Juan José Bellapart para promover a artistas dominicanos, o artistas extranjeros con más de cinco años en el país”.

MT: De una colección personal, privada, su padre quiso ofrecer al público su colección, una obra realmente altruista.

MB: Exacto y realmente innovadora, porque él fue que creó el primer museo privado de la República Dominicana de pintura, de arte, y realmente eso es algo muy importante en un tiempo donde aún no existía ese concepto de mecenazgo ni responsabilidad social, sino que él lo hizo porque lo sentía así y por su pasión con el arte dominicano. En realidad, así como dijo el director del Museo de Arte Reina Sofía de Arte, de España, que estuvo por aquí recientemente, él nos comentó eso, que verdaderamente aquí se pueden ver las diferentes etapas y la evolución de la pintura dominicana desde los años 1800 hasta nuestra época. Él dijo: “Me debieron haber traído primero aquí antes de los otros lugares, porque realmente aquí pude sentir la historia y cómo fue evolucionando”.

MT: Sí, y hay tres factores importantes que influyen: la colección en sí, las maravillosas obras que la componen y la visión que han tenido personas que han dirigido el museo. Estas han sido de muchísimo nivel: tenían alta competencia en cuanto a las obras, y sentían un gran respeto por su padre. A veces, se tiene a directores que hacen un poco lo que les da la gana o tienen un punto de vista personal, mientras que en el Museo Bellapart siempre hubo esa reverencia y esa consideración para con su padre. 

MB: Realmente nuestra actual directora del Museo Bellapart, que es Myrna Guerrero, es una excelente directora. Ella vive todo lo que hace con pasión, y eso es lo más importante.

El primer sábado de cada mes, se hacen las tertulias sabatinas. La última fue la de Jaime Colson, en el Centro Cultural Banreservas. En esos primeros sábados de cada mes, lo que me gusta es ver a todos los universitarios aquí, en nuestro museo, la gente joven queriendo aprender de los diferentes artistas…. 

En ese sentido, hemos tenido diferentes artistas, todos excelentes, dando charlas impresionantes. Y eso es parte también de que no se limite a los que conocemos, sino que vengan otras personas, o que estas obras salgan, como es el caso del cuadro de Jaime Colson, titulado “El Merengue”, que está viajando desde hace dos años. Ahora mismo está en Los Ángeles, pero ha estado en Houston, en Brasil, en el Museo del Barrio en Nueva York. Soy fiel creyente de que a las obras debemos permitirles salir de nuestro país, para que la gente sepa que nosotros tenemos también muy buenos artistas.

MT: Ustedes están en lo correcto y haciendo algo sobresaliente, porque, por ejemplo, en el público de estas tertulias, aparte de que hay intelectuales, artistas importantes y críticos de arte, también vienen personas fuera de estos círculos, y con la familia. Y debe ser así, porque el museo no es solamente para los entendidos, sino para todos los que quieren aprender y compartir.

MB: De hecho, por eso, en conmemoración de la muerte de mi padre, que murió hace dos años, estamos iniciando el Premio de Juan José Bellapart, para promover a artistas dominicanos, o artistas extranjeros que, con más de cinco años en el país, puedan concursar en este premio… que se piensa hacer bienal (cada dos años). ¡No vamos a competir con la bienal del Museo de Arte Moderno, ni tampoco con el Centro León! Realmente, nos estamos yendo más por las obras bidimensionales y tridimensionales, puede ser pintura, óleo, escultura, o sea, cualquier tipo de arte, pero no pensamos en instalaciones, precisamente porque no queremos competir con el Centro León, sino hacer algo diferente. Lo que queremos es que los artistas criollos se motiven y que haya más movimiento en todo el sector artístico.

MT: Y fíjese cuan importante es el sector privado. El Centro León y el Museo Bellapart son referentes para conocer el arte dominicano y el arte en general…

MB: Yo me siento halagada de que usted lo diga, una crítica de arte dominicano como es usted; que nos lo diga a nosotros, me siento realmente halagada. ¡Muchas gracias!

MT: Yo lo hago con toda sinceridad. A veces ciertas cosas no se deben decir porque hay que tener mucho cuidado de no ofender a una institución y, sobre todo, a los artistas, pero los elogios, creo que uno no los debe detener. ¡Para mí, cada vez que puedo escribir sobre el Museo Bellapart, es una felicidad!



En las fotografías, la condecoración y medalla otorgada por el rey Felipe VI de España a don Juan José Bellapart. El retrato de su esposa, Milagros Álvarez de Bellapart, por el artista Dustin Muñoz y momentos durante la entrevista a Maribel Bellapart por Marianne de Tolentino, donde también les acompaña Myrna Guerrero, directora del Museo Bellapart.

MB: ¡Muchas gracias! Durante la pandemia, lo que hicimos nosotros fue crear una sala de escultura nueva, siendo la primera sala solamente dedicada a escultura en República Dominicana. Somos los pioneros en crear el primer museo de arte privado en dominicana, y ahora somos los primeros en crear la primera sala solamente de escultura dedicada al arte dominicano en República Dominicana. Queremos seguir el legado que mi padre Juan José Bellapart comenzó, y yo sé que mi padre y mi madre estarían muy contentos.

“él fue quien creó el primer museo privado de la República Dominicana, de pintura, de arte, y lo hizo porque lo sentía así, por su pasión por el arte dominicano y por su deseo de compartirlo con todos”

MT: Yo sé que ambos se sentirían felices, y, como yo le estaba diciendo, lo que realmente nos tranquiliza y nos alegra a los que creemos en el Museo Bellapart, es ver que don Juan José se ha ido, pero sus hijas están ahí, con un legado que sigue vivo.

La última manifestación pública fuera del recinto del Museo Bellapart es la exposición de Colson, lo que llamo “el Colson caribeño”, en el sentido del Colson antillano. Realmente es algo que le ha encantado a todos los que lo vieron y también es importante para la imagen de Colson, porque realmente fue un gran pintor internacional, dominicano. Él compartió su obra con Europa, con América Latina.

Todo el mundo hablaba, elogiaba el Colson que llamaban “neohumanista”, lo acercaban al cubismo francés y él hizo sus primeros cuadros cubistas en 1927, cuando ya el cubismo había declinado. 

Pero en lo que llamamos “neohumanismo”, a Colson le encantaba el cuerpo, y sobre todo los cuerpos masculinos. Hoy en día, eso parece absolutamente normal, pero en ese tiempo era algo chocante. Decir que “esos cuadros lo que transmiten es la pasión”, era una opinión demasiado atrevida…

MB: Jaime Colson estuvo casado con una japonesa; pero no tuvieron hijos.

MT: No creo que tuviera importancia, porque ella lo adoraba, lo cuidaba como si fuera un hijo al que había que proteger y curar de sus excesos. Cuando él murió, ella desapareció, después nadie supo de ella…

MB: Jaime Colson estuvo en París, en Madrid… estuvo viajando muchos años, algo increíble. Era dominicano nacido en Puerto Plata; que de Puerto Plata ir a París en ese momento y estar casado con una japonesa, era algo que rompía paradigmas. Él fue bien diferente.

MT: Sí, y no solamente ir a París, a Europa, sino que allá logró exponer, participar en exposiciones importantes. ¡Si no hubiera sido por el Museo Bellapart, después que desapareciese Colson, no hubiese existido!

MB: Increíblemente, antes de morir mi padre, pasó que de una subasta de París nos llamaron porque iban a tener una subasta de cuadros de Jaime Colson, y yo recuerdo que mi padre me dijo: “Vete a París y compra todos los Colson”. Y no pudimos irnos, pero subastamos, eran como ocho cuadros de los que solo pudimos comprar uno. Mi padre estaba feliz de haber adquirido un cuadro de los que estaban en París y que volviera a República Dominicana; para él, eso era una gran emoción. Él hubiera querido comprarlos todos, pero los cuadros subieron mucho de precio.

MT: Y ahora estamos contemplando otro fenómeno: Iván Tovar. Esto va a tener una influencia increíble en todo el arte dominicano, porque hubo un cuadro que se subastó en 530,000 euros, equivale aproximadamente en 600,000 dólares… ¡es increíble!

MB: Y lo más importante de todo esto es cómo nuestro país está produciendo y presentando la exposición inmersiva de Iván Tovar, cómo la familia Rizek y la Fundación Iván Tovar han ayudado y aportado a la cultura de nuestro país. ¡Esto realmente repercute no solamente nacionalmente, sino internacionalmente!

“DESDE el Voluntariado del Museo de Arte Moderno, donde somos parte de la directiva, y de Apec cultural, también estamos genuinamente tratando de ayudar, por el Arte Dominicano, por nuestra cultura, por el legado que atesoramos, por nuestro país”.

MT: Tenemos que reconocer que el sector privado está proyectando el arte dominicano. Nacionalmente, lo que está pasando con Tovar y una asistencia de más de 50,000 personas, es algo insólito.

MB: Precisamente, el presidente Luis Abinader nos nombró en el Voluntariado del Museo de Arte Moderno, donde somos parte de la directiva y de APEC Cultural. Desde ahí también, creo que poco a poco podemos hacer algo. Y que sea público-privado, la realidad es que estamos genuinamente tratando de ayudar, por el arte dominicano, por nuestra cultura, por el legado que atesoramos, por nuestro país.

CONFESIONES ÍNTIMAS

Una pintura: “La modelo en el taller”, de Abelardo Rodríguez Urdaneta.

Una escultura: “Mujer pensante”, de Ángel Botello Barros. 

Un artista: Jaime Colson. 

Un lugar: La playa.

Un país: República Dominicana. 

Una época: La actual.

Un color: Amarillo.

Un libro: La Biblia.

Una exposición: “Colson desconocido. Reencuentro con el Caribe”, en el Centro Cultural Banreservas.

Una expresión artística: Esculturas.

Una frase: “Cada día es un día de bendición y esperanza de nuestro Creador”.

Su padre en una frase o palabra: Era un adelantado a su época y un apasionado.

El recuerdo más preciado que tiene con él: Son muchos, el enseñarme la labor de ser una persona sencilla, cariñosa, quizás es uno de los principales. A él le gustaba mucho la pesca y a mí me gustaba acompañarlo siempre a donde quiera que él fuera. O sea que realmente para mí cada día que pasaba siempre nos enseñaba algo, no solamente en su vida personal, sino también en los negocios. 

Marianne Tolentino
Decana de la crítica de arte en nuestro país y una de las analistas de arte más reconocidas a nivel nacional
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Rosalía y Bad Bunny en el playlist de Barack...

El ex presidente de los Estados Unidos, ha sorprendido con la elección de su playlist de verano. "Break my...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -