Inicio Whispers Meghan Markle gana su última batalla legal

Meghan Markle gana su última batalla legal

batalla legal

La duquesa de Sussex acaba de ganar otra batalla legal contra los tabloides británicos, en esta ocasión se trata de la demanda de derechos de autor que había interpuesto hace meses contra Associated Newspapers Limited (ANL) editor del Mail on Sunday y del MailOnline, por la publicación de algunos extractos de una carta que ella había enviado a su padre.

BBC News ha informado que ANL sugirió que el antiguo secretario de comunicaciones del duque y la duquesa de Sussex, Jason Knauf, había sido coautor de la carta, lo que implicaba por ende que los derechos de autor pertenecían a la corona y no a Meghan Markle.

Meghan Markle and with father Thomas Markle

Sin embargo, Knauf descartó su participación y aseguró ante el Tribunal Superior que la carta la había escrito exclusivamente la duquesa. En representación de Meghan, Ian Mill QC argumentó ante el tribunal que ese hecho desmentía la sugerencia de ANL de que Meghan buscaba utilizar la carta ‘como parte de una estrategia mediática’.

En un comunicado, Meghan agradeció al príncipe Harry y a su madre, Doria Regland, su apoyo y comentó además que estaba ‘agradecida a los tribunales por hacer que Associated Newspapers y el Mail on Sunday rindan cuentas por sus prácticas ilegales y deshumanizadoras’.

batalla legal

La carta fue proporcionada por el padre de Meghan, Thomas Markle y ella le escribió en agosto de 2018, dos meses después de su boda con el príncipe Harry.

El juez Warby dijo: «La demandante tenía una expectativa razonable de que el contenido de la carta fuera privado. Los artículos del correo interfirieron con esa expectativa razonable». Añadió que «la única justificación sostenible para tal interferencia era corregir algunas inexactitudes sobre la carta» en un artículo que apareció en la revista People, que incluía una entrevista con cinco amigos anónimos de Meghan.

El juez continuó: “La conclusión ineludible es que, salvo en la medida muy limitada que he identificado, las revelaciones hechas no eran un medio necesario o proporcionado para servir a ese propósito. En su mayor parte, no sirvieron en absoluto para ese propósito. En su conjunto, las revelaciones fueron manifiestamente excesivas y, por tanto, ilegales».