Inicio Entrevistas -Portada- Aisha Syed: «Mi país ha sido un gran motor de inspiración en...

Aisha Syed: «Mi país ha sido un gran motor de inspiración en mi carrera»

Aisha Syed

TALENTOSA. 

«Mi deseo es glorificar al Padre Celestial en el escenario». 

Con violín en mano, se ha paseado por los escenarios de música clásica más prestigiosos del mundo, logrando poner a la República Dominicana en la cúspide. En cada una de sus presentaciones, el público tiene el privilegio de disfrutar de la conexión tan pura que existe entre las cuerdas de su instrumento y su ser. El Señor Dios le ha obsequiado a esta artista un inigualable talento, capaz de estremecer almas que se deleitan al escuchar las conmovedoras y sublimes melodías que nacen en cada una de sus interpretaciones musicales. Su nombre está escrito con tinta indeleble en la memoria de cada apasionado de la música que ella representa de manera sobresaliente.

fotos Watchao estilismo Pamela Núñez maquillaje y peinado Avis Vásquez locación Charo Decoraciones vestuario Ana + María zapatos Ferragamo accesorios Elize Accesories

«Una vida entera no es suficiente para cubrir todo el exquisito repertorio que tenemos los violinistas. Vivir en constante aprendizaje es algo a lo que aspiro». 

Desde su primera aparición pública, cautivó a todos con su excelente destreza con el violín a su corta edad, tanto así que fue catalogada como una “niña prodigio”. A base de disciplina, perseverancia y talento, ha logrado posicionar su carrera artística en el más alto nivel. En los últimos años, ha venido desarrollando una maravillosa obra altruista a favor de cumplir el sueño de niños y jóvenes que apuestan por hacer música clásica con el corazón. Queridos lectores, en esta entrevista, los invitamos a que conozcan más sobre la vida y obra de esta exitosa instrumentista santiaguera, orgullo de todo el pueblo dominicano.

Ritmo Social: ¿Qué ve Aisha Syed cuando se mira al espejo?

Aisha Syed: Veo a una persona que desea cumplir el propósito de Dios en su vida, veo a mi madre y veo a mi hija.

RS: ¿Cuál es el significado del violín en su vida?

AS: Dios me permitió descubrir lo que diría que es mi vocación a una relativamente temprana edad. Por esto el violín, más que tener significado, forma parte de mí.

RS: ¿A qué edad le regalaron su primer violín? ¿Todavía lo conserva?

AS: Mi hermana y yo compartíamos uno, cuando inicié a los 5 años, pero el primero que me regalaron mis padres lo doné a un programa social cultural en RD. Es mejor utilizado de esta forma.

«Trato de tener el nivel de excelencia más alto posible dentro de mis posibilidades porque, como cristiana, todo lo que hago es para gloria y honra de mi Señor Jesús». 

RS: Aprender a tocar el violín no es tarea fácil. ¿Cuándo empezó a practicar en la escuela de música “Hogar de la Armonía”, tuvo dificultades para aprender a dominar el instrumento totalmente? ¿Cómo fue su proceso de aprendizaje?

AS: Es un instrumento sumamente difícil. Todos los días, excepto los domingos, practico entre 3 y 6 horas. El dominio del instrumento es algo que se trabaja hasta el último día que se decida tocar, es un proceso interminable.

RS: Han sido innumerables los escenarios que la han visto brillar, ante públicos exigentes, como solista, acompañada de orquestas sinfónicas, de cámara y pianistas. El Palau des Arts en España, Carnegie Hall en Nueva York y The National Philharmonic Hall en Lituania, por mencionar algunos. ¿Considera que ha sacrificado mucho para lograr materializar sus sueños?

He sacrificado mucho, pero siempre consciente de que ese era el precio que tenía que pagar. Además, lo que he sacrificado, como el tiempo de ocio, no es algo que realmente extraño. Poder haber tocado como solista, acompañada de orquestas y pianistas, las bellísimas composiciones de Brahms, Beethoven, Tchaikovsky, Paganini, entre otros maestros, en lugares renombrados como el Xinghai Concert Hall, en China; el Teatro Mayor, en Colombia; Wigmore Hall, en Londres; Centro Kirchner, en Buenos Aires; el Royal Opera House, en la India; El Palau des Arts, en España; el Auditorio Municipal, en Minato-ku, Tokio; el Carnegie Hall, en Nueva York; en la Korea Foundation, en Corea del Sur; el Palacio de los Emiratos Árabes; The National Philharmonic Hall, en Lituania y el Clairmont Hall en Tel-Aviv, entre muchos otros, hacen que cualquier sacrificio de disciplina valga la pena. Trato de tener el nivel de excelencia más alto posible, dentro de mis posibilidades, porque, como cristiana, todo lo que hago es para gloria y honra de mi Señor Jesús.

RS: A lo largo de su carrera, ha tenido el privilegio de conocer y compartir escenario con excelentes artistas, como Mstislav Rostropovich, Bienvenido Bustamante, Boris Kuschnir y Carlos Piantini, entre muchos otros. ¿Qué tanto ha aprendido de ellos?

AS: La humildad, el expertise, los consejos y el intelecto musical son algunas de las cosas que me han mostrado y compartido. Tuve el privilegio de ser dirigida dos veces por Rostropovich, en Londres, quien era el presidente de la Yehudi Menuhin School, y dos veces por Piantini. De hecho, me dirigió durante el último concierto de su vida, en la sala del Teatro Nacional que hoy lleva su nombre. Kuschnir es un maravilloso profesor. A la par de estudiar en el Royal College of Music, en Londres, recibía lecciones en Viena con él. Bustamante, un gran Maestro.

«Ser madre ha sido un privilegio que, en un momento dado, no pensé iba a ser posible, así que ha sido un milagro de Dios». 

aisha syed

RS: Sus numerosos reconocimientos y arduo trabajo la han convertido en embajadora de la música clásica en nuestro país. Siendo dos de ellos las becas completas otorgadas por el Royal College of Music y el Guildhall School of Music and Drama en Londres ¿Cómo la hace sentir poner en alto el nombre de la República Dominicana en aguas extranjeras?

AS: Ser dominicana y haber salido directamente de Santiago a Londres, a los trece años, me llena de alegría. Mi país ha sido un gran motor de inspiración en mi carrera. Haber recibido, por la gracia de Dios, dos becas completas, siendo adolescente, del Guildhall School of Music and Drama, donde estudió Jacqueline du Pré, y del Royal College of Music, donde estudiaron Gustav Holst, Leopold Stokowski y Benjamin Britten, entre otros, fue algo totalmente fuera de este mundo para mí. Tener 6 premios en la República Dominicana como Artista Clásico Destacado en el Extranjero, 5 en Premios Soberano, incluyendo el recibido en 2019, y un Casandra me llena de ilusión. Haber sido reconocida por mi país, en el 2015, como Embajadora de Buena Voluntad Honorífica, fue maravilloso. El premio Henry Wood Trust de Londres, el Latin Pride National Award en Estados Unidos, así como haberme convertido en Profesor Honorario de la UASD a los 24 años, son reconocimientos por los que me siento agradecida en demasía. También, me traen alegría reconocimientos que el Senado de Nueva York, las Alcaldías de Miami, Lawrence y Chicago, en los Estados Unidos, me han otorgado, así como el de la Alcaldía de Sevilla, en España. Recientemente, la organización World Masters, de Corea del Sur, nos seleccionó como World Master, una grata sorpresa.

RS: Usted es considerada como una de las más emocionantes y virtuosas violinistas del mundo. Prestigiosas publicaciones como El País, en Uruguay, Strings Magazine, en Estados Unidos y Frankfurter Neue Presse, en Alemania, han presenciado y elogiado sus presentaciones alrededor del mundo. ¿Cómo logra transmitir su magia al público?

AS: Mi deseo es glorificar al Padre Celestial en el escenario. Llevar una interpretación fidedigna al manuscrito del compositor, al tiempo que se disfruta la música en sí. Me fascina subir a un nuevo escenario y sentir al público escuchar atentamente. Saber que medios de prensa escritos tan prestigiosos como los que mencionaste y El Diario, en Argentina, New York Classical Review, Korean Joongang Daily y el Nuevo Herald, en Estados Unidos, Radio Praga y The National, en los Emiratos Árabes, y el Sun News Miami, entre otros que han asistido a nuestros conciertos y reseñado nuestras interpretaciones con elogios, es una dicha enorme. Al mismo tiempo, te confieso que rara vez pienso en esto. Trato de siempre enfocarme en lo próximo que tengo en agenda.

RS: En cada una de sus apariciones, la vemos vestida de manera impecable y elegante. ¿Se considera exigente con su imagen?

AS: Muchas gracias. Tengo mis preferencias al momento de subir al escenario. Soy exigente, en cierto modo, para poder otorgarle lo mejor al público que asiste.

RS: ¿Le cambió la vida la llegada de su hija Olivia? ¿Cómo ha logrado mantener el equilibrio entre ser madre, música y esposa?

AS: Mi vida cambió totalmente. El corazón se me agrandó al menos diez veces. Ser madre ha sido un privilegio que, en un momento dado, no pensé que iba a ser posible, así que ha sido un milagro de Dios. El balance nunca es perfecto, el que diga que sí, está mintiendo o no tiene muchas cosas que hacer o es un robot. Ahora sí, en mi vida existen prioridades. Mi esposo ha sido, y es, flexible en gran manera, es un padre excepcional. Tenemos la misma visión, que es proteger nuestra pequeña familia, estamos muy agradecidos. Mi madre ha significado una ayuda extraordinaria, también, en todos los sentidos. Olivia ama su abuela y ha pasado bastante tiempo con ella. Dios me ha bendecido.

«Dios me permitió descubrir lo que diría que es mi vocación a una relativamente temprana edad. Por esto el violín, más que tener significado, forma parte de mí». 

RS: ¿Marcó un antes y un después el haber sido colocada en la lista “Performing Miracles” (Interpretaciones Milagrosas) del afamado programa de música clásica de la BBC Radio 3 “In Tune”, junto a grandes luminarias del género, a raíz de su interpretación en vivo de “La Campanella” de N. Paganini?

AS: Totalmente. Estar en una lista, al lado de figuras legendarias como Anne-Sophie Mutter, es un gran privilegio y que esa lista sea publicada por la BBC, más no podía pedir. Me ha abierto innumerables puertas.

RS: Desde sus inicios, usted se ha proclamado como una fiel seguidora de Jesucristo y ha utilizado su talento para rendirle honor, al igual que el célebre compositor Sebastian Bach. ¿Esta es la razón por la que admira tanto a este músico?

AS: Cuando “conocí” a Bach, tenía 8 años, no era cristiana, ni tampoco conocía que él profesaba esa fe. Simplemente me enamoré de las sonatas y partitas, de su autoría, para violín. Luego, al pasar de los años y conocer el trasfondo de su vida, me percaté de que teníamos la fe en Cristo en común. Eso hizo que mi respeto por sus obras maestras creciera aun más.

RS: Recientemente, anunció la convocatoria de la III Clínica de Técnica Violinística, Interpretación e Historia, que se realizará del 7 al 9 de julio de este año, en su Fundación “Music for Life”. ¿Qué tan importante es para usted impartir estas clases y charlas? ¿Cuáles son las expectativas para esta edición?

AS: Poder llevar a cabo la tercera edición de nuestra Clínica Musical, aún durante este tiempo de pandemia, era sumamente importante para mí. Darle continuidad a la labor que, como fundación, hemos podido realizar durante los últimos años, gracias a Dios y a entidades como el Listín Diario y el Banco Popular Dominicano, me llena de satisfacción. Este año, tendremos estudiantes de todas las instituciones musicales dominicanas y, adicionalmente, participarán instituciones como la Universidad Autónoma de Entre Ríos, en Argentina, El Sistema, en Venezuela, el Consolat de Mar, en España, la Orquesta Juvenil del Sodre, en Uruguay, la Orquesta Sinfónica Estudiantil de Linares, en Chile, y el Prizm, en Tennessee, con sus estudiantes de violín y viola, entre otros. La Fundación “Music for Life” está creciendo y eso me hace muy feliz.

RS: ¿Qué enseñanza le ha dejado la llegada de esta pandemia?

AS: Varias. Para mí, la de mayor fuerza, ha sido el deber de ser agradecidos a Dios, aún por lo que nos parezca pequeño, y pensar tres veces antes de expresar una queja.

«He sacrificado mucho, pero siempre consciente de que ese era el precio que tenía que pagar»

AS: Durante la cuarentena, realizó algunos increíbles conciertos virtuales. ¿Qué quiso lograr, a través de su música, en estos días tan difíciles?

AS: Gracias. Uno de los primeros fue con el Listín Diario. También, realizamos otro con el Teatro Nacional de Ecuador, llamado “Casa de la Música”, el Teatro Nacional Dominicano, Lexus Dominicana, marca que represento, y Diario Libre, con la serie de tres conciertos “De Vuelta a la Esperanza”, donde interpretamos un sinnúmero de movimientos de las partitas de Bach para violín. Llevar solaz a las personas que habían perdido seres queridos, así como a los que quizás se sentían en soledad por el confinamiento, era lo que queríamos lograr. En adición, a mediados de julio, el Royal Opera House, en Mumbai, realizará la retransmisión del concierto que realizamos, hace unos meses, en la India.

RS: Grandes Maestros, como Bienvenido Bustamante y el lituano Alguirdas Martinaitis, le han escrito y dedicado obras que ha estrenado en conciertos. ¿Qué se siente interpretarlas?

AS: Haber estrenado mundialmente, en el National Philharmonic Hall de Vilna, el segundo concierto para violín y orquesta del Maestro Martinaitis, fue una experiencia fenomenal. Luego, llevé la obra a Cuba, donde gustó mucho, aun siendo contemporánea. Por otro lado, haber tocado una obra del Maestro Bustamante, dedicada a mi persona cuando niña, es extremadamente especial para mí. De hecho, inolvidable.

«Usemos estas pruebas que estamos atravesando para autoanalizarnos. Tender una mano de ayuda, dentro de nuestras posibilidades, y mantener nuestra mirada en Cristo, el Autor y Consumador de nuestra fe». 

RS: En medio de todo esto, tuvo que posponer su gira artística “Raíces”, la cual retomará en septiembre 2020 y llevará, por primera vez, a África y otros países de distintos continentes. ¿Está deseosa de embarcarse en este nuevo reto?

AS: Totalmente. Amo interpretar obras de maestros a los que admiro, así que estoy contando los días. Estar presentándome en países europeos nuevos para mí, en adición a África, así como repitiendo en muchos que ya he visitado.

RS: El cierre de su gira mundial “Heritage”, con un concierto que tuvo lugar en uno de los escenarios más prestigiosos de la India, al ser invitada por la Fundación Mehli Mehta, del reconocido director de orquestas, Zubin Mehta, fue todo un éxito. Cuéntenos acerca de esta gran experiencia.

AS: El Maestro Mehta creó su fundación con el propósito de ayudar a niños talentosos dentro de la música clásica en la India, su país. Fue un enorme privilegio haber realizado un concierto organizado por esta organización en el afamado Royal Opera House de Mumbai y haber impartido clases a sus estudiantes.

RS: Ha sido la solista más joven en debutar con la Orquesta Sinfónica Nacional Dominicana, con tan solo once años, también, la primera latinoamericana en ser aceptada en la reconocida escuela Yehudi Menuhin School, en Londres, y la primera música dominicana en presentarse en Corea del Sur. ¿Qué le falta por lograr?

AS: Falta mucho aún. Debo crecer más espiritualmente y como persona, cosa que me ayudará a crecer como artista. Una vida entera no es suficiente para cubrir todo el exquisito repertorio que tenemos los violinistas. Vivir en constante aprendizaje es algo a lo que aspiro.

RS: Llegar a tocar con un violín Stradivarius es uno de los más importantes logros para un instrumentista. Háblenos sobre su vivencia con los violines más codiciados y valiosos del mundo.

AS: Gracias a Dios, y a Florian Leonhard Fine Violins, he tenido el privilegio de tocar con cuatro Stradivarius, grabar mi tercer disco con uno de ellos y realizar un sinnúmero de conciertos, como mi debut en el Carnegie Hall, con uno hecho en el año 1690. El más costoso con el que he tocado asciende a los 10 millones de dólares, pero el denominado “Stephens” (se les asignan nombres a los Stradivarius) es mi favorito, por haber sido confeccionado en el llamado periodo de “Long Pattern” (patrón largo), cuyo valor es menor que el anterior, ya que cuesta 5.9 millones de dólares.

RS: Estamos en medio de la lucha contra un poderoso y maligno enemigo. ¿Qué mensaje les enviaría a las familias dominicanas?

AS: Que usemos estas pruebas que estamos atravesando para autoanalizarnos. Tender una mano de ayuda, dentro de nuestras posibilidades, y mantener nuestra mirada en Cristo, el Autor y Consumador de nuestra fe.

CONFESIONES ÍNTIMAS

UN COLOR.. Verde esmeralda. 

UN AROMA… El que despide la canela.

UNA CIUDAD… Jerusalén. 

UN LIBRO… La Biblia.

UNA FRASE… La carrera de un músico no es una de velocidad, sino de resistencia.

UN DISEÑADOR… Tendría que escoger dos brillantes mujeres dominicanas: Nilsa Puig y Melkis Díaz. 

UN ANHELO… Abrazar y dar la mano.