Inicio Columnistas Body And Soul Vida saludable con José Fernández

Vida saludable con José Fernández

0
Vida saludable con José Fernández

l BODY AND SOUL

@entrenadorjose

La reciente visita al país del destacado nutricionista y entrenador personal José Fernández, causó gran impacto, por las contundentes declaraciones que hizo tanto en los diversos medios de comunicación a los que asistió asi como en su charla-conferencia dictada con una gran asistencia de público.

Desde ese día, decidí entrevistar a esta gran personalidad del mundo del fitness. Su vasta experiencia en este mundo le otorga el aval de hablar de todo lo relacionado a la salud, como nutrición, ejercicios, suplementos entre otros tópicos. Es por ello que, para esta entrevista, no quisimos limitarnos a un tema, sino más bien abrir el abanico de posibilidades y preguntarle a nuestro entrevistado los temas más demandantes, aquellos donde hay dudas o, simplemente, todos quieren saber.

Como primera pregunta decidí cuestionarle acerca del famoso estribillo muy usado por los latinos de que no es necesario empeñarse en llevar un estilo de vida saludable si, total, de algo nos vamos a morir… A esto él responde: “Me parece una excusa muy simple y pobre. Ciertamente de algo moriremos, pero pasarse la vida pensando de esa manera es, simplemente, no vivirla. Por falta de información, la gente cree que llevar un estilo de vida saludable es comer pollo hervido y lechuga, y eso no es así; este estilo de vida te permite comer de todo, pero con moderación, es tan sencillo como aprender a llevar un balance; disfrutar, pero a la vez cuidando lo único que no se puede comprar: nuestra salud”.

A pesar de que Fernández cuenta con un currículo bastante extenso que le ha formado de la mejor manera, él también ha vivido en carne propia los estragos de una vida sedentaria y protagonizada por malos hábitos alimenticios, ya que a la edad de 14 años tenía unas 60 libras de más y gran parte de su familia tomaba una cantidad impresionante de medicamentos «para mantener la salud». Este escenario le motivó para cambiar el rumbo y emprende un camino más consciente y saludable. Los cambios no se hicieron esperar y, desde ese momento, quiso convertirse en un vocero de este estilo de vida con el cual se pasea por toda Latinoamérica, dictando charlas y promoviendo sus libros.

Screen Shot 2016-08-18 at 3.27.31 PM “Los suplementos, como su nombre lo indica, ‘suplen’ en el objetivo que tengas, pero ellos no hacen todo el trabajo. Hay que llevar una alimentación saludable y hacer ejercicio regular para que hagan efecto. Sin embargo, estoy en contra de los suplementos quemadores de grasa y todo ese tipo de cosas que creen resolverte la vida en un dos por tres; lo único que hacen es dañarte y causar un efecto rebote, cuando se deje de tomar. Para realmente tomar algún suplemento, deben asesorarse bien de un nutricionista o doctor en general”, dice Fernández.

Sal y Azúcar

timthumb.php

Uno de los temas más importantes de sus conferencias es el uso adecuado de sal y azúcar. Categóricamente, José considera el azúcar como un veneno para la salud y la sal como una bomba silenciosa. Ambas, en exceso, producen efectos nocivos pa ra nuestro bienestar.

abdomen-plano-1-1024x679Grasa abdominal

El experto dice que hay que cuidar la alimentación y hacer ejercicio cardiovascular. “No es un mito que los abdominales se hacen en la cocina, pues de nada vale hacer 3,000 abdominales diarios y comerte un pedazo de pizza”, afirma.

Horarios para entrenar

Personas-haciendo-ejercicios-A-Tu-Salud

Fernández asegura que no hay una hora ideal para entrenar, la mejor hora es la que se disponga para tales fines. Lo que sí aconseja es que no se haga ejercicios en ayunas, hay que comer antes y después.

Screen Shot 2016-08-18 at 3.27.45 PM


 

EDITORIAL

Recuperemos las buenas maneras

 

Ricardo Pichardo

En mis recientes vacaciones, he reflexionado sobre la importancia de las buenas maneras y buenos tratos que, como humanos, nos debemos y por razones incomprensibles, al menos para mí, hemos perdido. Digo incomprensible porque no existe argumento alguno que explique por qué es tan difícil saludar, expresar un «buenos días», decir «por favor», o simplemente decir, «no entiendo».
¿Qué cuesta una sonrisa, un halago apropiado, un apretón de manos, una mirada a los ojos, unos segundos para detenernos a escuchar al otro? Prefiero pensar en que realmente no sabemos el valor que tienen las buenas maneras y, por ende, actuamos por ignorancia.
Resulta tan desagradable llamar a una oficina pública o privada, y que el recepcionista o la persona que conteste el teléfono no salude, o cuando no permite que expresemos lo que deseamos cuando ya nos ha transferido a una extensión, por cierto, equivocada, porque no se detuvo un segundo más a escuchar para luego orientar de la mejor manera.
Mi intención es que reflexionemos en el poder de nuestras actitudes. Recuperemos las buenas maneras y, si es posible, hagamos un experimento y nos daremos cuenta que cuando somos capaces de ser personas en todo el sentido de la palabra, alegramos la vida de los demás, pero sobre todo la nuestra florece, porque cuando somos capaces de salir de nosotros, nos encontramos en tantos que nos necesitan y, paradójicamente, no están tan lejos. Me escriben con sus resultados…

Firma Ricardo