Inicio Entrevistas Lisbeth Marie Hazoury profesa amor por los caballos

Lisbeth Marie Hazoury profesa amor por los caballos

Lisbeth Marie Hazoury

«Me da felicidad hacer lo que me gusta. Sentir amor por los caballos y por la nobleza que representan «.

Lisbeth Marie Hazoury

APASIONADA.

Fotos: Julios César Peña y Cirilo Olivares

Una mañana resplandeciente, protagonizada por los imponentes rayos del sol que iluminaban cada rincón de un paraje natural impregnado del verdor de la Madre Naturaleza, la Ciudad Ecuestre “Los Establos” en Cap Cana, nos dio una cálida bienvenida para adentrarnos en la pasión que destila Lisbeth Marie Hazoury, una joven auténtica que ama con vehemencia a los caballos, que simbolizan la fuerza, el poder y la sabiduría, pero, además, representan el amor y la estabilidad.

Fuimos testigos de su idilio con estos animales, y es que, la hacen aflorar la más sublime de las ternuras. Desde que tuvo su primer contacto con ellos, durante su niñez, entendió que más nunca idealizaría su vida sin ellos. La equitación le ha regalado una nueva forma de apreciar las cosas simples y los tesoros de la biodiversidad. “Esto no es solo un deporte, es un estilo de vida.

Me encanta pasar tiempo con los caballos y aprender de ellos, porque son animales súper nobles. Muchas personas no entienden lo que significan ellos para mí. Algunos dicen que los caballos son como mis hijos, y así es, siempre estoy pendiente de su alimentación, preparación física y salud”, enfatiza.

El talento de Hazoury se complementa con su disciplina y determinación, factores que la han hecho conquistar grandes logros en esta práctica, por medio de sus participaciones en competencias internacionales, ganando varias de ellas en la modalidad de Salto, convirtiéndose en una promesa de este arte. “He tenido muy buenos resultados año tras año, y esto es un esfuerzo de un grupo de personas que trabajamos en conjunto para llegar al concurso en las mejores condiciones”, expresa.

Asimismo, por el innegable amor que profesa a los caballos, le exhorta a las personas a respetar y, sobre todo, amar a los animales y no incurrir en el maltrato, ya que ellos sienten y padecen al igual que nosotros, los seres humanos.