Inicio Ritmo Personal Espacios Una estancia romántica en las alturas

Una estancia romántica en las alturas

Kasbah Bab Ourika

Kasbah Bab Ourika

Kasbah Bab Ourika

Fotos: Fuente externa

Entre el verdor de las montañas, se alza con suntuosidad un hotel boutique que nos hace una prestigiosa invitación para deleitar cada uno de nuestros sentidos con real esmero, por la magnificencia de sus espacios y entorno.

El idílico Kasbah Bab Ourika está enclavado en la cima del valle Ourika, desde la que se puede vislumbrar el panorama natural de la Cordillera del Atlas y el río que baña sus predios en Marrakech.

Kasbah Bab Ourika

Este alojamiento que se enlaza a la perfección con el dramático paisaje que lo bordea, fue erigido con fines ecológicos por los detalles que imperan en sus áreas, debido a que fue diseñado con materiales naturales de origen local y elementos arquitectónicos modernos.

Este hostal, acogedor e intimista, posee paredes en tierra apisonada tradicional y pisos de beijmat en colores neutros. En su interior, se encuentran salas ambientadas con un estilo rústico, combinadas con fabulosas chimeneas.

Kasbah Bab Ourika

La edificación posee 21 habitaciones lujosas y cómodas, que ostentan decoraciones diferentes y desde ellas se visualiza la exuberante escena panorámica de los alrededores. No obstante, 15 de sus aposentos están ubicados en el edificio principal de Kasbah, mientras que los demás ocupan parte de los hermosos jardines del hotel, incluyendo dos Pool Suites. Algunas de las alcobas tienen duchas privadas al aire libre y piscinas de inmersión, excepto por la Suite Garden Deluxe, que integran dos aposentos para grupos o familias más grandes.

Kasbah Bab Ourika

En lo que respecta a las piezas que conforman su mobiliario, aquellas están hechas de telas bereberes. Entre sus locaciones, el público puede disfrutar de su piscina y un hamman (baño turco) que ofrece a los huéspedes tratamientos de masajes relajantes.

Kasbah Bab Ourika

El arte culinario tiene su espacio gracias al restaurante, que brinda platillos que hacen una oda a la cocina tradicional bereber, en conjunto con una selecta gama de recetas europeas. Las exquisiteces se maridan con una variada carta de vinos marroquíes de alta calidad. Además, el lugar cuenta con un fantástico bar que incita a gozar de unos deliciosos cocteles y buena música.