Inicio Entrevistas -Portada- David Collado: El rostro de la esperanza en Turismo

David Collado: El rostro de la esperanza en Turismo

David Collado

EMPRENDEDOR.

David Collado

fotos: Carlos Loaces

Su fiel compromiso con la sociedad le ha permitido, desde el escenario comunicacional y político, trabajar en beneficio de los intereses de los más vulnerables, quienes ven, en él, una apuesta esperanzadora, fruto de la buena labor que ha venido desarrollando hasta el momento. Ahora, su convicción, responsabilidad y determinación son las armas más poderosas que utiliza para hacer frente al gran desafío que incumbe al Ministerio de Turismo, por el inminente azote que ha sufrido este ámbito, tras la incidencia de la pandemia de COVID-19. En sus manos reposa la estabilidad de todo un país que, en materia de economía, depende en gran manera de los ingresos que genera el sector turístico.   

Como alcalde del Distrito Nacional, desarrolló una excelente gestión. ¿Qué le garantiza al pueblo dominicano en este nuevo reto como ministro de Turismo?
Como ministro de Turismo, lo que les puedo garantizar es que será una administración honesta, transparente y que laborará día a día con el fin de retomar nuestra senda de crecimiento en el turismo. Trabajaremos para afianzar y fortalecer nuestro liderazgo en la región y hacer del ministerio un aliado de toda la cadena de valor para rediseñar nuestra propuesta de valor hacia una oferta más completa e incluyente. Nuestro objetivo es crecimiento con calidad, diversidad y, sobre todo, inclusión. 

Desde su convicción, ¿cuáles son los desafíos que debe enfrentar el MITUR de cara a los siguientes meses?
El reto más grande es trabajar coordinados para mantener la seguridad sanitaria en los hoteles y zonas turísticas, cuidando la experiencia del turista. Debemos trabajar mano a mano con todos los actores, para lograr que el invierno muestre tasas de ocupación superiores al 40%. Pero, para esto, es crucial mantener la capacidad aérea y que, como país, sigamos demostrando que somos capaces de sostener un ambiente seguro.

El turismo es la principal fuente de ingresos de la República Dominicana. ¿Cómo califica los daños que ha causado la COVID-19 en este ámbito?
El impacto más fuerte ha sido sobre los emprendedores y el empleo informal. Los dueños de bares y restaurantes, pequeños alojamientos, agencias, tour operadores y empresas de excursiones. Toda la cadena de valor ha sufrido y las inversiones se han postergado. Operar bajo la COVID-19 impone costos con menor demanda, y esto ha sacado a muchos del mercado.  El turismo tiene un gran efecto redistributivo y son los hogares de bajos ingresos los que más han padecido. 

La cadena del turismo es la gran generadora de empleos en el país. ¿Algún plan de contingencia para preservar los trabajos de los empleados que están en el Programa FASE, que finalizará en diciembre?
El mejor plan de contingencia es la apertura de los hoteles hoy para generar la demanda de mañana, que provoque mayor visibilidad de nuestro destino.  Además, debemos seguir vigilantes a la pandemia, garantizando la seguridad de los visitantes y, tercero, seguir trabajando de la mano con todos lo aliados para preservar el apetito por el destino.

David Collado

Desde este 1 de octubre, el sector de hostelería reabrió sus puertas al público de forma paulatina, ¿cuáles expectativas tienen al respecto?
Estamos esperanzados con la apertura. A pesar de que algunos de nuestros países emisores han deteriorado sus indicadores COVID-19 y se encuentran cerrando nuevamente, creemos que este resurgir será una buena señal para aquellos que están dispuestos a viajar. Esperamos que esto mejore las tasas de ocupación para la temporada de invierno.

La hostelería y la seguridad ciudadana van de la mano, ¿cuáles estrategias han puesto en marcha para promover a República Dominicana como un destino turístico seguro?
Hoy en día, la seguridad sanitaria es tan importante como la ciudadana.  Nuestros polos turísticos siempre han sido muy seguros, pues la alta dependencia de las comunidades, en el turismo, provoca que todos defiendan ese paraíso que les asegura sus empleos y su bienestar. En cuanto a la seguridad sanitaria, el gobierno mantiene toques de queda más estrictos que otros países de la región y, en adición, el ministerio está vigilante del cumplimiento de los protocolos de salud, pero hemos tomado la decisión de otorgar un plan de asistencia con cobertura de urgencias a los turistas que visitan los hoteles, con una excelente cobertura en el país, para dar mayor seguridad a aquellos visitantes extranjeros que decidan venir a nuestros hoteles en los próximos meses.

¿Se podría considerar el turismo interno como el “amortiguador” del sector, tras la crisis sanitaria actual?
Creo que el turismo interno tiene muchos impactos y uno de ellos es amortiguar la caída de los visitantes externos, aunque no es suficiente. La infraestructura existente se ha desarrollado para una demanda externa que puede superar los siete millones de visitantes con estadías superiores a los cinco días, una demanda muy superior a la dominicana. Sin embargo, un impacto del turismo interno es la señal que da al resto del mundo de la seguridad y la continuidad de nuestra oferta, así como permitir una apertura más acelerada de las habitaciones existentes. Es parte de una estrategia integral.


La Región Sur del país ostenta diversos atractivos naturales, ¿podrá, por fin, esta zona florecer en materia turística durante este Gobierno?
El presidente Luis Abinader tiene un compromiso firme con el desarrollo sostenible e inclusivo de todo el país. El florecimiento del turismo en la zona Sur es un eje fundamental de esto. El gobierno ha conformado un equipo de trabajo enfocado en acelerar el proceso de atracción, inversión y alianzas para desarrollar este polo. El turismo, por sus características, es un gran empleador de personas de los segmentos de menores ingresos. En anexo, el impulso de la comarca traerá consigo una migración favorable desde zonas mucho más densas, con su impacto positivo más allá de la Región Sur. Finalmente, este proyecto viene a ampliar y complementar nuestra oferta turística, con un turismo sostenible, de alta gama y mucho valor agregado local. 

El plan de desarrollo de Pedernales es un ambicioso proyecto turístico que se articula con la conservación medioambiental y otras vertientes. ¿Cuáles serían las oportunidades y beneficios a corto y mediano plazo? y ¿Qué tanto impactará en términos de empleos y divisas? 

El plan maestro es muy completo, con grandes oportunidades de creación de cadenas de valor y un turista con un gasto muy superior.  Se estima que este destino a mediano plazo podría generar unos 4,000 alojamientos sostenibles, con un potencial de poco más de 12,000 en el tiempo. Su desarrollo implica, a corto plazo, un plan de infraestructura importante que también generará empleos, incluyendo carreteras, energía, puertos, aeródromos y observatorios. La gastronomía tendrá un gran contenido local y el turista que llegue podría tener un gasto promedio casi cuatro veces al promedio actual. A mediano plazo, podría generar ingresos superiores a los US$ 3,300 millones y más de 100,000 empleos directos e indirectos.

¿Qué iniciativas seguirán impulsando para mantener en óptimas condiciones las playas y principales destinos turísticos de gran afluencia de personas?

Estamos retomando un proyecto de recuperación de playas públicas, que tiene como objetivo invertir en unas 12  playas en los diferentes polos turísticos. Vamos a trabajar de la mano con el sector privado, en un fondo mixto, para tratar el tema del sargazo que afecta fuertemente la región. También, iniciaremos un estudio de carga de estos lugares para poder regular efectivamente el transporte turístico según la capacidad que tienen nuestras costas y con esto cuidar su sostenibilidad a largo plazo.  

David Collado