InicioEntrevistas-Portada-Daniela Bisonó y Javier Piniella

Daniela Bisonó y Javier Piniella

- Publicidad -

En esta edición especial dedicada al Día del Amor y la Amistad, nos sumergimos en la narrativa de pareja de Daniela y Javier, dos almas cuyos destinos se entrelazaron en un viaje a Nueva York, desencadenando una historia de amor y emprendimiento que ha cautivado los corazones de todos quienes les rodean.

Desde el primer acercamiento, sus miradas se encontraron entre la multitud, despertando una chispa que pronto se convirtió en un fuego ardiente de complicidad y entendimiento mutuo. Daniela, con su personalidad vibrante y auténtica, cautivó el corazón de Javier, mientras él se maravillaba ante su encanto y vitalidad. 

Su historia es un testimonio vivo de sueños compartidos, de trabajo arduo y dedicación incansable. Juntos, han forjado un camino lleno de triunfos, superado obstáculos y encontrando en cada desafío una oportunidad para fortalecer su vínculo y crecer como individuos y como pareja. 

En esta edición, celebramos su historia inspiradora, una historia que nos recuerda que el amor auténtico es la fuerza más poderosa del universo, capaz de iluminar incluso los días más oscuros y desafiantes.

SEV 6918

RITMO SOCIAL: ¿Cómo y cuándo inicia su historia de amor?

Daniela: Nuestra historia inicia en un viaje a New York, cada uno con su grupo de amigos, pero da la casualidad de que algunos de nuestro grupo se conocían, lo que provocó que durante nuestra estadía en la Gran Manzana nos viéramos con frecuencia cuando salíamos. 

Javier: Cuando nuestro viaje por separado culmina, cualquiera piensa que sería la última vez que nos veríamos, pero increíble, nos toca el mismo vuelo de regreso y, desde ese entonces, estamos juntos.

Rs: ¿Cómo fue esa primera impresión de ambos?

Daniela: Cuando lo vi, no pude evitar decir en mi mente “¡Wow! ¿quién es este galán que no conozco y que tenemos tantos amigos en común?”, incluyendo a mi primo.

Javier: Mi primera impresión al fijarme en Daniela fue preguntarme la razón por la cual ella no dejaba de mirarme.

RS: ¿Cómo fue ese momento en el que deciden contar su historia de amor a sus familias y cuáles fueron sus reacciones?

Daniela: Recordar es divertido y empiezo con el pequeño de la casa, mi hermano Diego. Para brindar un poco de contexto, somos inseparables. Diego y Javier ya eran amigos hasta que se enteró que estábamos saliendo (risas). De repente, no quería saber de Javier. Al cabo de muy poco tiempo de esa relación, puedo decir con certeza de que hoy en día los que son inseparables son Diego y Javier. Para mis padres, Javier es un hijo, sobre todo para mi madre Chabela, quien lo consiente y defiende, a veces tengo que recordarle que su hija soy yo. Javier es ese hermano de mis hermanos y un hijo para mis padres.

Javier: La verdad es que Daniela, por su forma de ser, llegó a mi casa como si fuera la suya. Siempre muy cómoda consigo misma, y su personalidad abierta y auténtica le permite abrir puertas. Conquistó a mis padres seguido con su espontaneidad y ocurrencias. Mi hermano no podía de la risa con ella pues todos nuestros encuentros son motivo de gozo. Nuestras familias son muy peculiares, abiertas, conversadoras, curiosas, de grandes sueños, de amor por la naturaleza, y, tanto para una como para la otra, somos un hijo y hermano más.

SEV 6972

RS:¿Cómo fue ese momento especial en que deciden unir sus vidas en sagrado matrimonio? Daniela, ¿te esperabas esta propuesta?

Daniela: Nuestro andar es muy peculiar: Javier y yo habíamos decidido unir nuestras vidas un tiempo antes del compromiso y el matrimonio. Somos de sueños grandes y todo surge con DBL, cuando decidimos emprender juntos como socios y novios en ese momento. 

Javier: Diría que nuestro primer compromiso surgió con DBL. Luego de esto, lo demás se va alineando y sucediendo cuando tenía que suceder. Nos comprometimos justo en el proceso de abrir nuestra primera sucursal en Piantini. Aun recuerdo esos largos días y noches de planificación, ejecución, construcción cuando pedí su mano en una de esas escapaditas que nos damos en playas y espacios lindos que tiene esta isla bella.

Daniela: Realmente fueron días con mucha adrenalina y gozo en nuestras vidas. Planeando boda, casa y primer local de DBL MARKET… todo junto en el mismo año. 

Rs: Hablemos de su boda. ¿Cómo sellaron ese compromiso y de qué forma se llevaron a cabo las celebraciones?

Daniela: Javier y yo disfrutamos mucho de la naturaleza, de la playa y teníamos muy claro de que la mejor forma de sellar el compromiso era rodeado de familia y amigos cercanos en una boda íntima con el cantar de las olas.

Javier: Una boda como ambos anhelábamos, en la playa, en un ambiente de buena vibra, energía positiva, en tranquilidad y alegría total. Una boda muy pequeña, entre amigos y nuestro núcleo familiar.

Rs: Hablemos sobre el baby Mateo. ¿Cómo fue la noticia y qué sentimientos los abordaron al tenerlo en los brazos?

Javier: Mateo, regalo de Dios. Un bebé que nos ha regalado el privilegio de ser padres. Disfrutamos con emoción el proceso tan hermoso del embarazo y su nacimiento. 

Daniela: Mateo es un ser muy especial, aún a su temprana edad es un sabio y gran maestro; de él aprendemos todos los días algo nuevo. Para nosotros, es ese sentimiento de gratitud donde convergen el encuentro hermoso de una pareja.

Rs: Tiempo después llega Sol y se expande esta hermosa familia. ¿Cómo manejaron un segundo embarazo? Y, ¿estaba en sus planes crecer la familia en un momento de desarrollo económico y profesional y siendo una pareja joven?

Daniela: Sol es luz y el balance para nuestra familia. Al igual que Mateo, el embarazo de ella fue demasiado bello y esperado; ambos bebés saludables, risueños, con una rutina que los hace demasiado especiales.

Rs: ¿Cómo celebran su aniversario? ¿Alguna tradición que suelan hacer para esa fecha tan especial?

Javier: Para nosotros todos los días son de aniversario, vivimos el aquí y el ahora. Siempre llenos de amor y gozo, dando gracias por nuestra familia, nuestros colaboradores, nuestros amigos; por nuestros sueños, que sigan siendo grandes. 

RS: Desde la perspectiva de cada uno, ¿cómo describirían su historia y lo que han logrado juntos?

Javier: Nuestra historia es una de sueños grandes, de trabajo intenso, dedicación, pasión, amor, paciencia, gratitud y diversión. Juntos hemos visto el resultado de esa combinación, de ese balance; y todo ello nos ha permitido rendir frutos en lo que hoy hemos logrado. Balancear la vida de trabajo y familia ha sido nuestro anhelo y así lo hemos hecho, permitiéndonos de esta forma poder crecer en todos los ámbitos de nuestras vidas. 

SEV 7012

“Aprendemos cuando nos escuchamos, cuando nos planteamos ideas diferentes, cuando somos curiosos, cuando nos seguimos asombrando”. 

Daniela: Vivimos y disfrutamos intensamente lo que hacemos, los detalles y los momentos del día a día. Puedo decir, sin equivocarme, que ambos nos complementamos el uno y el otro. Nos apasionamos por aquello en lo que creemos, somos personas bien disciplinadas, abiertas al aprendizaje y esto nos ha permitido concretizar sueños, de ahí nace DBL Market.

Rs: ¿Qué tan distintos son sus mundos en cuanto a sus profesiones y cómo se complementan los profesionales detrás de DBL Market? ¿Cuáles retos han surgido al trabajar como pareja?

Daniela: La riqueza de reconocernos diferentes, de reconocer nuestras fortalezas, nuestras sombras, nos permite estar abiertos a complementarnos, a aprender, a dejarnos el espacio que tanto uno como el otro necesita. Somos ese balance en el que hemos logrados ser pareja y socios. Como socios en DBL Market, por ejemplo, Javier maneja la parte operativa, logística y de planificación estratégica. Yo le dedico más tiempo a la parte creativa, nuevas recetas y platos, los temas de mercadeo, comercial y de gente. Nuestras sesiones de planificación cada quien aporta su granito de arena y en el complemento sacamos las mejores ideas, estrategias cargadas de retos.

Rs: Muchas parejas no manejan bien esa línea fina que hay entre la vida personal y lo profesional, especialmente cuando trabajan y viven juntos. ¿Cómo manejan ustedes este aspecto de manera que lo personal no afecte lo profesional?

Daniela: La vida es como la más deliciosa de las recetas: ¡a veces queda más saladita de la cuenta! 

Javier: La receta que nos ha funcionado tiene ingredientes diversos, que se alternan acorde a las circunstancias; el de respetarnos, apoyarnos y colaborar; el de la paciencia y la persistencia, combinadas al trabajo, amor y pasión, el de ser abiertos, claros, auténticos, un poco de esto, nos ha permitido lograr nuestros objetivos. 

Nos seguimos atreviendo a probar, a veces uno empuja al otro, pero al final cocinamos nuestros objetivos en el mismo recipiente.

Trabajamos con amor, queremos con amor y compartimos con amor. 

Rs: ¿Cuál es el secreto para mantener esta unión y cómo suelen avivar ese amor que se tienen uno al otro?

Daniela: Sorprendiéndonos, admirándonos, respetándonos, siendo claros y abiertos; curiosos en el saber; disfrutando de lo simple, del paisaje, del sol y de cada instante. 

Rs: Como pareja, ¿qué han aprendido uno del otro?

Javier: La vida es una aventura con sus altas y bajas, el tiempo aquí es finito y, por lo tanto, disfrutar de cada momento que podemos compartir y vivirlo intensamente y en gratitud, esos son parte de nuestros aprendizajes.

Daniela: Aprendemos que hoy la receta sale bien cuando me doy cuenta que en la de ayer dejamos de incluir o le pusimos de más algo de eso que no convenía. 

Rs: Como familia, ¿cómo se visualizan a futuro? ¿Cuáles planes tienen pendientes desarrollar más adelante? 

Daniela: Somos soñadores, visionarios, emprendedores innatos. Como familia, es continuar enseñando con el ejemplo a la vez que mantenernos abiertos a aprender día a día de nuestros grandes maestros: nuestros hijos. 

Javier: Con DBL son grandes los planes, seguiremos en esta aventura con la certeza de que lo hacemos con amor y pasión, dando lo mejor de nosotros y contribuyendo, además, a un mundo mejor.

Su relación definida en una palabra: Amor.

Actividad que disfrutan juntos: Comer, viajar, conocer y aprender.

Lugar favorito de ambos: Nuestra casa. 

Época del año preferida de cada uno: Invierno (diciembre).

Una frase que los defina: Vive el ahora.

-Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS