Janis Santaella

Janis Santaella, una mujer soñadora, llena de fortaleza y de resiliencia, nos cuenta la historia de su vida y cómo cada experiencia se convirtió en un aprendizaje que la llevó a transformarse en una profesional del área de la psicología con el gran propósito de ayudar a los demás y guiarlos a vivir en plenitud y felicidad.

RVP 8195

Al comenzar un nuevo año, nos plantemos nuevas metas, establecemos objetivos y nos proponemos a nosotros mismos ser una nueva y mejorada versión de lo que fuimos en años anteriores. Pero, ¿alguna vez nos hemos sentado a pensar en la tensión que esto causa en nosotros? Se ha vuelto tradición general el hacer una especie de “replanteamiento” de nuestra vida sólo porque cambia el calendario, pero lo que debemos de siempre tener presente para poder comenzar un año en armonía es el saber establecer objetivos realistas y hacederos, y priorizar nuestra paz mental.

Para nuestra primera edición de este 2024, nuestras páginas se iluminan con personalidades ilustradas, que poco a poco han ido formando un camino hacia la resiliencia, como lo hizo nuestra protagonista de portada, una mujer perseverante que, desde temprana edad, ha sacado lo mejor de sí para convertirse en un ejemplo de fortaleza y transformación. Te invitamos a descubrir esta cautivadora historia en una entrevista que, palabra tras palabra, te lleva a conocer lo que hay detrás de esta soñadora que te exhorta a ir tras los tuyos.

RVP 8019

RITMO SOCIAL: Año nuevo, nuevos comienzos… ¿cómo entras a un nuevo capítulo de tu vida y qué acciones son primordiales para ir cumpliendo las metas preestablecidas?


Janis Santaella: Que pregunta tan interesante. Precisamente, este año que cumplo mis 50 años, tengo la meta personal de alcanzar un equilibrio de vida y, como empresaria, la meta de la realización del proyecto del centro online y presencial, que sea un modelo latinoamericano número uno de proyecto de vida, plan de vida, relaciones y autoestima. Además, es un año –como ser humano– de crear legado y, como madre, de emprender y apoyar a mi hijo a volar de forma independiente. Me siento tan feliz conmigo, de lo alcanzado y más aún de los proyectos por venir; una plenitud especial de mirar atrás y no querer volver, sino agradecer cada momento de mi vida, especialmente los difíciles y los aprendizajes que ellos me han dejado.

Esta edición se la dedico a todos los niños como yo, que tuvimos una niñez compleja, a los que tuvieron traumas, a los que viven hoy dificultades, y con el deseo de poder dejar la esperanza y el propósito de que se puede salir adelante. Se la dedico a mis padres que honran mi historia, a mi familia y a cada persona que hoy se educa emocionalmente y busca sanar. Tomemos en serio el bienestar y la salud mental como una prioridad en nuestras vidas porque no tenerla destruye vidas, familias y sociedades.

RVP 7545

RS: Hemos leído sobre tu pasado y sobre las muchas ocasiones en donde te viste sola, sin el apoyo de tus padres. ¿Cómo lograste sacar lo mejor de ti y romper el ciclo disfuncional?


JS: Por muchos años viví el dolor y, sobre todo, me preguntaba por qué no tuve un papá que me apoyara, o una mamá que me cuidara. ¿Cómo le explicaba en el presente a esa niña de cinco años que su papá era un adicto y su madre una dependiente emocional que tenía que vivir sacrificada para que mi padre se quedara en casa? La falta que sentí de mis padres me hacía sentir una huérfana emocional y luego pude reinterpretar que mis padres siempre supieron que era fuerte. La falta de mi madre me hizo desarrollar una resiliencia y un cuidado de nutrición a mis seres queridos. Ese hogar me regaló, además, una caja de herramientas y talentos para salir adelante, así como la empatía hacia esos padres que me dieron lo mejor ; y parte de mi gran propósito de apoyar a los hijos y familias a sanar, porque cuando sanas con mamá y papá, te abres a una nueva vida.


Después de muchos procesos de sanación y crecimiento, pude entender que aquello me había formado, pude ver la intención positiva de cada uno de mis padres. Mi papá siempre me admiró. A pesar de su enfermedad mental, podía identificar mi potencial y mis cualidades. Mi mamá siempre me ha amado y ha confiado totalmente en cada paso que he dado; incluso ha sido, dentro de sus situaciones, una de mis mayores fans y hoy crece con los programas de crecimiento que comparto día a día. Ellos son mis referentes y mis recursos de amor y evolución.


La soledad y lo que tuve que vivir, me hizo quien soy hoy y me regaló el gran propósito de trabajar para que cada niño no pase por ahí, y si pasó, tenga la esperanza de que hay una vida más allá de la oscuridad.


Los grandes propósitos se forman en las grandes dificultades. Te invito a pensar qué no quieres que alguien viva igual que tú, allí encontrarás nuevos motivos y propósitos.

RVP 7573

RS: ¿Cuáles eran las grandes aspiraciones de la pequeña Janis?


JS: La principal aspiración de la pequeña Janis era apoyar a su padre para que saliera adelante. Imagina que yo hacía planes de negocios con él desde que tenía siete añitos, me quedaba con la frustración de que lo despedían de los trabajos, de ahí que cada trabajo que hago, lo hago con excelencia y propósito. También aprendí a ver con humildad y empatía el dolor de las personas por sus fracasos, y a respetar aquel que decide no continuar. Del lado de mi mamá, siempre esperaba su cariño y que se quedara en casa a cuidarnos, por eso hoy apoyo a tantas madres y mujeres al equilibrio de su trabajo-éxito y hogar, lo cual, a la vez, fue un reto para mí también.

Mi otro gran propósito: el de sacar a mis hermanos adelante y a mi familia, siempre ha sido lo más importante; mi hermano José Rafael, mi mellizo del alma, el ser más amoroso del mundo, y mi hermana Claudia, que cuando a mis 5 años la tomé en mis manos, me dio un nuevo propósito de vida. Amo a mis hermanos y son parte de mi razón de vivir. Cada joven que hoy apoyamos en el centro, forma parte de este gran propósito, y que cuando se sana se pueden crear resultados extraordinarios. Invito desde el amor a cada padre y madre que crezca y busquen siempre la mejor ayuda para sus hijos, en su desarrollo emocional, su autoestima y su bienestar. Lo único que siempre quise era salir adelante y estudiar para darles un mejor futuro a quienes amo. Eso siempre ha sido muy importante para mí. La niña Janis estudiaba todo el tiempo; los libros fueron siempre sus mejores amigos dentro de toda aquella disfuncionalidad. Vivía soñando siempre con una mejor vida para los suyos.

RVP 7538

RS: ¿Qué obstáculos se presentaron en tu camino cuando ibas tras ese sueño que tanto anhelabas de niña?


JS: Los obstáculos, al igual que los aprendizajes, fueron muchos, pero el camino también estuvo lleno de ángeles. Cada vez que miro atrás es para agradecer tanto. Las bendiciones siempre han sido infinitas en mi camino. A los 5 años descubrí por primera vez la adicción de mi padre, los gritos, las peleas y la violencia de él hacia mi madre. No olvidaré que gritaba constantemente que se quería morir, además de los estallidos en las borracheras y las resacas constantes; dejas de tener un papá para tener un enfermo mental. En los hogares de adicción se viven momentos tan duros que muchas veces repetimos en la adultez. Estas experiencias luego sirven de pilar para la conexión y la empatía con el dolor de las personas y para asumir un compromiso grande contigo mismo para no repetir estas historias, más bien crear unas nuevas.


Durante mi niñez vivimos pobreza y pérdidas, se realizaron siete mudanzas, es decir, muchos cambios de colegio y hasta de ciudad, en cada una de ellas llegábamos sin muebles, de un lugar a otro y más… Recuerdo que en algún momento dormimos los cuatro: mi madre, mis dos hermanos y yo, en una habitación dividida por una mampara. Eso me hace hoy valorar cada cosa que recibo y vivir con la certeza de que cada situación adversa sirve para fortalecerme. Mi mamá trabajaba mucho y fuera de la casa. Eso hizo que mis hermanos y yo fuéramos muy unidos. Recibí así el regalo de la hermandad y de la lealtad que hoy día conservamos entre nosotros. Se me tranca la garganta de pensar en lo vivido juntos y lo que ha significado para nosotros decir: “Aquí estamos y seguimos adelante”. Un recuerdo muy duro es el día en que, en un momento de mucha violencia, tuve que sacar a mi papá de la casa, eso partió mi corazón, pero, a partir de ahí, saqué todo lo que era adicción y me concentré muchísimo más en estudiar y en aprender. Luego tuve la oportunidad de la reconciliación con mi papá y que sus últimos años de vida fueran de cercanía y aceptación. Por eso creo tanto en la armonización, honra con nuestros padres y que si estás cerca de los tuyos los valores, y si te tocaron de los extraordinarios, abrir los ojos a esa belleza de camino. Sanar con tus padres es abrirte a un nuevo camino de vida. Al llegar a la universidad, tuve que abandonar la beca de estudiar Medicina por la que tanto me había esforzado.


Tenía un temblor en las manos que hasta ese momento no había notado, que no me permitió poder estudiar lo que quería. En mi adultez, ser madre fue el mayor regalo de vida. Todavía hoy se me aguan los ojos de recordar ese momento como el despertar más grande que había tenido. A la vez, esto me dio un gran compromiso, ese día cambió todo cuando miré a Manuel Alberto. Con el divorcio tuve mucho dolor y, sobre todo, la culpa de que estaba teniendo un lugar distinto al que siempre había soñado. Entendí que debía sacar las fuerzas, las muchas veces que quería renunciar por tanta lucha, porque me sentía cansada, ya que llegué a tener cinco trabajos en un momento dado; el mirar la cara de mi hijo, el milagro que él representaba en mi vida, me hacían recobrar las fuerzas y seguir adelante. Otro momento muy difícil fue el de la pandemia, creo que desató todas las etapas de sobrevivencia que yo había vivido y me tocaba sanar. Salió todo lo que quedaba por trabajar. Recuerdo que sólo pensaba en cómo tenía que salir de allí.


También tomé una de las decisiones más importantes de mi vida que fue mudarme a Cap Cana. Llegué por pura casualidad o diosidencia por una amiga que me invitó a su apartamento, y allí empecé a sentirme tan bien, que decidí: “Aquí es que me quiero quedar” y este se ha convertido en mi hogar, mi equilibrio y un lugar de retiro, 13 años antes de cuando yo pensaba llegar. El nido vacío me regaló una nueva oportunidad de conocerme como mujer, de una nueva vida, de encontrar a la Janis que era un ser humano que sólo me había enfocado en la profesional; ha sido un camino maravilloso juntos como madre e hijo, verlo volar, ser independiente, y para mí, una transformación total, desde encontrar el golf hasta conectar cada día más conmigo y una plenitud increíble.

Hoy entiendo que Dios trazó el camino y siempre me miraba, sentía cómo su mano me levantaba en muchos momentos de dolor y que cuando rezaba, inmediatamente llegaba la paz y venían las grandes soluciones.

RVP 7697

RS: En otras ocasiones nos comentabas sobre tu dificultad y temblor en las manos… ¿cómo logras sacar esas ganas de seguir adelante y luchar contra las tantas adversidades que se anteponían en tu camino?


JS: Creo, pese a la oscuridad de mi niñez, esto me enseñó a ver una luz siempre en el camino. En estas dificultades nació todo el proceso de mi conquista profesional, pues había abandonado el sueño de ser doctora por mi temblor en las manos, e imagínate, me convertí de alguna forma en doctora del alma y del corazón. Me he preparado y estudiado mucho, he apoyado a tantos y no hay cosa más grande para mí que ver volar a alguien con sus propias alas.


Hasta lo que pensé que era un error, haber estudiado como primera carrera Ingeniería de Sistemas, hoy es uno de los pilares bases de nuestra plataforma digital y de nuestro proyecto de centro online.


Creo en la gente, en la educación y la superación, por eso he querido enseñar todo lo que sé y crear una “Certificación Online Internacional en Autoestima” y una en “Inteligencia Emocional”, avalada por una prestigiosa universidad de Estados Unidos. Llevar la profesionalización del coaching a otro nivel era una de mis grandes determinaciones y que los brillantes recursos con los que contamos puedan realizar su trabajo a través del centro.

RVP 7647

RS: Luego de que tu vida profesional tomara un camino distinto al que tenías pautado, siendo este el mundo de la medicina, ¿de qué manera logras conectar con el mundo de la psicología?


JS: Desde que no pude estudiar Medicina, siempre me sentí vacía. El día que nace mi hijo, inicio con el coaching, del cual he tenido múltiples certificaciones; continué hacia la Psicología mención Clínica, luego realicé el máster de Inteligencia Emocional y no he parado de formarme. Complemento, además, con mis estudios de Terapia en Biodescodificación, Terapia de Bioneuroemoción, certificación en energética, y continúo día a día mis estudios. Es la excelencia de estar preparada para cada una de las personas que recurren a nosotros por apoyo. Han sido más de 32 años trabajando y preparándome. Cada paso de mi vida profesional, que hoy se fusiona en la plataforma del centro, pues puedo unir toda la parte tecnológica y empresarial con los conocimientos de desarrollo y crecimiento humano, convirtiéndonos así en un centro modelo para Latinoamérica y USA.

RS: ¿Qué herramientas son necesarias para esas personas que están insatisfechas con su vida y quieren cambiar para lograr lo que han anhelado por mucho tiempo?


JS: Lo primero y más importante en esos momentos es aprender a conocerte y a escucharte a ti mismo. Podemos pasar años allí, evadiendo y llenándonos de situaciones y muchas veces es en una gran crisis que llega el cambio. Volver a conectar con eso que queremos, buscar el más poderoso “por qué y para qué voy a hacerlo”, así como la respuesta al “para qué me llega esta situación a mi vida” son parte de este proceso.

Salir de la insatisfacción inicia cuando ves lo abundante que eres, cuando miras a lo que sí quieres, a que sí tienes todo para cumplir tus sueños y a quitarle el poder y el lugar a las propias expectativas que, a pesar que de una forma positiva pueden empujarnos, de una forma negativa pueden dejarnos en esa insatisfacción e inconformidad. Preguntarnos: ¿Por qué sufro? ¿Qué espero que suceda? ¿Es real o no? Y cuestionar esta espera nos llevará a ver lo completo que estamos hoy. Es importante cuando estás ahí el libre albedrío de ir a una consulta y buscar ayuda profesional.

RVP 7888

RS: Los traumas se van creando durante la etapa de gestación y van formándose a lo largo de nuestra vida. ¿De qué manera podemos aprender de estas vivencias y convertirlas en aprendizajes para crecer?


JS: Sanar un trauma o la reinterpretación de este proceso es uno de los más grandes regalos que podemos darnos a nosotros mismos. Lo primero es poder dividir lo que el niño vivió, lo cual es real y tiene interpretaciones y emociones muchas veces guardadas profundamente, a lo que tú, como adulto, tienes la capacidad de darte, de ser responsable de ti y de ese niño que representa tu infancia que te acompaña.


Cuando asumimos la responsabilidad de nuestra vida, podemos ver en cada vivencia un regalo, un aprendizaje y, sobre todo, una nueva oportunidad. De la mano del trauma y de las situaciones difíciles podemos recibir el regalo de la fortaleza y de la resiliencia. Del rechazo, podemos recibir el regalo de aceptar, de conectar, y de cuidar la autoestima de los demás y de nosotros mismos. De la soledad podemos recibir el regalo de la independencia, de la creatividad y de la libertad de elegir, y así sucesivamente puedes encontrar en tu historia y en tus traumas esos regalos y en quien te han convertido esos procesos de vida por los que has pasado.

RVP 7832

RS: ¿Por qué se nos hace tan difícil comenzar de nuevo y cumplir con las metas que nos planteamos cada inicio de año?


JS: Todo va a depender desde dónde lo veas. Cuando estamos desde la expectativa constante, desde la insuficiencia o desde que todo tiene que ser perfecto, las metas se hacen un trabajo difícil y lleno de una presión que nos imponemos nosotros mismos. Hoy te invito a una nueva visión, una meta del corazón, una meta de la realidad y, sobre todo, humana que donde estés sea la perfecta para ti. Te invito, sobre todo, a abandonarla en Dios porque te aseguro que él tiene los ojos más bellos sobre cada una de ellas y permitir su obra.


Si has atravesado momentos difíciles, es darte el regalo de las nuevas oportunidades, que muchas veces se escucha fácil, pero ponerlas en práctica será un espacio de esperanza y luz que te das a ti mismo. Respóndete: ¿Quién serías o qué estarías haciendo si no puedes pensar que las metas son difíciles o imposibles o eso que te limita no existiera?

RVP 8180

RS: Cuentas con una trayectoria de más de 18 años en el mercado del coaching y la psicología. De acuerdo con esa sapiencia, ¿cuáles son para ti los principales obstáculos que no nos permiten progresar hacia un “mejor yo”?


JS: Los principales obstáculos: el miedo, una baja autoestima, la falta de confianza en ti mismo, poca inteligencia emocional, la falta de búsqueda de crecimiento y la falta de acción.


Los miedos, porque generalmente se trata del pasado y están instalados para protegernos en un momento específico, pero que pueden convertirse en una parálisis y en algo que pensamos que es más grande que nosotros. Nuestro gran trabajo es hacerlo con miedo.
Sanar nuestra autoestima nos apoyará a pensar mejor de nosotros mismos, definir lo que queremos, desarrollar un sentido de autonomía, lanzarnos a lo que queremos, a poder identificar nuestros talentos y a crear relaciones que funcionen. Cuando tienes un sueño, un proyecto de vida, es crucial creer en ti y ver que esa idea que tienes en tu mente puedes hacerla realidad y lanzarse hacia ella hasta que suceda; allí aprenderás tantas herramientas y atravesarás las barreras más importantes que muchas veces nos las ponemos nosotros mismos, pero el proceso te convertirá en alguien más grande y evolucionado. La inteligencia emocional es la capacidad de manejar nuestras emociones, sobre todo en aquellos momentos de crisis y conflictos, y ponerlas al favor de los objetivos que deseas.

Trabajar la inteligencia emocional te permitirá conocerte profundamente, regular tus emociones, mantenerte motivado conectar con los demás, ser el líder de tu vida e inspirar a los otros con tu liderazgo para crear resultados extraordinarios de vida, de relaciones y de éxito. Por último, para mí, la clave máxima es lo que yo le llamo “la maestría del hacer”, es la capacidad que tenemos de una acción enfocada diariamente hacia eso que verdaderamente queremos. Cuando tienes ese compromiso de consistencia, siempre lograrás el resultado de lo que quieres.

RS: Para una persona que empieza este nuevo año 2024 con metas pautadas, ¿qué recomendaciones le das para que cumpla ese sueño que se ha ido planteando año tras año?


JS: Yo siempre empiezo de forma muy práctica: desde noviembre empiezo a pensar cuál será la palabra con la que voy a definir este año; aquí invito a que permitas que tu corazón traiga esa palabra que te mantenga conectado o conectada a lo que quieres lograr.
Es importante que tu meta no sea algo que te quite tu bienestar, y sobre todo que la escuches de tu corazón. Asegúrate de tener claridad y empezar por encontrar respuesta a: ¿cómo yo quisiera verme cuando finalice el año? y ¿cuáles son mis reales anhelos?

En el centro hemos apoyado a personas desde crear una familia hasta tomarse un tiempo para sí mismo. Que este sea el año del conocimiento y que este sea el año de su amor propio. A lo que quieres, ponerle acciones concretas sin sacrificar tu equilibrio de vida. Siempre es importante abrir los brazos y entregarle a Dios todos tus anhelos y deseos, escucharle, tener fe y hacer la tarea. Disfrutar el proceso y, sobre todo, aprender de los fallos y allí darte nuevas oportunidades. Si te sientes vacío(a) o perdido(a) es un buen momento para el autoconocimiento y buscar ayuda.

RS: ¿Qué es para ti la labor de ser psicóloga y el coaching para ayudar a las personas a conseguir ser su mejor versión?


JS: Siempre soñé con ser doctora, y a través del coaching, la psicología y los otros procesos y herramientas, he podido ayudar a las personas a sanar, a apoyarlos a conectar con ellos mismos, a trabajar su autoestima, a mejorar sus relaciones, a construir el éxito que anhelan y, sobre todo, a adquirir calidad de vida y a tener la plenitud y la felicidad que merecemos todos. Para mí, en particular, ha sido una segunda oportunidad de ser doctora del corazón, un sueño transformado, que pensé truncado y hoy es tan hermoso llevarlo a cabo. Cada vez que me siento en una sesión es un compromiso mayor hacia una vida que dice “sí” a su crecimiento.

Dios es un maravilloso arquitecto de nuestra vida, siempre confiemos en su más alta voluntad. Ahora, a través de nuestro centro online Sana y Crece es un compromiso mayor; podemos apoyar a más personas en todo el mundo y, corporativa, apoyar a las empresas a desarrollar una cultura de productividad con bienestar. Y en todas nuestras plataformas, día a día, contamos con herramientas gratuitas desde talleres, guías e informaciones para que todos tengan acceso a la educación y consciencia emocional que nos convierte en seres humanos con propósito y bienestar.

El significado de la familia… Mi familia es mi todo
Un objeto… Mis palos de golf
Un lugar que te genere paz… Mi casa en la playa
Psicología es… Consciencia y profundidad
Coaching es… Nuevas oportunidades siempre
Un color… rojo
Una canción… “Sueña”, de Luis Miguel
Ayudar o ser ayudado… Ayudar
Obstáculo más grande… Apego
Misión en la vida… Apoyar a las personas a sanar, crecer y cumplir sus grandes sueños
Año nuevo es… Una nueva oportunidad de vida

ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Realizan premiere de “La Tercera Edad”, nueva comedia de...

Con la presencia de la Alcaldesa de Santo Domingo, Carolina Mejía, de la directora de la DGCINE, Marianna Vargas...

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -