Inicio Columnistas P.S. It's Fancy Glamorous Encounter: Geraldine García

Glamorous Encounter: Geraldine García

0
Glamorous Encounter: Geraldine García

P.S. It’s Fancy.

Editorial.

“Geraldine García es una persona apasionada, perfeccionista y determinada. Creo que las características que he desarrollado, a lo largo de los años, son la paciencia y la empatía. Me han ayudado a entender y navegar por la vida con mayor paz interna”, así inicia una conversación tan reflexiva como su más reciente colección «Floralia» donde descarga, a través de piezas modernas y fluidas, a base de tejidos como lycra reciclada, tencel biodegradable y seda natural, todo lo aprendido durante la pandemia.  Ella es salvadoreña y soñó con ser diseñadora de modas toda la vida. Después de formarse en el IED Barcelona, regresó a su natal El Salvador, en el 2011, para fundar su firma, con la que comparte nombre. «La decisión de lanzar mi propia firma nace, realmente, de forma orgánica. Sabía que iba a ser un gran reto porque en mi país no existía la industria, pero estaba determinada a superar los obstáculos y emocionada para hacer lo que había nacido para hacer», nos dice muy enérgica. 10 años después de haber lanzado la e-commerce que le permite llegar a cada parte del mundo, además de la tienda en El Salvador y presencia en distintas boutiques de Miami, y con 15 colecciones que representan su trayectoria, Geraldine se encuentra firme a aquel propósito de diseñar prendas y productos tan únicos, adaptables, elegantes y resistentes como las mujeres que los usan y las que las producen, pues todo es hecho a mano en El Salvador.  Y es en torno a este homenaje, y al que le hace al medio ambiente, que gira esta entrevista.

Glamorous Encounter

Geraldine García

¿La moda es una pasión heredada o eres pionera en la familia? Soypionera en la familia. En El Salvador, en general, no existía como tal ser diseñadora de modas. Sin embargo, cuando le dije a mi mamá que quería estudiar Diseño de Modas, ella me apoyó incondicionalmente, pero muchos en mi familia no lo entendían y me hacían preguntas como: «¿Cómo vas a vivir de la moda?».

 El «hecho a mano» es un sello que llevas con mucho orgullo. ¿Qué es eso que lo hace tan importante para ti? Porque significa que se hace con amor y detalle. Cada pieza es única y dejas parte de ti dentro de ella.

Y tu vestido de novia no fue la excepción. Leí que, además de diseño y confección, también hiciste tú misma la tela. Compártenos, por favor, tu experiencia.

Sí, mi vestido de novia fue realizado totalmente desde cero, desde la tela. Fue una experiencia bastante enriquecedora. Parte de mí, quería que mi vestido fuera especial y llevara parte de mí en él. Me puse a hacer búsquedas y a encontrar la técnica perfecta para mi vestido.

El hacer la tela no fue algo que yo ya sabía desde antes, más bien era un reto. El mundo de lo hecho a mano es muy complejo y realmente existen técnicas milenarias que solo se pueden realizar a un nivel personalizado y de alta costura.

Tildas la moda rápida o fast fashion de «muy desagradable» ¿De dónde nace este pensamiento y cuál sientes que sería el primer paso para lograr que se transforme la mentalidad en toda la industria?

La producción y desecho masivo de ropa que resulta del fast fashion simplemente no es sostenible para el medio ambiente. También, no hay ninguna razón por la que una prenda

deba pasar de moda de un año a otro, aparte del avaro de la industria. El primer paso es comprar menos cosas y de mayor

calidad y no tratar la ropa como si fuera desechable. Por mi parte, trato que mi ropa sea atemporal, que no se pase de moda.

La elegancia, innovación y las pinceladas de un romance atemporal que nunca pasa de moda son las constantes en tu trabajo, pero, en cuanto a concepto, ¿existe también un hilo conductor entre una colección y otra?

Sí. Una constante de mi trabajo y un hilo conductor es la admiración a la naturaleza. Para mí, la naturaleza encarna lo delicado y hermoso que existe en nuestro planeta. La naturaleza no es forzada, es más bien elegante, hermosa y delicada.

«Floralia» viene como una especie de reflexión sobre todo lo vivido durante la pandemia, ¿es la primera vez que encuentras en la moda y que visualizas en tu firma una especie de catarsis?

Sí, realmente fue un período de introspección profunda. Los meses de enfoque total en el diseño me permitieron descubrir y desarrollar mi lenguaje estético. No había tenido tanto tiempo seguido de hacer nada más que diseñar desde el inicio.

En esta colección también cuentas con la colaboración de Susana Vega. ¿En qué consiste el proyecto y con quién más sueñas con hacer algo así?

La colaboración con Susana Vega surge a raíz de Floralia. Queríamos complementar nuestros looks con accesorios que llevaran la misma esencia de la colección. Creo que logramos eso y mucho más. Alguien a quien admiro mucho, y sería un sueño hecho realidad colaborar, es Josep Font.

¿Cómo es Geraldine, la diseñadora, distinta hoy a la de 10 años atrás?

Diría que tengo los pies sobre la tierra. Trabajo de una forma más sistematizada y soy más selectiva con mi proceso creativo.

¿Qué sigue?

Actualmente, lanzamos una colección por año, así que muchas cosas emocionantes. En mis redes les adelanto unas cuantas pistas.

Algo que desayunes muy a menudo: Café.

Signo: Acuario.

Una canción que defina tu vida: Angelica – Lamb. 

Un libro: El conde de Montecristo.

Una ideología: Pragmatismo.

Una textura: Arena.

Pasatiempo: Esquiar.

El Salvador es: Hermoso.

Un idioma: Italiano.

Un país: Malasia.

Un color: Verde musgo.

Una pieza de todas tus colecciones: Bodysuit.