Inicio Whispers Polémica por el carruaje de oro de Máxima de Holanda

Polémica por el carruaje de oro de Máxima de Holanda

carruaje de oro

El Gobierno holandés confirmó que los reyes Máxima y Guillermo de Holanda no utilizarían el carruaje de oro, que ostenta símbolos del colonialismo racista, para la inauguración del curso político.

Cada año, hasta hace cinco, los reyes de Holanda, se dirigían el tercer martes de septiembre a la inauguración del curso político montados en el carruaje de oro, que data de finales del siglo XIX y del que protocolariamente tiran seis u ocho caballos, dependiendo de si dentro van el rey o la princesa heredera. El Día del Príncipe, el rey ofrece su discurso en el Ridderzaal.

carruaje de oro

La última vez que los reyes utilizaron la Golden Coach fue el 15 de septiembre de 2015, año en el que se retiró para ser restaurada. Una restauración que ha llevado más tiempo que su construcción, con la novedad que una vez se encuentre listo no regresará directamente a los establos reales, donde hasta ahora se encontraba, sino que se expondrá en el Museo de Ámsterdam de junio a noviembre de 2021.

Carruaje de oro, ¿Por qué la polémica?

La polémica se encuentra en la pintura que decora uno de sus laterales, y ha sido exacerbada tras un verano en el que las protestas relacionadas con el Black Lives Matter y el asesinato de George Floyd se reflejaron en Holanda en una manifestación de más 50.000 personas.

La famosa carroza esta realizada de madera de teca con un revestimiento de oro, en el lateral del carruaje se observa un panel llamado ‘Tributo a las Colonias’, obra de Nicolaas van der Waay, en el que puede verse imágenes que representan esclavos negros adorando a sus amos blancos.

carruaje de oro

En concreto, muestra a una mujer blanca en un trono, rodeada de personas negras inclinadas ante ella en nombre de Surinam y las Antillas y depositando regalos a sus pies. La decisión de prescindir de la carroza coincide con un momento en el que el fenómeno Black Lives Matter está en pleno apogeo. El carruaje fue un regalo de la gente de Ámsterdam a la reina Guillermina, bisabuela del actual rey, con motivo de su investidura en 1898. Más de 1.200 artesanos trabajaron en él.

Hace un tiempo, el rey Guillermo Alejandro habló del tema y aseguró que el panel no iba a cambiarse por ser «parte del patrimonio cultural holandés».