Inicio Whispers La hija reconocida de Alberto II de Bélgica reclama su lugar como...

La hija reconocida de Alberto II de Bélgica reclama su lugar como princesa

ALBERTO II

Delphine Boël, reconocida ya como hija por el antiguo monarca belga, Alberto II, nació de una relación extramatrimonial de Alberto II con la baronesa Sybille de Selys-Longchamps. Ahora ella, ha solicitado un título real y llevar el apellido de la familia, así como gozar de los mismos privilegios que sus hermanos.

El periódico belga Het Nieuwsblad expone que Delphine Boël, ha querido castigar la frialdad que ha demostrado con ella el rey Alberto II durante el proceso. “Ya no siente ninguna compasión. Ahora ha pedido todo lo que cree que merece tener”, explica hoy el diario el cambio de actitud de Boël, ya que hasta hace unas semanas solo le interesaba ser reconocida por su padre.

ALBERTO II

Al parecer sus deseos no son descabellados. Desde 2015, la ley belga establece que solo la descendencia directa del monarca, esto, sus hijos y nietos, pero no los hermanos, pueden ostentar el título de príncipe o princesa, lo que dejaría fuera a la hermanastra del actual rey Felipe I. Sin embargo, cabe la posibilidad de que la sentencia que dicte el tribunal tenga carácter retroactivo y los efectos de la declaración de Boël como hija legal de Alberto II se remonten al instante de su nacimiento, cuando aún no regía la referida limitación. En ese caso, Boël podría ser tan princesa como Astrid, hasta ahora la única hija legal del anterior monarca.

Habrá que esperar hasta el 29 de octubre, fecha en que está previsto que se dicte sentencia, para saber si las nuevas pretensiones de Boël son atendidas. De lo que no hay duda es que, princesa o no, no disfrutará de los derechos sucesorios de sus hermanos, ya que la sucesión al trono está reservada a los hijos legítimos.

Delphine nació en Bruselas en 1968. Es hija de la baronesa De Selys Longchamp que mantuvo un largo romance con el entonces Príncipe de Lieja. En ausencia de perspectivas de reinar, Alberto y su esposa, Paola de Lieja, vivieron en aquel tiempo vidas separadas con toda libertad, hasta que a finales de los años setenta volvieron a reconciliarse para rehacer una vida de pareja ejemplar que se mantiene hasta la actualidad. El esposo de la baronesa, Jacques Boël, asumió la paternidad de Delphine con generosidad hasta que esta lanzó la demanda contra Alberto II, cuyo primer paso fue precisamente demostrar que el marido de su madre no era su padre.

ALBERTO II