InicioEntrevistasMaría García de Jaime, una excepcional madre de dos

María García de Jaime, una excepcional madre de dos

María García de Jaime, una influencer que tuvo que navegar contra la corriente en su maternidad. Con tan solo 20 años, fue madre por primera vez, una etapa bastante dura para ella y su esposo, Tomás Páramo. La edad influyó para que esta joven sintiera miedo hacia lo que se enfrentaría. Además de la falta de experiencia, tendría que dejar de lado esos viernes con sus amigas o su carrera de Derecho. 

Fue una pequeña revolución que hizo que los planes que tenía para su futuro cambiaran. De “los miedos que surgen cuando le ves la cara a tu hijo por primera vez», confiesa la influencer.

María

Se conocieron en el colegio, cuando cursaban 1º de Bachillerato. Primero fueron mejores amigos y, luego, pasaron de ser compañeros de vida. Después de nueve meses de noviazgo se enteraron de que iban a ser padres. «Siempre piensas que estas cosas pasan, pero nunca piensas que te van a pasar a ti», señala María al recordar el shock al que ambos le hicieron frente después de darse cuenta de que sus vidas se habían paralizado.

Poco a poco, esos miedos se fueron volviendo alegría y amor. Hoy, definen la paternidad como “lo mejor les ha pasado en la vida”. “Esta responsabilidad trajo consigo muchas renuncias, tienes otras expectativas. Viajar, seguir con tus estudios, irte de Erasmus, salir todas las noches… Pero no cambiaría nada por no tener a Tomi», reconoce María.

Después de asimilar lo que pronto llegaría, comenzaron a hacerse preguntas: “¿Qué hacemos?, ¿cómo se lo contaremos a nuestros padres? Pensé el cuándo, en lo que pasaría cuando todos se enteraran, qué agobio», decían, preocupados.

Todo fluyó. Decidieron asumir el reto juntos, separarse nunca fue una opción. Era básico, para ellos, tener claro que, aunque fueran padres, no dejarían que su relación como pareja se terminara, o de alguna forma se oxidara. «Teniendo hijos, hay que seguir teniendo momentos para los dos. Es fundamental cuidar esas cosas», coinciden ambos. Tomi fue su motor e impulso para salir adelante.

Cuando dio a luz, todo fue mágico, todo cambió. «Es un momento tan bonito y, a la vez, de tantos sentimientos juntos… Tuve miedo y, al mismo tiempo, amor por una persona a la que acababa de conocer», cuenta emocionada. Ese día, al ver a su primer bebé, sintieron «un punto de inflexión» en sus vidas. «Teniéndole a él era mucho más fácil luchar para salir adelante», reconoce. Pero las dificultades continuaron.

Patricia Acosta
Comunicador Social y Periodista Entendí desde muy pequeña el poder que tiene la palabra, mejor aún, plasmarla con sentimiento para transmitir las emociones del arte. Quiero ser más humana, sonreír más, ser agradecida y ser mejor persona.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

El gran debut de Delphine de Bélgica como princesa

Delphine de Bélgica, hija reconocida por Alberto II de Bélgica, ha vivido hoy un día inolvidable y que sin...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -