Inicio Entrevistas -Portada- Carla & Luis Carlos Quiñones Polanco

Carla & Luis Carlos Quiñones Polanco

Carla & Luis Carlos

Abren por primera vez las puertas del apartamento de su madre, Jenny Polanco, para este diálogo intimista y emocional sobre el futuro de la marca.

La tarde presagiaba lluvia como si la nostalgia se vistiese de gotitas para entrar suave y escurridizamente por los ventanales del apartamento donde vivió nuestra inolvidable Jenny Polanco, lugar que guarda intactos sus recuerdos de viajes, el cual abrió sus puertas y corazón, tras la desaparición física de la artista, por primera vez, para ser testigo de primer orden de los sentimientos que afloraron de labios de sus hijos: Carla y Luis Carlos Quiñones Polanco, responsables de continuar el legado de una dominicana que supo, como nadie, vestir de lino y ámbar nuestra esencia y más bellos recuerdos.

fotos Sahira & Géber

“Mi madre tenía una conexión muy especial conmigo. yo sentía sus emociones y ella las mías. Su partida marcó una ruptura muy grande, como si me cortaran las alas”.

RS: ¿Cómo evalúan estos meses antes de la desaparición de nuestra inolvidable Jenny Polanco?
Carla Quiñones Polanco: Luego de DominicanaModa 2019, Jenny me dijo que se iba a retirar. Quería su libertad, viajar y disfrutar los nietos. Recuerdo ese lunes posdesfile, en el que ella llega al atelier, me ve sentada en su escritorio y me dice: “Ya estás lista, tú puedes”. Inmediatamente, mi respuesta fue: “Sí, pero contigo”. Ella tenía años entrenándome para este momento, su libertad, para que llevara la empresa a otro nivel, reto que a ella no le interesaba porque quería hacer otras cosas. Lo interesante es que no quería asumirlo, pero lo dejó todo planificado. Así era mi madre: Una mujer con mucha visión.
 
RS: Emocionalmente y como familia, ¿Cómo les afecta la ausencia de su madre?
CQP: Enormemente. Ella decía que yo era fuerte y, en realidad, nunca había medido qué tan fuerte ella me hizo hasta ahora. Mi madre tenía una conexión muy especial conmigo. Yo sentía sus emociones y ella las mías. Su partida marcó una ruptura muy grande, como si me cortaran las alas. Todas las decisiones las tomábamos juntas, viajábamos juntas, íbamos a ferias juntas, disfrutábamos las mismas cosas y juntas siempre.
 
RS: ¿Cuándo tomaron la decisión de asumir la continuación de este legado que enorgullece la República Dominicana?
CQP: En enero 2020, Jenny me dice que se va un mes y posiblemente se quede por España. Recuerdo que, relajando con ella, le dije que, si ella se iba, yo iba a buscar otra diseñadora, porque no era verdad que, bajo mi dirección, iba a dejar morir el patrimonio que ella construyó y yo no soy diseñadora de modas. En ese momento, ella me dijo que buscara a Solange y Carolina para que, juntas, continúen la marca. El momento en que decidí dedicarme 100 % a la empresa familiar fue con la intención de que su legado continuara por muchas generaciones más; que mis hijos y sobrinas tengan un espacio para crear si así lo desean, y podamos seguir siendo referencia y apoyo a las nuevas generaciones de diseñadores de modas dominicanos y del Caribe. Ese reto lo asumí con total convicción, porque creo fielmente en la industria y sus aportes a la cultura y al país.
 
RS: ¿Cómo se dividen el trabajo? ¿Qué equipo se ha integrado?
CQP: Con el fallecimiento de nuestra madre, mi hermano se integró al negocio familiar. Es médico, por lo que nunca visualizó un espacio dentro de la industria creativa, aunque él tiene más cualidades para ser diseñador que yo misma: tiene la sensibilidad y criterios estéticos que se necesitan. En la actualidad, Luis Carlos lleva la “Fundación Jenny Polanco por las Artes” y me ayuda en todo. Con ella, vamos a desarrollar y dar continuidad a muchos proyectos que nuestra madre inició, vinculados con la moda, las artes plásticas y la artesanía


RS: ¿Qué podemos esperar de las próximas colecciones?
CQP: Parte del trabajo que venimos haciendo es establecer los parámetros de diseño que ha identificado la marca en toda su trayectoria y que seguirán siendo los ejes transversales de las nuevas colecciones. La silueta simple y elegante, el lino y ámbar, el uso de transparencias y mezcla de texturas, esa geometría sofisticada que da carácter a la mujer Jenny Polanco prevalecerá por siempre. Yo creo que lo mejor está por venir. Integraremos materiales que ella usaba con frecuencia en los 80 y 90, como el organdí y el jersey, al igual que nuevos complementos para el “total look Resort”.
 
RS: ¿Cuál será la inspiración? ¿Será Jenny la musa de los nuevos diseños?
CQP: La inspiración es definitivamente ella y lo mejor de sus 41 años de trayectoria. Para ella, yo era su musa; ahora Jenny es la nuestra. Su vida dejó mucho aprendizaje en todos nosotros: su amor por el trabajo, la perfección de técnicas, sus criterios y estética, sus valores y sensibilidad seguirán en todo lo que haremos.
 
RS: ¿Qué elementos seguirán siendo símbolo de Jenny Polanco?
CQP: Lino y ámbar.
 
RS: ¿Cuál sería el más bello homenaje, de parte de ustedes, a Jenny Polanco?
CQP: Hacer un filme sobre su vida. Creo importante que su legado se conozca desde otros puntos de vista, no solo como referente de la moda dominicana, sino como mujer apasionada, de alma libre y luchadora, emprendedora y madre soltera, con una visión del mundo distinta desde una sociedad conservadora y con muchas ataduras. Desde sus inicios, tenía bien claro lo que quería lograr y lo logró: moda para nuestro clima, poner en alto a nuestro bello país y crear un estilo de vida que identificara el Caribe. Un homenaje es mantenerla viva en esencia.
 
RS: Un mensaje para la gente que tanto quiso y admiró a Jenny:
CQP: Nuestra madre fue una mujer feliz. Vivió su vida a plenitud y con mucha satisfacción. Logró todo lo que se propuso y su mayor orgullo era su integridad y su familia. Era una mujer maravillosa y bondadosa, irremplazable. Ha sido una dicha tenerla, disfrutarla y aprender de ella.

CONFESIONES ÍNTIMAS:
Nombre: Carla Quiñones Polanco.
Un Perfume: Le Parfum, de Elie Saab.
Un Libro: Un viejo que leía novelas de amor, de Luis Sepúlveda.
Una frase de batalla: “Que la inspiración me encuentre trabajando”.
Una hora del día: 7:00 a. m., la hora a la que me llamaba mi madre todos los días, la misma hora en la que nacieron mis hijos.
Un recuerdo inolvidable: Habernos encontrado con Jorge Pineda en la Bienal de Venecia 2013.
Un país en el mundo: República Dominicana.

Una anécdota con Jenny Polanco que desee compartir: Un día con Jenny, en Nueva York, era ir a una feria por 6 horas, juntarnos con Mónica para ver dos museos y una exposición de arte, pararse en una tienda a comprarle algo a Nora y coger el tren a Williamsburg para ir a Radegast Hall a comer hamburguesas y beber cerveza. Luego, llamar a Ángel para que nos lleve a bailar a algún antro. Yo terminé de cama y ella quería seguir.

“Llevo la ‘Fundación Jenny Polanco por las Artes’ y me ayuda en todo. Con ella, vamos a desarrollar y dar continuidad a muchos proyectos que nuestra madre inició, vinculados con la moda, las artes plásticas y la artesanía”.

RS: ¿Cómo evalúan estos meses antes de la desaparición de nuestra inolvidable Jenny Polanco?
Luis Carlos Quiñones Polanco: Ante la desaparición de nuestra inolvidable Jenny, evaluamos estos meses como fuertes, tristes y de duelo para todos. La vida no nos entrena para este tipo de pérdida, por eso es que la unidad es muy importante, entre familia, amigos y hermanos. No sé dónde estuviera si no fuese por mi hermana Carla: unidos y más fuertes que nunca.

RS: Emocionalmente y como familia, ¿cómo les afecta la ausencia de su madre?
lCQP: Emocionalmente y como familia, la ausencia de nuestra madre nos afecta muchísimo y en todos los aspectos. Nuestra madre era todo para nosotros y lo sigue siendo. Aunque no esté presente físicamente, ella continúa dentro de nosotros, nuestras enseñanzas, memorias y recuerdos, experiencias y, sobre todo, su amor puro e incondicional.

RS: ¿Cuándo tomaron la decisión de continuar este legado que enorgullece la República Dominicana ?
LQCP: La verdad es que, en cierta manera, mi hermana y yo siempre supimos que asumiríamos este legado. Mi hermana comenzó a asumirlo mucho antes que yo, y yo, desde hace muchos años, ya tenía idea e inclinación, pero solo comencé a actuar sobre ello a finales del año pasado. 

RS: ¿Cómo se dividen el trabajo? ¿Qué equipo se ha integrado ?
LQCP: Tras el fallecimiento de nuestra madre, mi hermana pasa a ser la CEO de la empresa, ya que tiene más tiempo y experiencia que yo en el negocio, trabajando junto a mi madre y todo el equipo ya por varios años. Yo comencé a integrarme en el negocio a finales del año pasado, de manera pasiva, asistiendo a nuestra patronista, Alba, y a nuestra encargada de producción, Kaori, dos departamentos que me interesan mucho, aprendiendo y, a la misma vez, buscando el lugar, dentro de esta empresa, donde yo pueda aportar y empujar.  Yo ayudo en todo en estos tiempos y, sobre todo, como director de la Fundación Jenny Polanco. 

RS: ¿Qué podemos esperar de las próximas colecciones?
LQCP: Parte del trabajo que venimos haciendo es establecer los parámetros de diseño que ha identificado la marca en toda su trayectoria y que seguirán siendo los ejes transversales de las nuevas colecciones.

CONFESIONES ÍNTIMAS

Nombre: Luis Carlos Quiñones Polanco.
Perfume: Issey Miyake.
Un libro: Hermanos Karamazov, de Dostoyevski
Una frase de batalla: “Eres lo que haces y repites, no lo que predicas y aspiras”.
Una hora del día: 5:00 a. m., es la hora a la que despierto.
Un recuerdo inolvidable: Las olas del pasado swell del norte en octubre del 2020.
Un país en el mundo: Mi país, República Dominicana.
Una anécdota con jenny que pueda compartir: Son tantas (risas), «aprovecha tu tiempo y oportunidades». 

“Creemos importante que su legado se conozca desde otros puntos de vista, no solo como REFERENTE de la moda dominicana, sino como mujer apasionada, de alma libre y luchadora, emprendedora Y madre soltera, con una visión del mundo distinta, desde una sociedad conservadora y con muchas ataduras”.