InicioColumnistasColaboradoresBody and Soul: Rol sano del padre

Body and Soul: Rol sano del padre

 

BODY AND SOUL.

Rol sano del padre

A propósito de esta edición especial del Día de los Padres, quisimos entrevistar a Arisleydi Sánchez, Máster en psicóloga clínica Infanto Juvenil, del centro Vida y Familia Ana Simó, para que nos iluminara sobre este tema tan importante; para lograr seres humanos más sanos emocionalmente. Un aspecto importante y que la experta trabaja en su día a día, es el hecho de que las madres deben entender que su pareja puede hacer las cosas competentes al hijo que tienen en común, claro a su manera, y esto no significa que necesiten ayuda o supervisión constante. Arisleydi trabaja de igual manera con los hombres, explicándoles su importancia vital dentro de la crianza de los hijos. “Trabajo mucho con los padres de que entiendan que aunque culturalmente no se promueve el rol de papá, es igual de importante que el de mamá, lo que pasa es, que mamá tiene un vínculo con el bebé desde el embarazo, pero no le quita cuál es su rol dentro de la dinámica. Biológicamente está comprobado cuáles son las competencias que papá aporta. Puede hacerlo todo, cambiar pañales, alimentar al niño/a , sin que la madre le dé instrucciones y demás, papá puede crear su vínculo, que será diferente, pero va a hacer igual de maravilloso”.

«La primera habilidad que aporta papá, es la independencia». Arisleydi sánchez.

HABILIDADES

La primera habilidad que aporta papá, es la independencia. Cuando el niño nace, lo hace sin saber o sin entender que es un ente individual, sino que se ve apegado a su madre, hasta físicamente. Cuando un padre está presente se arma el triángulo relacional el cual le muestra al niño que cuando está con el padre, es independiente de la madre que no está apegada a él y, cuando el padre interactúa con la madre y el niño está en otro lado, le sigue mostrando al niño que es un ser individual e independiente. Si esto no se da, es más difícil para el niño desapegarse sanamente de la madre y entender que es un individuo solo y que puede llegar a ser autónomo”, argumenta Sánchez. De igual modo, la experta abunda que es importante este triángulo, ya que le enseña al niño, otra opción de apego, otra manera de vincularse, otra forma de relacionarse, y esto trae como consecuencia que el individuo aprenda que hay más opciones y esto asegura un vínculo sano, le facilita al niño que en su adultez entienda que hay opciones.

ENFOCADO EN SOLUCIONES

Es importante destacar que los hombres están más orientados a buscar las soluciones. Por ende, el padre enseña que cuando hay problemática o un conflicto, hay que ir directo a la solución, para resolver. El padre le muestra al niño esta competencia de buscar solución rápida y oportuna ante cualquier necesidad. Las mujeres son más cuidadoras, protectoras, el padre enseña al niño a sobreponerse ante el rechazo, ante la pérdida, a seguir adelante, a volver a intentar las cosas, el padre incita a la independencia, a la voluntad, el padre tiene más habilidades para educar sobre el mundo social, lo que está fuera de la casa.

«El padre enseña al niño a sobreponerse ante el rechazo, ante la pérdida, a seguir adelante, a volver a intentar las cosas,   educa sobre el mundo social, lo que esta fuera de la casa».

AUTOCONFIANZA

Mientras la madre es más cuidadora, no quiere que el niño explore, que no corra riesgo, que no se lance a la aventura, el padre por el contrario, alienta a que se tire, que yo estoy aquí para cuidarlo, esto ayuda a que el niño desarrolle la autoconfianza y una autoestima basada en las propias capacidades. Mamá dice, ven que yo te ayudo, que yo te cargo, o no permite que pase por ningún peligro, el padre hace lo opuesto, incentiva a aprender, motiva la voluntad, que corra riesgos. En un universo donde el hombre no está, le va a costar más saber interactuar en un mundo donde hay ambos sexos. Parte de guiar, educar y apoyar, es que el niño tenga un ejemplo de cuáles son los caminos que tiene que abrirse, aunque luego elija abrírselo de otra manera. Tiene que tener alguien a quien seguir.

AUSENCIA PATERNA

En la primera infancia, impactará de forma negativa en las niñas, el tema de esa figura masculina que lo ve como un héroe, un punto de referencia para ir desarrollando su identidad sexual y su orientación. A las niñas le impacta más a estas edades. Con los niños marca más en la adolescencia y en la preadolescencia porque aquí es que este niño, necesita el punto de referencia a seguir, a imitar y actuar y, a poder intercambiar el aspecto conductual relacional y de la sexualidad. La ausencia del padre se vive como un abandono y cada quien lo va a vivir dependiendo de sus propios recursos, cómo internaliza esa historia. Lo segundo, es cómo la familia haya respondido a esa historia de abandono, ya sea que haya un padre sustituto, un abuelo, o que no lo haya, o que se hable mal de ese padre.

RECOMENDACIONES

Recomendaría a que los padres se empoderen, esto quiere decir, que demuestren que tienen la capacidad para involucrarse plenamente en todo lo relacionado a sus hijos. Las mujeres deben aceptar que los hombres lo van a hacer de manera diferente, pero esto no quiere decir, que lo están haciendo mal. Es lo rico de la crianza, hay diferencias entre un hombre y una mujer y que es importante para el niño, ya que enseña flexibilidad, respeto ante la diferencia, se da cuando las dos figuras están interactuando juntas, no necesariamente como parejas, sino involucradas en la crianza, aunque no vivan dentro de un mismo hogar.

Editorial

Paternidad con responsabilidad

Si bien es cierto que nadie enseña a un hombre y a una mujer a ser padres, no menos cierto es que, esa decisión debe sopesarse, meditarse y planificarse. Es lamentable cómo se tienen niños por razones tan absurdas como: porque es “lógico” o porque la alarma del reloj biológico se ha disparado y me recuerda que ya es hora de procrear.
Ser padre es mucho más que engendrar. Es ser responsable de una vida, de su historia, de su personalidad, de sus valores, creencias, miedos, estilo de apego, entre otras muchas características que no cabría aquí mencionar.
Por lo tanto, es más que un juego y no debe obedecer a las presiones externas o a lo que la sociedad espera y demanda de cualquier ser humano. No me refiero a que nadie los tenga, de ninguna manera, sino más bien, a que entendamos que no es un objetivo, una meta, un sueño, un aliciente para el matrimonio… es algo más que completar un requisito.
Tengo un amigo que en una ocasión me dijo: “Ya es hora de que tenga un hijo, porque ¿quién me va a cuidar cuando yo sea viejo?”, a lo que respondí: “Los hijos no se tienen para que te cuiden, no es un intercambio, no suscribes un contrato, porque no son un apéndice de uno”. Todo esto me recuerda al famoso escrito de Khalil Gibrán: “Tus hijos, no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida deseosa de sí misma… No vienen de ti, sino a través de ti y aunque estén contigo no te pertenecen…Asumamos la paternidad con responsabilidad.

 

 

Ricardo Pichardo
Espacio enfocado en resaltar el bienestar holístico del ser humano: alimentación, ejercicios, salud mental y espiritual. Todos los temas son tratados por los mejores profesionales del país con un formato de fácil e interesante lectura. #BodyandSoul
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Alberto de Mónaco desmiente rumores de divorcio y pide...

A solo unas semanas de que la princesa Charlene regresara para luego irse al extranjero, en un 'retiro terapéutico'...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -