Inicio Entrevistas Internacional Raimundo Gaby: «Los momentos más importantes de la vida siempre vienen acompañados de platillos y una buena copa de vino”

Raimundo Gaby: «Los momentos más importantes de la vida siempre vienen acompañados de platillos y una buena copa de vino”

0
Raimundo Gaby: «Los momentos más importantes de la vida siempre vienen acompañados de platillos y una buena copa de vino”

INTERNACIONAL.

Raimundo Gaby

entrevista: Natalia Nachón / fotos: Fuente externa
Recién cerraba la puerta de su carro cuando recibió nuestra llamada. Este profesor estrella de artes culinarias y vino de Estados Unidos sabe lo que es vivir con agenda apretada en medio de la adrenalina propia de la gran manzana.
“Hola, es Raimundo”, respondió en inglés y rápidamente percibí el acento. “Me gustaría que me contase su historia Sr. Gaby, empezando por el lugar donde nació”, le comento luego del saludo. “Amazonas, Brasil”, dijo entre risas; y no les voy a mentir, fue justo allí cuando enganché.

Resulta que el estudiante de Columbia y a la vez maestro durante 13 años de Sommeliers, Chefs en Vinos y Artes Culinarias en The Culinary Institute of America de Nueva York, tiene origen muy distinto en idioma y espacio a lo que vive en el presente. Antes de la “jungla de concreto” habitó una real, rodeada de árboles y ríos que debía cruzar en canoa para llegar a clases.

«Los momentos más importantes de la vida siempre vienen acompañados de platillos y una buena copa de vino”

Es descendiente de Libaneses y su madre fue la primera mujer en emprender un negocio en su ciudad: un restaurante, de modo que la gastronomía fue la magia que movió su infancia. “Donde crecí, todos aprendíamos a cocinar desde pequeños, y yo me enamoré de ese arte”, así que cuando llegó el momento de partir a otra ciudad para continuar los estudios universitarios, los retornos a casa para las vacaciones siempre tenían lugar en la cocina de aquel restaurante, donde ayudaba como chef.
Se matriculó en la carrera de agricultura, quizás por también haber crecido viendo y practicando el ejercicio en la granja de su padre. Durante su último año de carrera viajó de intercambio a Massachusetts, E.E. U.U, con la meta de estudiar sobre vegetales y plantas tropicales, lo que jamás imaginó fue cómo estaba la vida por cambiarle cuando regresara Brasil, y no necesariamente me refiero a la graduación. Su novia norteamericana estaba esperando bebé, así que no pasaron muchos días antes de que Gaby se despidiera nueva vez de sus padres para volar, ahora por tiempo indefinido.
Su llegada a Norteamérica se vio marcada por el paso del Huracán Bob, circunstancia a la que pudo sacarle mucho provecho, poniendo su profesión en acción. Sanó siembras y logró mejoras en poco tiempo; pero esa vena culinaria seguía punzante. Buscó trabajo como chef y escalaba de manera rápida, hasta verse asesorando los espacios donde estaba, creando platillos, bebidas y logrando los maridajes perfectos. “Honestamente pensé que me quedaría en la cocina, porque no me consideraba una persona muy extrovertida, pero mírame ahora”.

Su relación con el vino fue diferente, nos confesó empezar a tomarlo a temprana edad, solo en ocasiones especiales. Luego, se convirtió en un fiel acompañante de sus reuniones, hasta que lo decidió llevar a estudio, capacitándose a través de catas y visitando uno que otro viñedo, llegando a convertirse en Sommelier. Sin embargo admite que lo que más disfrutaba de una copa de vino era el plato con el que lo acompañaba. Es así como 13 años atrás se convirtió en el Wine Director de los James Beard Media Awards.
Lo de maestro lo lleva en las venas, tenía algunos 12 años cuando se estrenaba como profesor de tutoría para los adultos que aún no terminaban la primaria. De hecho, lo de estudiar educación fue el único sueño que tuvo claro en la vida desde siempre, y que este 17 de Mayo; un día antes de llegar a nuestro país para protagonizar el Santo Domingo Wine Fest; que se gradúa del PHD (Doctorado) en la universidad de Columbia.
Para finalizar aquella conversación, le pregunté por alguna frase que lograra definir su vida y me dijo: “No tengo frase pero tengo un tatuaje del Ave Fénix, porque creo que todos los obstáculos o situaciones que me ha presentado la vida, me han hecho nacer nueva vez con piel más fuerte sin tocarme el corazón”.