InicioRitmo PersonalBitacoraLa ruta para llegar a la Sierra de Bahoruco

La ruta para llegar a la Sierra de Bahoruco

Es un camino lleno de dificultades y nada confortable, pero paga con hermosos tesoros el esfuerzo. Por esta ruta de caminos difíciles, como el tramo La Placa-Zapotén, podrán apreciar los diferentes tipos de bosques, desde el bosque seco, hasta el de nieblas, que alberga especies de aves endémicas como nuestro Trogón de la Hispaniola, Chi-cuíes, nuestra variante de las alturas de nuestros dos tódidos  endémicos, nuestro Zorzal de La Selle, uno de los zorzales más amenazado sobre la tierra, el Chirrí de Bahoruco, uno de nuestros dos chirríes endémicos, así como la Cigüita Aliblanca y de Cola Verde, ambas endémicas y de alturas.

Varias paradas

En esta hermosa aventura hay varias paradas obligatorias. En La Placa, antes de ascender a Zapotén, podemos disfrutar de varios tesoros endémicos entre los cuales está un caracol que recuerda a los caramelos de navidad o canquiñas de infancia y es el Liguus virgineus, endémico de nuestra isla, varias aves endémicas y a uno de nuestros coccyzus más amenazados, endémico y fijo en La Placa, como el Cúa (coccyzus rufigularis), así como nuestro Barrancolí de la Llanura (Todus subulatus) y nuestro víreo endémico ¡la Cigüita Juliana! Ya en Zapotén, estaremos dentro del bosque nublado con todos sus tesoros.

Caracol que recuerda a los caramelos de navidad o canquiñas de infancia: el Liguus virgineus,

Hay una parada obligatoria en la caseta de MA, pintada de verde, en Zapotén y antes de llegar a Villa y Loma del Toro. Esta caseta es quien nos da la bienvenida al corazón de la Sierra ¡y representa mucho para los fotógrafos conservacionistas!  Esta, justamente construida en lo que fue, en el pasado, el mirador y lugar de acampar de la insigne maestra ornitóloga Annabelle Stockton de Dod.

Maestra ornitóloga Annabelle Stockton de Dod.

Justo ahí ella estudió, observó, contabilizó y dibujó a mano las especies endémicas y amenazadas de nuestra avifauna. Por lo tanto, esa caseta, para mí, representa la memoria de nuestra maestra Annabelle Stockton de Dod, a quien tanto le debemos los fotógrafos y naturalistas. Esa caseta, además de ser la cara que da la bienvenida a la Sierra, representa la memoria de Annabelle y es el lugar ideal para disfrutar una parada, un descanso luego de la carretera a partir de La Placa. Ahí, acampé y dormí en catre, junto a mi colega y amigo fotógrafo Dr. José R. López Luciano.

Luego de Zapotén, la Sierra abre sus brazos y nos cobija con una temperatura maravillosa, el canto de los jilgueros (Myadestes genibarbis) que aparecen en pareja en la foto.

La famosa curva del Zorzal de la Selle, del Chirrí y del Zorzal de Bicknell, una especie migratoria amenazada que se refugia en el corazón de la Sierra, ante la salud de un bosque de niebla, ¡que debemos cuidar y defender a toda costa! La siguiente parada debe ser entrar a Villa Aída, una planicie llena de margaritas silvestres y el mejor lugar para acampar en toda la sierra de Bahoruco y subir a Loma del Toro, por ser el segundo lugar más alto y en cuyos pretiles anida la especie más icónica de la isla, como “el diablotín”, un petrel de mar que anida en las alturas de nuestra amada Sierra. Esto confirma que ella tiene todos los tesoros, incluso los del mar.

Descender

Luego, comenzamos a descender hacia Los Arroyos, sin dejar de observar a otro tesoro endémico, nuestra Cigua Pico Cruzado (Loxia megaplaga), reducto del pleistoceno y atrapada en la parte más alta de nuestras montañas. Esta especie es dependiente del pino endémico de la Sierra de Bahoruco, pues es la única dentro de nuestra avifauna, además de las cotorras, que es capaz de romper y alimentarse de los conos y semillas de Pinus occidentalis, nuestros pinos endémicos, y que, si se agotan con las talas y fuegos forestales, esta ave protegida que se alimenta de sus semillas sería impactada a riesgo de su desaparición.

Luego, llegar a Los Arroyos, donde forrajean los zorzales de la Selle temprano en la mañana, buscando lombrices y, además de visitar la caseta ubicada en ese lugar, podemos recorrer varios senderos habilitados con el tiempo, y con las huellas de mi compañero de viaje, Marino González, y nuestro guía, ¡Nicolás Corona!

Siembra de Aguacates

Lamentablemente, este lugar, Los Arroyos, casa del zorzal más amenazado del planeta tierra, el Zorzal de la Selle, ha sido ocupado y sembrado de aguacates dentro de un parque Nacional, atentando contra varias especies amenazadas, y con pérdida del bosque de niebla, que es de vital importancia para esas especies amenazadas y ¡¡para nuestra amada Sierra Encantada!!

Gabriela Hungria
Comunicadora Social. Creativa y apasionada por las artes y el entretenimiento. Me gusta entrevistar y conocer personas. Amante de la gastronomía y escribir sobre el tema.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

El gran debut de Delphine de Bélgica como princesa

Delphine de Bélgica, hija reconocida por Alberto II de Bélgica, ha vivido hoy un día inolvidable y que sin...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -