Inicio Whispers Guías Michelin y Repsol premian lo excelso del arte culinario

Guías Michelin y Repsol premian lo excelso del arte culinario

Guías Michelin y Repsol

Fotos: Fuente externa

La gastronomía es sin duda uno de los mayores tesoros que posee el ser humano a nivel cultural, debido a que va más allá de una rica comida, significa plasmar en un platillo la herencia de una nación que se transmite de generación en generación, deleitando a plenitud los sentidos de los comensales.

Los restaurantes considerados como lo mejor de lo mejor tienen la oportunidad de ser reconocidos por dos entidades que premian la excelencia en sus servicios culinarios, les hablamos de las guías Michelin y Repsol, que califican a las casas de comidas si cumplen con los lineamientos que han establecido cada una.

Los galardones que otorgan ambas son semejantes y se dividen en varias categorías: una, dos y tres estrellas, en el caso de la Guía Michelin, y la misma cantidad de soles, en lo que concierne a la Guía Repsol.

Primer restaurante vegano con una estrella Michelin.

La veteranía con la que cuentan los inspectores que conceden los galardones a los restaurantes es el aval que garantiza que los parajes culinarios seleccionados cumplen con los estándares requeridos por ellos. Cabe destacar que los mejores restaurantes aparecen en los manuales no siempre tienen la misma calificación, y los hay que solo están en una de las dos.

Historia

A la Guía Michelin se le cataloga como la pionera en la clasificación de epicentros gastronómicos en todo el mundo. Su primera edición, en Francia, es de 1900, pero no fue hasta 1920 cuando empezó a hablar de restaurantes. Seis años después comenzó a otorgar estrellas, pero fue en el 1931 que se fundamentó la clasificación actual, de una, dos y tres estrellas. En este periodo, la compañía de neumáticos contaba con una versión española de la Guía, por lo que las primeras estrellas actuales se repartieron en España ese mismo año.

Guías Michelin y Repsol

En lo que respecta a la Guía Repsol es mucho más joven en el mercado. Su origen data a 1979, cuando lo que se conocía como Campsa editó una Guía del Viajero, que ya integraba información gastronómica y una calificación de restaurantes en una escala de “soles” (por entonces, de uno a cuatro) dada por la Cofradía de la Buena Mesa. En 2009, con la unificación de las marcas Campsa y Repsol, nacía como tal la esta guía y se recuperó la calificación en uno, dos y tres soles, a imagen y semejanza de la Michelin.

En tanto, el rol de la Guía Repsol tiene criterios adicionales con respecto al servicio, su primer sol y estrella deberían otorgarse a los sitios en los que merece la pena visitar; la segunda calificación a aquellos en los que merece la pena desviarse y, la tercera, a aquellos restaurantes que justifican por si solos el viaje.

Equipo de inspección

Michelin ostenta unos 50 inspectores en plantilla a nivel europeo, especialistas de la hostelería, de los cuales nueve se asientan en España y Portugal. Sobre todo para la concesión de dos o tres estrellas los restaurantes reciben siempre visita de los profesionales de otro país. Esta guía no segrega el número de visitas que hace cada año, pero fuentes de la compañía afirman que, como mínimo, se asisten todos los restaurantes que aparecen en la guía una vez, y en muchos casos, se hacen varios viajes. Para conceder tres estrellas, aseguran, se han llegado a hacer ocho inspecciones a un restaurante.

No obstante, en la Repsol trabajan 53 inspectores, pero no lo hacen a tiempo completo: son expertos de distintos ámbitos laborales, sin vinculación directa con el sector de la hostelería. Así que, aunque son más que los de Michelin, no necesariamente se realizan más visitas.