Inicio Columnistas P.S. It's Fancy Los 50 años de Ralph Lauren

Los 50 años de Ralph Lauren

P.S.IT’S FANCY.

Front Row

“Hoy celebramos al hombre que por cinco décadas ha diseñado nuestros sueños”, Oprah Winfrey.

Las bodas de oro se celebran a lo grande y más cuando las nupcias han sido con la moda. Sin lugar a dudas, este New York Fashion Week tuvo un sabor especial para Ralph Lauren, un recorrido emocional a través de las piezas y el espíritu incluyente de sus diseños fueron una de las características que hicieron de su 50 aniversario una noche inolvidable.

La Fuente y Terraza Bethesda del Central Park se convirtieron en la pasarela más emocionante de todas donde Oprah Winfrey, Carolina Herrera, Hillary Clinton, Steven Spielberg, Robert De Niro, Anna Wintour, Vera Wang estuvieron celebrando desde primera fila al hombre cuyos esfuerzos empresariales y filantrópicos han marcado vidas y al creativo que construyó todo un imperio que nació con una pequeña colección de corbatas.

 

El terciopelo, Las capas italianas, las chaquetas de mangas abullonadas, las Bermudas beige, las Faldas de lentejuelas, Los vestidos de patchwork (un tejido hecho por la unión de pequeñas piezas de telas cosidas entre sí), Polos Hi Tech y el icónico jersey de los 80 con la bandera estadounidense; todos formaron parte de la propuesta exhibida esa noche por modelos que iban desde los cinco hasta los setenta años, de raíces distintas, pero igual de hermosos.

«crear y compartir una experiencia de pasarela que fuera profundamente personal y un resumen del estilo en el que siempre he creído: personal, auténtico y eterno es la mejor manera de honrar estos 50 años», dijo Ralph Lauren.

EDITORIAL.

Recuerdo la primera vez que escuché eso de la «globalización» y la fascinación con la que grandes maestros nos compartían la idea de que todos los seres humanos estaríamos conectados indistintamente de la ubicación geográfica algún día.

No fue mucho después de aquella clase cuando las redes sociales y los blogs adquirieron fuerza y terminaron abriendo todo un universo donde no solo predominaba la inmediatez, sino que, para nuestra sorpresa, también se convirtieron en vientres virtuales de importantes influenciadores y poderosos vínculos sentimentales, hasta el punto donde, a pesar de que se debate eso de que «la tecnología suele distanciarnos de los que tenemos cerca», no se discute la realidad de que aproxima nuestras almas a los que tenemos más lejos.

Fue justo eso lo que experimentó el mundo con Kyrzayda Rodríguez, la bloguera dominicana que brilló con intensidad en las calles de New York, quien además de conquistarnos con su optimismo, seguridad, inigualable estilo y sabios consejos sobre el logro de los sueños, nos hizo partícipes de su lucha contra el cáncer de estómago hasta el último de sus días. Fuimos parte de su historia, tanto como ella inspiró y continúa inspirando la nuestra. Y creo que esa es una de las oportunidades más maravillosas de esta enigmática y hermosa era.