Inicio Columnistas Body And Soul Tips para una buena recuperación luego de la cirugía plástica

Tips para una buena recuperación luego de la cirugía plástica

0
Tips para una buena recuperación luego de la cirugía plástica

BODY AND SOUL.

Tips para una buena recuperación luego de la cirugía plástica

Screen Shot 2017-03-30 at 3.19.52 PM

IMG_9921 copy
No estoy en contra de las cirugías plásticas. Aunque prefiero que logremos nuestros propósitos estéticos de la mano de ejercicios y buena alimentación, no podemos tapar el sol con un dedo. En algunas ocasiones, es necesario el toque del cirujano para arreglar ciertas áreas. Atendiendo a esto, lo más importante es buscar el profesional calificado que va a trabajar con ética y criterio clínico para obtener los mejores resultados. Para la doctora Tania Molina, cuando hemos salido del quirófano, ya los resultados de nuestra cirugía van a depender en un 100 % del cuidado que tengamos. Es por ello que debemos estar comprometidos con nuestro bienestar y recuperación para evitar las consecuencias de un mal reposo.
La doctora ha enumerado para nosotros algunos consejos para una excelente recuperación, sin importar la cirugía que nos hayan realizado y optimizar los resultados luego de nuestra cirugía plástica.
Hidratación: lo más importante en una recuperación de cualquier tipo es mantenernos bien hidratados, agua, jugos naturales, gatorade, etc., en cantidades industriales, pues imaginemos nuestro cuerpo como una máquina a la que hay que echarle combustible para trabajar, y en esta ocasión necesita trabajar bastante: sanar, cicatrizar y recuperarse.
Cero estrés: la mente es poderosa y sus actuaciones serán siempre reflejadas en nuestro físico, por ello mantenernos en un estado de paz y relajación total, hará que cualquier operación se recupere de lo mejor.
Mente positiva: en el mismo tenor del consejo anterior, respecto a los poderes de la mente, cuando hemos salido de quirófano, desde el preciso momento que ha pasado la anestesia empezamos nuestra recuperación y de inmediato comenzamos también a pensar miles de cosas: ¿Cómo quedaremos? ¿Será lo que pedí? “Como que no se ve bien”, “y qué será eso que se ve ahí”, en fin miles de dudas y cuestionamientos muchas veces negativos, y hablo en serio cuando digo que esa negatividad puede actuar, y el cuerpo hacer lo que ordena la mente. Por ello debemos mantenernos siempre positivas/os.
No te automediques: por menos riesgoso que parezca automedicarse, pues estamos acostumbrados a ello, utiliza única y exclusivamente los medicamentos indicados por tu médico, pues hemos pasado por un procedimiento y nuestro cuerpo no está en un estado normal, por lo que no sabemos si con automedicarnos estaríamos dañándonos.
No toques las heridas: queda rotundamente prohibido, sin autorización del médico, retirar los vendajes y tocar las heridas, ya seamos nosotros mismos o cualquier otra persona, pues cualquier contacto con un objeto o una mano contaminada puede atraer infecciones.
No calles nada: si ves algo fuera de lo común, o sientes un dolor o molestia que no resistes, o extraña a lo acostumbrado, no te quedes con ello ni mucho menos intentes solucionarlo por ti mismo, ponte en contacto con tu cirujano plástico o alguien de su equipo a la mayor brevedad posible.
Los masajes: “un dolor que alivia”, al menos que no haya sido una mamoplastía, los masajes posquirúrgicos son sumamente importantes, ayudarán con la retención de líquidos, los moretones y la inflamación, y claro, que sean realizados por un profesional en el área.
La cámara hiperbárica: la oxigenación hiperbárica ayudará a proporcionar una mayor cantidad de oxígeno a los tejidos que han sido lesionados por la operación, ayudará a aumentar el flujo sanguíneo, y a una mejor recuperación.
Hidratación de la piel: aunque tomemos mucho líquido, debemos ayudar a la piel estirada a que tenga una buena adaptación, y nunca está de más hidratar nuestra piel con cremas y aceites para regularizar la tensión de la misma.
Adiós al sol: por lo menos por unos días lo más recomendable es no exponernos al sol, ni mucho menos tomar bronceados, ya que nuestra piel se encuentra en un estado sumamente delicado aunque no lo creamos, y los rayos del sol le hacen mucho daño, pues deshidrata y reseca la piel. Realizar ejercicios y una dieta balanceada desde que su cirujano certificado se lo indique son las claves para que nuestro procedimiento se mantenga y perdure sus resultados por muchos años. Recuerda que la clave del éxito es cambiar los hábitos que nos hicieron llegar al lugar que nos disgustaba.

EDITORIAL.

La Aceptación

Foto-nueva-Ricardo-2017

Por recomendación de una amiga, me animé a ver la más reciente película del actor estadounidense Will Smith. En inglés, el nombre del largometraje es Collateral Beauty, traducido al español sería Belleza Colateral. Se trata de una triste historia de un padre que ha perdido a su pequeña hija a causa de un tipo de cáncer. Aunque hay otros aprendizajes a lo largo de la historia, me centraré en el principal: la importancia de la aceptación. Aunque es fácil de decir, pero muy difícil de poner en práctica, es lo que va a permitir sanar, corregir, recapacitar, reencausar nuestra vida por senderos más claros y saludables. Tras la muerte de su pequeña, como es obvio, su mundo se desplomó, y aquel empresario exitoso, con frases de motivación a flor de piel, con negocios prósperos, se encerró en sí mismo. A través de ciertas artimañas, sus amigos cercanos, intentaron hacerlo reaccionar, pero solo cuando fue capaz de aceptar su situación, ponerle nombre a su depresión, esbozar por primera vez la causa del deceso de su hija, solo así pudo salir a flote del naufragio de sentimientos que le desbordaba. La invitación es a aceptar y a aceptarnos. Mirar de frente el dolor, no taparlo o esquivarlo, sino enfrentarlo, llamarlo por su nombre, solo así conseguiremos alivio y consuelo por paradójico que parezca.

firma-ricardo