InicioEntrevistas-Portada-Lía Pellerano: "Gracias a Tomás Alejandro mi corazón se siente pleno"

Lía Pellerano: «Gracias a Tomás Alejandro mi corazón se siente pleno»

Fotos: Robert Vásquez asistente de fotografía: Denio Rodríguez estilismo: Giovanna Vásquez asistente de estilismo: Mariale Troncoso maquillaje: BryanSu Peinado: Sergio Bertrán vestuario de Tomás Alejandro: Piruleta agradecimientos: Nancy Handal de Mejía y el equipo de Museo Trampolín

“Mi mamá me enseñó a ser mamá”.

Cuando Dios bendice a una mujer con el don de dar vida, significa que le está dando la oportunidad de volver a nacer, le está regalando otro corazón que late fuera de su cuerpo, le está donando sonrisas que se plasman en otro rostro, pero sobre todo, le está permitiendo inmortalizar el sentimiento más noble, sublime y puro que pueda existir: el amor de madre… Así, como le sucedió a la protagonista de nuestra edición especial por el Día de las Madres.

Aquella mañana soleada y de por sí cálida nos hizo una emotiva invitación a la emblemática Ciudad Colonial para contemplar cómo dos almas se entrelazaron hasta convertirse en una sola, irradiando el más hermoso y genuino amor. El Museo Trampolín, obra inmortal de doña Rosa Gómez de Mejía, se estremeció con cada sonrisa y gesto de ternura que desbordaba Lía Pellerano y su hijo Tomás Alejandro, en total complicidad. Un cúmulo de emociones embargaron el corazón de esta madre abnegada, que por momentos quedaba ensimismada, al verse a sí misma a través de los ojos de su más perfecta obra, aquella que acogía entre sus brazos y acurrucaba con real esmero como aquel primer día cuando le dio la bienvenida a este mundo y juró amarle más allá de la vida eterna. Nosotros, literalmente, morimos de amor.

Lía Pellerano

AMOROSA.

RITMO SOCIAL: ¿Qué significado tiene para usted Tomás Alejandro?

LÍA PELLERANO: Es que Tomás es mi vida entera, él llegó a mi vida para cambiarla. Yo aprendí con él lo que es un amor mucho más grande que mí misma. Mi corazón se siente pleno, y es algo que nunca había vivido antes. Él va primero en cada decisión que tomo en mi vida, desde cómo le puede afectar en su día a día, a las cuestiones a largo plazo. Yo pienso en él desinteresadamente, algo que pocas veces sucede con otro tipo de relaciones. Siento que es un amor en su estado puro. 

RS: Evoquemos aquel día en que trajo al mundo a su hijo. ¿Qué recuerda precisamente?

LP: Recuerdo cuando me lo pusieron en los brazos para abrazarlo, su olor me volvió loca. Era el bebé más bello que había visto en mi vida entera. Fue una situación surreal, porque yo me veía a mí misma desde fuera, preguntándome si era un sueño. Yo lo sentí durante tantos meses en mi barriga, pero todavía no había formado una conexión fuerte. Sin embargo, desde que lo pude ver en persona, algo se activó en mí. Ahí sentí que era real y que era mío. Ahora, con la edad que tiene, cada día que va pasando esa conexión se va fortaleciendo. Al principio me sentía sobrecogida, sobre todo por ser madre primeriza… Pero cuando hoy ese niño se agarra de mi, me entierra las manitos y me amarra las piernitas para que no me vaya, eso me derrite.

RS: Siempre ocurren cambios en una mujer cuando se convierte en madre. ¿Qué cambió en usted?

LP: Me siento más segura de mí misma. Yo antes era más insegura con mi proyección física, pero hoy eso no es mi prioridad. No le estoy dando importancia a las banalidades, sino a las cosas que se lo merecen. Cuando hablo con la gente o si salgo en público, ya no me preocupo tanto de lo que el otro vaya a pensar. Y este cambio se dio sin yo estar consciente de… Sencillamente pasó, porque hoy mi vista está enfocada en otras prioridades.

“Mi madre y yo Estamos compenetradas y apegadas como nunca antes. Aparte, le tengo un agradecimiento infinito. Quiero que ella sienta lo importante que es, que ha sido y que va a ser en mi vida”.

RS: ¿Qué aprendizajes le ha dado su hijo Tomás Alejandro?

LP: Estoy organizada como nunca profesionalmente, porque esas nuevas prioridades me han obligado a buscar un equilibrio. Me estoy retando como nunca, porque ahora confío tanto en mí que sé que puedo afrontar cualquier reto. Todavía algunos me dan miedo, pero a diferencia de antes, hoy sé que puedo lograrlos.

RS: ¿Cómo suelen ser sus días con su retoño?

LP: Me despierto a un cuarto para las ocho y entonces lo baño. Tras desayunar, lo llevo al colegio. Hasta las once y treinta estoy en mi oficina, totalmente concentrada en mi trabajo; cuando él está fuera de casa me dedico 100 por ciento a mis asuntos profesionales. Entonces, lo paso a buscar, y cuando regresamos a la casa, él duerme un rato; mientras duerme, le preparamos el almuerzo. Siempre estoy involucrada en lo que él come… ¡y le gusta de todo a ese comeloncito! Yo trato de equilibrar su menú, con frutas, vegetales y proteínas. Le hacemos paletas de helado y arepas venezolanas rellenas de vegetales como merienda; me pongo creativa inventando. Luego jugamos un tanto para que descanse y lo llevamos a su clase de la tarde, que normalmente es de música, donde yo participo con él. Esa es mi hora sagrada con mi hijo. Después él duerme una siesta, lo bañamos, él toma la cena y ya a las siete y treinta está durmiendo. Yo termino explotada, pero aquí comienza mi tiempo para mí. Me quedo compartiendo con Martín, viendo películas o series, o investigando y leyendo. 

RS: ¿Cómo ha sabido equilibrar su vida profesional y la de madre?

LP: Precisamente así: creando un horario y una rutina que me ayude a evitar las interrupciones o perder tiempo precioso. 

RS: Su hermoso bebé casi arriba a su primer año. ¿Qué emociones embargan su corazón?

LP: Mi amiga Oriett Domenech, la diseñadora de moda, me ha estado ayudando a habilitar y decorar su cuarto de juegos. Ahí vamos a realizar su primer cumpleaños, a modo de inauguración. Va a ser algo pequeño, solo con sus amiguitos del colegio, pero estoy ilusionada —he estado armando esto desde enero—. Se ha hecho con mucha atención al detalle, con mucho amor.

RS: ¿Qué lecciones inculcadas por su madre le han servido en esta etapa maternal?

LP: Mi mamá me enseñó a ser mamá. Todos los días aprendo de ella, desde la protección hasta la dedicación. Mi mamá todavía me corrige, me dice: “Deja el celular, para que puedas estar presente con tu bebé”. Todavía ella me guía; es estricta pero amorosa, lo cual es un balance perfecto. He tenido una suerte tremenda, con una mamá que está volcada en todos los aspectos de mi vida. Ese es el tipo de madre que quiero ser para Tomás Alejandro.

“Me siento más segura de mí misma. Yo antes era más insegura con mi proyección física, pero hoy eso no es mi prioridad. No le estoy dando importancia a las banalidades, sino a las cosas que se lo merecen”.

RS: La vida de padres es caóticamente hermosa. ¿Cómo usted y su esposo Martín Balbuena se han complementado para la crianza de su hijo? 

LP: Hemos formado un buen complemento, sin planificarlo mucho. Él es un papá superdivertido, porque tiene ese don y esa gracia con Tomás que yo no tengo —sus juegos son más divertidos que los míos, y Tomás desde que oye esa puerta, cuando él llega a la casa, se emociona—. Cuando estoy cansada, yo ni tengo que pedírselo: Martín se lo lleva y yo no oigo ni “jí”, y me puedo olvidar de todo por una hora. Si el niño llora o se despierta, él sale a socorrerlo; si se enferma, le da la medicina y lo añoña. Es un padre muy involucrado. Él llega corriendo temprano del trabajo para poder verlo antes de que lo duerman.

RS: ¿Cuál ha sido el momento más retador en esta nueva etapa?

LP: Crear ese equilibrio entre mis aspiraciones profesionales, que están a toda máquina, y mis metas familiares. Yo suelo ser muy ambiciosa y no tengo pausa; se me olvida que debo hacer una pausa y hacer cosas de adultos. Mientras más crece Tomás, más requiere de mí, y por eso tengo que ajustar ese equilibrio continuamente.

RS: En este Día de las Madres, ¿cuál mensaje le expresaría a su mamá?

LP: Que hoy la valoro más que nunca, realmente. Yo sé cuánto ella vale. Estoy más cerca suyo que jamás en mi vida. Estamos compenetradas y apegadas como nunca antes. Aparte, le tengo un agradecimiento infinito. Quiero que ella sienta lo importante que es, que ha sido y que va a ser en mi vida. Mi meta diaria es que ella sienta ese agradecimiento que le tengo. 

RS: En un futuro, ¿cuántos hijos le gustaría tener?

LP: Me gustaría tener otro más… ¡pero estamos en discusión!

“Mi madre todavía me guía; es estricta pero amorosa, lo cual es un balance perfecto. He tenido una suerte tremenda, con una mamá que está volcada en todos los aspectos de mi vida. Ese es el tipo de madre que quiero ser para Tomás Alejandro”.

RS: Mañana domingo 29 de mayo es el Día de las Madres. ¿Cómo le gustaría celebrarlo?

LP: Lo voy a pasar en familia: vamos a compartir entre todos, Tomás con mis sobrinos y yo con mis padres, mi esposo, mi hermano y mi cuñada.

RS: Cuéntenos, ¿cuáles son sus nuevos proyectos en la industria de la moda?

LP: Ya por fin puedo hablar de La Dorada, un proyecto de tienda online-offline enfocado en mi selección de lo mejor de la moda latinoamericana. Desde cualquier lugar del mundo van a poder comprar las colecciones más recientes —y otras piezas de archivo— de un grupo de diseñadores que admiro en todo el continente. Ya estará disponible des–de este junio en ladoradaonline.com.

RS: ¿Con qué sueña? ¿Cuáles metas le gustaría lograr?

LP: Yo trabajo para aportar algo en la industria en la que laboro. Mi sueño es, al retirarme, haber logrado un cambio, haber sido inspiración o una herramienta de promoción para las personas de las generaciones que vienen subiendo. Yo quiero abrir puertas al diseño de moda dominicana con mi plataforma o en proyectos como el Latin American Fashion Summit. Por eso, cada proyecto que escojo, lo hago siempre con ese fin ulterior. 

CONFESIONES ÍNTIMAS

Tomás Alejandro es… Mi felicidad.

Martín Balbuena significa… Mi compañero.

Una frase que la defina… Perseverar y nunca rendirse.

Quién la inspira… Mi mamá.

Con quién se identifica… Lauren Santo Domingo.

Un perfume… Acqua di Parma.

Una marca de diseñador… Leal Daccarett.

Una ciudad… París, siempre París.

Milagros De Jesús
Periodista, locutora y maestra de ceremonias. Amante de la escritura creativa y de las buenas historias.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

El polémico comentario del príncipe Harry sobre Isabel II

Cada vez que el príncipe Harry o Meghan conceden alguna entrevista, caen en la polémica, intencional o no, es...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -