Inicio Entrevistas Una líder en estos tiempos emprende su mejor versión

Una líder en estos tiempos emprende su mejor versión

Una líder

«Éxito, para mí, es disfrutar del proceso más allá que el resultado».

texto Priscilla Montero, psicóloga clínica de la salud emocional  foto Fuente externa

Las mujeres se han empoderado. Hoy, más que nunca, se destacan por su trabajo y esfuerzo. Considero que ha sido un cambio de perspectiva sobre los roles que “debe de asumir” un hombre o una mujer.

A nivel cultural y social, la diferencia de género se ha marcado de manera pronunciada, hasta el momento de despertar velando por una visión más humana, más allá de lo que te corresponde por ser mujer u hombre. 

Nuestras creencias determinan nuestros pasos y por lo que velamos, incluso nos hace seleccionar caminos y visualizar horizontes.

Ese “levantarse” puedo percibirlo más allá como una nueva creencia, rompiendo con tabúes y, sobre todo, con el enfrentamiento de que somos iguales, pero, para eso, primero debemos nosotras mismas, como mujeres, creer que merecemos y podemos ir más allá de un rol materno o función de cuidadora. 

Este empoderamiento como mujeres no solamente ha requerido de esa valentía de superación y demostrar constantemente que sí podemos.

Esto también ha conllevado una aceptación por parte del sexo masculino, asumiendo igualmente roles que rompen con lo que se espera de ser hombre. 

“Ser una mujer líder es tener la capacidad de ser vulnerables y permitirse el fallar sin la presión de tener que levantarse y animarse de inmediato”. 

¿Entonces, ¿qué es el éxito?

Soy fiel creyente de que el éxito no es un punto final o una meta establecida, tampoco es caminar con un punto focal para palpar y hacerlo nuestro. Para ser personas exitosas, debemos tener una buena relación con el fracaso.

¿Por qué? Porque gracias a los intentos “fallidos” construimos aprendizajes y apreciamos nuevas modalidades de cómo sí pudiese funcionar eso que nos hace vivir y latir. 

Éxito es una decisión de cada día, siendo personas constantes, pero, sobre todas las cosas, aprovechando las oportunidades de altas y bajas para conocerte mejor y, de esta manera, poder caminar con mayor propiedad. Éxito, para mí, es disfrutar del proceso más allá que el resultado.

La sociedad nos ha enseñado qué debe y puede hacer una mujer para alcanzar el éxito. ¿Qué tanto tiene que ver el liderazgo de una mujer con su bienestar emocional?

Más allá de ser líder, debemos de reconocer que somos humanas y que el bienestar emocional conlleva un todo, todo eso que nos conforma como mujeres y, sobre todo, de manera individual.

La sociedad nos enseña muchos caminos y, de manera natural, buscamos encajar en eso que es “bien visto”, pero eso tiende a ser muy cambiante y si no velamos por el conocimiento interno, lamentablemente, así mismo iremos cambiando nuestra valía, buscando complacer lo “esperado y adecuado” de manera constante. 

Ser líder

La palabra “líder” nos lleva a pensar que tenemos que ser personas con autoridad y hasta con distinción económica, pero, ¿de qué nos vale tener y dejar atrás al ser?

El bienestar requiere de equilibrio para poder encontrar estabilidad. Para esto, debemos ser líderes de nuestro ser para actuar con conciencia de eso que sí es necesario y de lo que no, pues el mundo y nuestro entorno no tendrán el freno para exigirnos cada vez más y mucho menos será responsable de nuestro cuidado físico y emocional.

 

Una mujer exitosa necesita…

Líder es sostener tus propias manos de manera comprensiva, es llevar los sueños de cinturón y el corazón en el timón de este camino que llamamos vida. Por eso es importante tener claro qué hace a una mujer exitosa:

• Capacidad de introspección para reconocer cuáles son sus necesidades del ahora, caminando para un mejor futuro.

• Retarse constantemente, entendiendo que sus límites se encuentran en sus pensamientos, más que en sus acciones.

• Asumir retos y responsabilidades.

• Tener la capacidad de recibir ayuda de los demás. 

• Visualizar objetivos y agregarle un toque de pasión y amor.

• Aplaudir mini-logros y pasos.

• Brindarse un tiempo fuera.

• Aprender de sí misma en momentos de desequilibrio y bajadas inesperadas.

• Disfrutar del camino, valorando cada instante porque lo pequeño se hace grande. 

¿Cuál debe ser el objetivo?

Es importante, además, entender que hay un objetivo que se debe tener claro y es el siguiente: Destacarse y pronunciar su mayor potencial de manera auténtica. Una líder busca, en cada etapa y ciclo vital, emprender su mejor versión. 

Una mujer líder en estos tiempos tiene la capacidad de proyectar sus sueños sin tantos rodeos, ni guiada por la línea de lo que “se debe” y “se espera” por el simple hecho de llevar consigo el género femenino. 

Líder porque sueña, se arriesga y se da el permiso, hoy en día, de florecer para poder crecer en eso que nos hace pertenecer. 

¿Qué es una mujer líder?

Mujer líder en estos tiempos es llevar con propiedad lo que la conforma, tomando decisiones, asumiendo riesgos y tener la capacidad de reconocer cuando, también, su pulso se ha quebrantado. 

Mujer que, con su valentía, compromiso, sensibilidad y capacidad de asumir retos que una vez atrás eran visiones borrosas escondidas en un anhelo, sin embargo, hoy llegan a ser pasos firmes con intenciones bien marcadas y determinadas.

Para mí, una mujer líder refleja fuerza, determinación y dedicación, además de eso que la hace ser una canción llena de emoción y resplandor. 

Para finalizar, el hecho de ser mujer líder hoy en día, es tener la capacidad de ser vulnerables y permitirse el fallar sin la presión de tener que levantarse y animarse de inmediato. La mujer es fuerte, débil, con heridas y temores. 

Y ¿cómo puede la mujer animarse?

Contando con una red de apoyo, como la pareja, familiares y amigos, pero, más que nada, permitiéndose sentir y vivir, dejando descansar la capa de súper heroína cuantas veces sea necesario.