Silvia Tcherassi: «Soy orgullosamente latinoamericana»

126
diseñadora silvia tcherassi

Nota de portada.

Silvia Tcherassi

“Soy orgullosamente Latinoamericana”

La afamada diseñadora colombiana resalta la femineidad y encanto a través de un nuevo lenguaje de moda que llama “elegancia sin esfuerzo”, una elegancia natural, sin pretensiones ni excesos. 

textos Rosanna Rivera fotos Jochy Fersobe y archivos Silvia Tcherassi agradecimientos a Ignacio Peñalver y Casa del

XVI, Patricia Reid Baquero estilismo Joselo Franjul asistencia de estilismo Monique Bodden modelos: Melanie Pérez,

Yireh Fernanda y Liz De Aza de Ossygeno Models Management maquillaje Eliotte Casimiro y Masha Ponukalova

peluquería Génesis Irlanda

Silvia nos cuenta que, a finales de 1985, estuvo con sus padres por primera vez en República Dominicana. Desde ese entonces vive encantada con este bello país y con el cual los colombianos tienen tantos vínculos que nos unen a través de nuestro mar Caribe:

“Llegar allí, recorrer la Ciudad Colonial, su mercado de artesanías, bailar merengue, visitar La Romana y llevar como recuerdo una pieza de Oscar de la Renta era todo un ritual. Yo escogí un clutch con su firma, el cual lucí por muchos años con gran orgullo.

Pero fue en 1999 cuando tuve el honor de presentar, junto con Oscar, el desfile inaugural de Colombiamoda en Medellín. ¡Fue un mutuo amor a primera vista! Desde ese momento me distinguió con su amistad, sus consejos, sus deferencias. Tanto, que en otra visita posterior que hizo a mi país, un periodista le preguntó a quiénes conocía en Colombia, y él, muy espontáneamente, respondió: “A Julio Mario Santo Domingo y a Silvia Tcherassi… son mis amigos”.

Como diseñadora de modas, como latinoamericana, me enorgullezco siempre al recordar su nombre. Su inocultable amor por su país, por sus raíces, su talento, su calidez, elegancia, humildad y grandeza. Oscar será siempre un ícono de Latinoamérica y un ejemplo a seguir.

En 2017, cuando fui invitada muy especialmente por el alcalde David Collado a presentar mi colección en DominicanaModa, no solo fui homenajeada por la Alcaldía como Huésped Ilustre, sino que conocí a Rosanna Rivera, con quien desde ese momento me une una linda amistad que se ha extendido a toda mi familia. Con ella, que es toda una embajadora de lujo de su país, hemos compartido momentos muy gratificantes e inolvidables, y he aprendido a querer más esta bella isla.

Gracias a Rosanna, pude volver hace poco a Santo Domingo, invitada esta vez por el periódico Listín Diario y tener la oportunidad de que me abrieran las puertas de los lugares históricos más hermosos de la Ciudad Colonial en Santo Domingo y poder tomar las fotos de mi última colección.

¡Qué días tan maravillosos disfrutamos mi familia y yo en el bellísimo hotel boutique de la familia Vicini, en Casas del XVI!; restaurado con la exquisitez y rigurosidad que solo aquellas personas orgullosas de sus ancestros están en capacidad de mantener.

Haber sido recibida en el Palacio Consistorial por la alcaldesa Carolina Mejía fue toda una experiencia; y me llenó de satisfacción ver a esta joven mujer al frente de la ciudad que la vio nacer y a la cual tiene mucho que ofrecer en el futuro de su país, tal como ya lo había hecho su padre desde la Presidencia de la República.

Luego fuimos recibidos por la primera dama Raquel Arbaje de Abinader, en los hermosos salones del Palacio Nacional. Su compromiso, sus capacidades, el amor por su país, hacen que uno sienta que todos esos proyectos e ideas que intercambiamos acerca de la niñez, las artesanías y las relaciones culturales de nuestros países sean toda una realidad.

Gracias a Noelia García de Pereyra, quién preside el Voluntariado de Banreservas y a Ignacio Peñalver, gerente de Casas del XVI y a todos aquellos que nos acogieron en forma tan cálida y espontánea en la ciudad de Santo Domingo.

¡Qué bello y enriquecedor fue volver a Punta Cana! Como colombiana, se siente uno tan estimulado al compartir con la familia Rainieri y ver todo lo que unos ciudadanos emprendedores, llenos de optimismo, de energía y amor por su país pueden lograr. Oír de Paola Rainieri y su esposo Juan Tomás Díaz, los ambiciosos proyectos que están desarrollando y todo lo que sus padres han logrado, lo llena a uno no solo de satisfacción, sino de fe en el futuro de nuestra región. Ojalá no solo llueva café en el campo, sino que lluevan también empresarios visionarios exitosos y a la vez comprometidos y conscientes de su responsabilidad social en toda nuestra América Latina. La Fundación Puntacana es fiel prueba de esto.

Como cantaba el merenguero, volveré. Volveré porque visitar República Dominicana es llenarse no solo de vida, de optimismo, de alegría, sino también tener la oportunidad desde sus bellas playas de soñar, y soñar en grande”.

RITMO SOCIAL: ¿Cómo fue su primer contacto con la moda? ¿Quién o de qué manera la introdujo a ese mundo?

SILVIA TCHERASSI: Desde pequeña me divertía la moda y todo lo relacionado con la estética, con el mundo del color. Me fascinaba crear mis propios looks, mezclando las camisas de mi papá y jugaba a vestirme con la ropa de mi madre. Al momento de estudiar, escogí el Diseño de Interiores, pero la moda siempre ha sido mi pasión. 

RS: Diseñadora… ¿se nace o se hace? 

ST: Se nace. En las universidades se puede aprender “Patronaje”, pero no hay ninguna materia que se llame “Talento”. Eso sí, el talento se puede perfeccionar, pero tiene que haber algo que sirva de punto de partida.

RS: ¿A qué le da más valor: a la disciplina o al talento? 

ST: Creo que ambos son igual de importantes porque un talento sin disciplina no te lleva a ninguna parte. Y puedes tener disciplina, pero no un talento específico, entonces, es mejor enfocar ese esfuerzo y compromiso en otra área donde la persona pueda tener una mayor proyección.

RS: Usted ha triunfado en Colombia, contrario a muchos diseñadores latinoamericanos que debieron abandonar su país para viajar y triunfar en los Estados Unidos. ¿En qué consiste su éxito en su propia casa?

ST: Es una doble satisfacción porque mis logros le dieron reconocimiento al diseño de modas que se hacía en Colombia e inspiró a una nueva generación. Colombia era reconocida por sus confecciones y textiles, pero no por su diseño. Y al ver una marca colombiana en las semanas de la moda de Milán y París, no solo validó mi marca, sino el diseño del país y de la región. En lo personal, me cabe la satisfacción de haber sido admirada, respetada y querida desde mis inicios en todo mi país, reconocimiento que recibo constantemente de todos sus estamentos.

RS: ¿Cómo se define usted? ¿Dónde suele encontrar la inspiración?

ST: Una soñadora con los pies bien puestos sobre la tierra. Sobre tu segunda pregunta, la inspiración está en cualquier parte, lo que hay que tener es la capacidad de capturarla y aproximarse a ella de una forma única. Es como el amor, está en el aire.

RS: Usted es una persona muy admirada por su hermosa familia. ¿Cómo suele ser el equilibrio y las reglas en el trabajo?

ST: Somos una familia que disfrutamos tanto de lo que hacemos que, para nosotros, no existe una separación entre familia y trabajo. Una cosa es una extensión de la otra. Afortunadamente, mis hijos nacieron y crecieron en este mundo y ellos mismos decidieron formar parte de él.

RS: ¿Qué le quiere aportar a la mujer latinoamericana con sus diseños? 

ST: Quiero que resalten su femineidad y encanto a través de un nuevo lenguaje de moda que llamo “elegancia sin esfuerzo”, una elegancia natural, sin pretensiones ni excesos. 

RS: Si Silvia Tcherassi fuese un color, ¿cuál sería?

ST: Obviamente blanco.

RS: Usted, claramente, es muy querida en República Dominicana. ¿Qué piensa de la mujer de nuestro país y qué le recomienda a la hora de vestir?

ST: Las dominicanas son encantadoras y se sienten muy orgullosas de lo que son. Me gusta, además, que no están uniformadas y que cada una expresa su aproximación a la moda en forma diferente. A la hora de vestir, les recomiendo que sigan sus instintos para consolidar un estilo propio. En últimas, la moda no solo es el reflejo de lo que somos, sino de lo que queremos ser. Es una herramienta de comunicación muy poderosa.

RS: ¿Qué le atrae de República Dominicana y de su gente y paisajes?

ST: Por haber nacido y crecido en el Caribe colombiano, en República Dominicana me siento en casa. Admiro mucho el respeto que los dominicanos sienten por su historia y las ganas de preservar su patrimonio arquitectónico, sus tradiciones y la naturaleza. La gente es hospitalaria, siempre te recibe con una sonrisa, y los paisajes son de ensueño. Lo que más me encanta es el manejo culto del español, con una cadencia y dicción nítida. Y, por supuesto, ¡su música!

RS: ¿Tendríamos un día los dominicanos el lujo de tener un hotel Tcherassi en Ciudad Colonial o en la playa? 

ST: Eso sería un sueño hecho realidad…

RS: ¿Cuál es su más grande deseo? ¿Cómo llegó a la internacionalización de sus piezas, teniendo clientes como Rania de Jordania?

ST: En este momento sigo en pleno proceso de expansión de mi marca en distintos frentes. Creo que lo más importante es trabajar para que la marca siga siendo relevante y un punto de referencia. Mi proceso de internacionalización empezó hace 22 años cuando abrí una boutique en Estados Unidos. Las presentaciones en Milán y París de las que te hablé antes, le dieron credibilidad a la marca. La apertura de una boutique en Madrid inició el proceso de consolidación en Europa, y nuestra llegada al wholesale de la mano de partners muy selectos en todo el mundo, han permitido mantener la exclusividad mientras seguimos creciendo internacionalmente. Y, claro, que mujeres que son íconos de la moda a nivel mundial como Rania de Jordania, Amal Clooney, Jennifer López u Olivia Palermo vistan tus diseños, le dan a tu marca un nivel de exposición importante.

RS: ¿Cuál sería su consejo para los diseñadores emergentes? ¿Qué es lo más importante que deben construir en su carácter para triunfar? 

ST: Tener un lenguaje propio y una identidad de moda eso es lo que permite no solo darte a conocer, sino permanecer, que en últimas es lo más importante. A nivel personal, creo que deben enfocarse en sus objetivos porque en esta industria hay muchas distracciones y la fama, generalmente, se confunde con éxito; entonces, mantener el foco es esencial para seguir adelante.

RS: ¿Cómo le gustaría ser recordada? ¿Cuál sería su mayor legado al mundo de la moda?

ST: WWD dijo que yo era la pionera de la tendencia “Latin flair”, pero yo quisiera más bien ser recordada como la diseñadora que demostró que sí se puede crear una marca de lujo en América Latina, desde América Latina y hecha en América Latina. 

RS: Un mensaje para los dominicanos que la admiramos y valoramos mucho y queremos tenerla en diciembre con nosotros y muchos proyectos… 

ST: Que yo también los quiero mucho. Los días que pasé recientemente fueron inolvidables, fue mi primer viaje fuera de Estados Unidos después de la pandemia y no veo la hora de regresar… porque como les dije, en tu país me siento también en casa.