Inicio Entrevistas Visionario Shalim Ortiz ha vuelto renovado a sus raíces dominicanas, con grandes proyectos

Shalim Ortiz ha vuelto renovado a sus raíces dominicanas, con grandes proyectos

Shalim Ortiz

Con su gran sentido del humor, talento y carisma, pone en alto la dominicanidad en cualquier escenario en el que se presente. 

Shalim Ortiz

fotos Robert Vásquez vestuario José Jhan agradecimientos Casas del XVI

Una vena artística le palpita aceleradamente en su interior, haciendo que su destreza en el arte se plasme en distintas escenas, como la música, el cine y la televisión. ¡Y cómo no ha de pasar! Si nació en el seno de una familia de artistas que han trazado una trayectoria pulcra en este ámbito. Desde que era niño, los ojos le brillaban y la chispa interna vibraba cuando veía a sus padres, Elín Ortiz y Charytín Goyco, trabajar en sus diferentes facetas. “Gracias a ellos, conocí las artes”, declara.

A una corta edad, Shalim se adentró al mundo comunicacional y artístico, siendo este el primer paso que lo conduciría a un camino lleno de logros que han marcado su carrera profesional, traspasando fronteras.  “Yo empecé de actor a los seis años, por lo que mi primera pasión siempre fue la actuación. En Puerto Rico, yo participaba en el programa ‘Los Angelitos’ que producía mi padre. Ahí, cantaba y bailaba”, afirma.

Pero ese joven encantador y risueño soñaba a lo grande con ser una estrella. Quería enriquecerse en cada área en la que se sumergía, para así dar a conocer el talento inagotable que posee y que, aún hoy en día, sigue cultivando como lo que es: un eterno aprendiz de la vida. Durante nuestra conversación, rememoramos aquellos años en los que se dedicó de lleno a la música y nos transportamos a los versos de una de las canciones que fue un himno: “Se me olvidó tu nombre” (2003), un hit que hace una oda al desamor, con un ritmo súper contagioso que puso a bailar a muchos. 

Él sentía que aún quedaban rastros latentes de aquella chispa en la que solo el actuar era capaz de encender la llama de su gran pasión, por lo que entendía que debía poner en pausa su carrera musical para enfocarse en lo que hoy día le ha permitido saborear los dulces frutos del éxito. “En ese momento, me llevaba por el dicho de que ‘el mucho abarca poco aprieta’. Yo sabía que, si iba a darle un chance real a la actuación, pues tenía que mudarme a Los Ángeles, retomar cursos y volver a la preparación”.

Sin embargo, no crean que es tan fácil como parece. No, no lo es, ya que el dar vida a un personaje significa que debes deshacerte de tu esencia misma, para interpretar un papel a la perfección y lograr, con ello, conectar con la audiencia y escalar en el gusto de la gente. Se cree que la fórmula: talento + disciplina + dedicación= éxito rotundo.

Pero, ¿cuál es el proceso que conlleva obtenerlo? Ortiz nos cuenta que, en lo personal, le ha costado mucho, por lo que ha tenido repercusiones en su vida, debido a que se considera una persona muy vivencial en cuanto a encarnar los personajes, porque hay uno que son más fáciles que otros. En ese sentido, alega que hay transformaciones físicas y psicológicas que, de una forma u otra, afectan su ritmo y estilo de vida. Como actor, ha trabajado en importantes novelas, películas y series, entre las cuales se destacan “Dama y obrero” (2013), “Señora Acero: La Coyote 3 y 4” (2016-2017), “La Piloto” (2017), “Tres Milagros” (2018) y “Grand Hotel” (2019), entre otras.

Shalim Ortiz

En este septiembre, se estrenará el spin-off  “Power Book II: Ghost”, donde interpretará al oficial de policía Danilo Ramírez. Asimismo, nos confesó que participará en una producción local, se trata de una comedia romántica. Aunque no abundó mucho sobre el tema, sí nos comentó que: “Estoy muy contento de trabajar aquí. Sería la primera película que haría desde que me mudo a la República Dominicana”.

Además, nos habló de su más reciente proyecto musical, el dueto que realizó con José Guillermo Cortines en la canción “A ti”, compuesta por el maestro Frank Ceara. “Es una balada muy bonita, dos guitarras, la voz de Memo y la mía, bien orgánica. Mi hermano es quien ha dirigido el vídeo”. Esto nos demuestra que el quehacer creativo de Shalim Ortiz no se detiene en ningún momento, a pesar de las presentes circunstancias.