Inicio Entrevistas Santo Domingo, la Primera Ciudad del Nuevo Mundo

Santo Domingo, la Primera Ciudad del Nuevo Mundo

Santo Domingo, la Primera Ciudad del Nuevo Mundo

Desde la óptica de María Teresa Ruiz de Catrain

fotos Robert Vásquez y Braulio Álvarez

Guiadas por los vientos, la intrepidez y valentía de los grandes conquistadores, las carabelas capitaneadas por Don Bartolomé Colón asoman a las costas del Mar Caribe y se internan, para nunca más abandonarlas, en las aguas del caudaloso Río Ozama, que al igual que ayer, con sus aguas y puertos siempre abiertos, recibe a todo aquel que quiera visitarnos.

Aquí, a fuerza de trabajo y espíritu, en el caney de la cacica Sumeca, inmortalizada por el maestro Vela Zanetti, fundaron la más hermosa y antigua ciudad del Nuevo Mundo: Santo Domingo, que enamora y apasiona a sus habitantes y todos aquellos que las visitan y la hacen su hogar.

Esta ciudad, el rio y el mar fueron testigos del nacimiento del primer mestizo del Nuevo Mundo, de sanadoras que se entregaban en cuerpo y alma al desvalido, de la llegada de piratas, mal llamados caballeros, y de murallas y monasterios que se inmolaron en bien de la sociedad.

Su fortaleza, erguida, imponente y llena de historias, guarda los más grandes y antiguos secretos de la Conquista y Colonización del Nuevo Mundo. Por allí pasaron Juan Ponce de León, Alonso de Ojeda, Diego Velázquez, Vasco Núñez de Balboa, Hernán Cortes y Francisco Pizarro, hidalgos que habrían de escribir la nueva historia de todo un continente.

Su fortaleza, erguida, imponente y llena de historias, guarda los más grandes y antiguos secretos de la Conquista y Colonización del Nuevo Mundo. Por allí pasaron Juan Ponce de León, Alonso de Ojeda, Diego Velázquez, Vasco Núñez de Balboa, Hernán Cortes y Francisco Pizarro, hidalgos que habrían de escribir la nueva historia de todo un continente.

Sus calles, rectas y empedradas, sirvieron de escenario y picardía a las Damas de la Corte de Doña María de Toledo y Alba, Primera Virreina del Nuevo Mundo, en sus paseos hacia el Palacio Virreinal de Don Diego Colón, joya de la historia y arquitectura colonial.

Sus residencias e instituciones, adornadas con escudos reales que indican la nobleza de sus habitantes, aún se exhiben en dinteles y fachadas construidas por expertos canteros europeos y la mano del noble taíno, dueños de la tierra y todas sus piedras.

Sus residencias e instituciones, adornadas con escudos reales que indican la nobleza de sus habitantes, aún se exhiben en dinteles y fachadas construidas por expertos canteros europeos y la mano del noble taíno, dueños de la tierra y todas sus piedras.

Hospitales, escuelas, universidades, catedrales, plazas, alcantarillas, alcaldías y comercios harían de esta ciudad de Santo Domingo, tan nuestra y de todos sus visitantes, una gran urbe: la verdadera hija primogénita y predilecta de España, y la madre de todas las Américas.

Sembrada de monasterios, iglesias y campanarios, Santo Domingo fue la tierra escogida por el destino para que se levante, por siempre y para siempre, la imperecedera voz de Fray Antonio Montesino, que aún clama por el respeto, la justicia y la dignidad de los taínos y toda la humanidad.

Este Santo Domingo, cuna de un Nuevo Mundo y propietario de todas las primacías, es el lugar idóneo para comprender, y luego amar, la verdadera historia de amor y, tantas veces, dolor, de Europa, África y esta América tan nuestra.