Inicio Entrevistas Personalidades Sandy Powell, la aguja dorada de Hollywood

Sandy Powell, la aguja dorada de Hollywood

0
Sandy Powell, la aguja dorada de Hollywood
Fotos: Fuente externa

Si aún no la conoces a ella, es seguro que sí conoces su trabajo, especialmente si eres aficionado de las películas de época. Sandy Powell es la diseñadora de vestuario británica más reconocida de Hollywood, ha sido nominada a los premios Óscar en doce ocasiones y resultando ganadora en tres, por las películas: «Shakespeare in Love», «El aviador» y «La joven Victoria».  Así mismo en trece ocasiones para los BAFTA, en el que ganó tres de ellas por las películas: «Velvet Goldmine», «La joven Victoria» y «La favorita».

El nacimiento de una estrella

Sandy nació en Londres, en 1960. Dejó el Saint Martin’s School of Art de Londres antes de completar sus estudios, debido a las ofertas de trabajo, entre ellos, de parte del director Derek Jarman. A pesar de que sus inicios fueron en el teatro, el destino y su talento la llevaron hasta el cine. Desde aquel verano de 1986, trabaja para la industria cinematográfica, donde sus puntadas fueron tan fuertes, que las convirtió en oro. Quizás por esto, o por la magia que impregna en sus diseños, la industria la reconoce como «La aguja dorada de Hollywood».

A lo largo de su carrera, ha creado diseños de época inolvidables, llevando magia, extravagancia y glamour a prendas y atuendos completos que fueron lucidos por una larga lista de actores y celebridades, dentro de la que figuran: Rachel Weisz, Brad Pittt, Leonardo DiCaprio, Helena Boham Carter, Julianne Moore y Cate Blanchett.

«La ropa también refleja un momento económico. Los cambios de la moda han dependido de lo que ocurre en lo social y lo económico. Durante la segunda guerra mundial, por ejemplo, el mundo de la moda cambió, la ropa era más corta, porque no había dinero para comprar telas. Cuando la guerra acabó, todo se vuelve extravagante, había que demostrar así que se había regresado a la normalidad. La moda refleja ese momento político que vive la sociedad, eso es importante tenerlo en cuenta cuando haces una película, aunque puedes usar tus preferencias personales para reflejarlo. Por ejemplo, en muchas películas de época he puesto pantalones a los personajes femeninos. Era una manera de acercarlos a la forma de vestir de personajes icónicos feministas. Esa ha sido mi manera de ser política en mi trabajo».

Un estilo único

Sus diseños combinan lo artístico con lo político, por ejemplo en «La favorita«, se logró un retrato de época donde esas mujeres tomando el poder van vestidas de manera diferente a como lo harían en otras cintas de época; o en «El irlandés«, donde las diferencias de clase entre los mafiosos y sindicalistas se marcan con el vestuario de Powell.

También es conocida por su sentido del estilo ecléctico y aventurero. Se ganó su reputación con el gran éxito «Velvet Goldmine», el drama musical de 1998 de Todd Haynes, donde logró canalizar a David Bowie a través de su adoración al ídolo preadolescente e ícono del glamour, Marc Bolan. Pero desde antes, ya mostraba destellos de su firma iconoclasta trabajando con los grandes directores de la industria, como Todd Haynes y Martin Scorsese.

Fue justamente esto, el haber trabajado con autores visionarios lo que ha definido su carrera. Después de «Velvet Goldmine», continuó su asociación con Haynes en tres películas más ambiciosas: «Lejos del cielo», el melodrama inspirado en Douglas Sirk sobre la represión de finales de los 50, con los guardarropas que sirven como un colorido ocultamiento de la emoción; “Carol”, la historia de amor lésbica de principios de los 50 de la novela de Patricia Highsmith, resaltada por guardarropas con colores apagados pero siluetas de hombros fuertes; y «Wonderstruck», una historia parcialmente en blanco y negro de dos niños sordos en New York con 50 años de diferencia, con guardarropas monocromáticos con tonos chocantes.

Mentora

Christopher Peterson y Sandy Powell.

Christopher Peterson, quien comenzó con Powell como su asistente de vestuario hace 15 años, y quien co-diseñó «The Irishman» con ella, reveló un poco sobre cómo es el proceso de pre-producción de vestuario al lado de Powell: «Es esta mezcla de su naturaleza punk y este enfoque instintivo que tiene lo que lo define todo. Investigamos qué es la silueta de época y ella la mira, y sigue mirándola, hasta que decide, y luego se lanza, y a veces es la silueta de época, exacta y absolutamente un libro de texto, y otras veces la voltea de cabeza, pero siempre al servicio de la historia ”.

También ha hablado cómo su mentora ha inspirado a muchos en la industria a ser fieles a su esencia sin importar las circunstancias del proyecto: «Para alguien que es conocida por su uso del color, retroceder repentinamente y limitarse al negro, el blanco y el gris, también fue una elección increíble que nació de lo que tenía que decir de manera creativa con el trabajo, pero también con el presupuesto. Eso es otra cosa que distingue a Sandy. Desde ‘Cómo hablar con las chicas en las fiestas’, ‘La favorita’, ‘Carol’, ya sea que esté en una película de $ 180 millones o una película de $ 5, la visión nunca se ve comprometida de una manera que la audiencia pueda percibir – ella todavía ofrece algo que tiene tanta claridad visual y sirve a la historia «.

A finales del año pasado, visitó España y fue invitada al último programa emitido de ‘Maestros de la costura‘ donde vivió un momento muy especial junto a su amigo el afamado diseñador de moda español, Lorenzo Caprile, quien la ha colocado bajo los reflectores nueva vez desde entonces. Es así, todos hablamos sobre Sandy, al igual que lo hace su trabajo.