InicioEntrevistasSanación Intergeneracional, cómo liberar los nudos kármicos

Sanación Intergeneracional, cómo liberar los nudos kármicos

Nuestros antepasados nos heredan no solo el ADN, el apellido, el parecido físico y los bienes, también nos legan sus conflictos y temas irresueltos.

Por Jacqueline Santos fotos Jasmin Merdan, Mashabuba, Yevgen Timashov y John M. Lund Photography Inc.

En el sistema familiar podemos encontrar todo tipo de situaciones que se repiten: suicidios, depresión, miedos, engaños, división y enemistad familiar; problemas financieros, infidelidades, abortos, muerte prematura, hijos fuera del matrimonio, accidentes, enfermedades coronarias, falcemia, Alzheimer, trastornos metabólicos y degenerativos, adicciones y cualquier otra circunstancia. Una de las cosas que más genera nudos kármicos son los secretos familiares, convirtiéndose, muchas veces, en situaciones que parecieran no tener salida. En cambio, cuando en la familia se hablan las cosas, el sistema se armoniza y fluye, como el agua a través de las piedras del río… así funciona la comunicación eficaz.

¿Por qué es importante sanar?
Para desatar los nudos ancestrales, que nos atan y limitan e impiden que avancemos con libertad. Si en una familia sucede algo trágico como un suicidio o una muerte por accidente, es señal inequívoca de que hay que tomar medidas para sanar ese sistema, para que este tipo de situaciones no continúen repitiéndose en la actual y futuras generaciones. Esta persona es la voz de todo el sistema.
Imagina que un ancestro tuyo firmó una deuda con un banco, una deuda financiera, o una promesa de no tener hijos o mantenerse soltero(a), no construir su casa propia, dejar de formar o hacer crecer su empresa, por las razones que sea, a veces permitimos o dejamos de hacer las cosas por lealtad a alguien.

En tanto no enfrentes la situación con miras a solucionarla y ponerle un punto final, continuará entorpeciéndote, haciéndote sombra, cual cobrador molestoso. ¿No quieres eso en tu vida, verdad?, entonces, es tiempo de tomar acción: sanando el pasado, sanamos el presente y el futuro, nuestro y de nuestros descendientes, para avanzar con libertad, prosperidad, calidad de vida y salud integral.

¿Cómo sano mi árbol genealógico?
Los seres humanos somos materia, somos energía; en ese contexto, nuestra visión va en el lineamiento científico, energético y espiritual.

A nivel científico, la epigenética nos muestra que los conceptos emitidos sobre la herencia biológica son comprobables y fehacientes, e incluso, van más allá de lo conocido en el funcionamiento del material genético; de modo que sugiero investigar cuáles son las enfermedades más frecuentes de tu sistema y tomar medidas preventivas. Por ejemplo, si lo que ha marcado la vida de esta familia son los ataques al corazón, es conveniente llevar una vida sana, no fumar ni ingerir bebidas alcohólicas o hacerlo moderadamente, visitar al medico periódicamente, realizar ejercicios de manera rutinaria y mesurada, meditar, propiciarse paz y armonía.

Espiritual y Energéticamente, herramientas como:
a) La sanación intergeneracional, utiliza el método de diagnóstico y sanación de situaciones negativas que se repiten de generación en generación e influyen desde un pasado familiar, con fuertes repercusiones para el futuro de una persona y/o la familia completa. Para lograr la sanación, recurre a la oración unida a afirmaciones positivas, realizando un recorrido a través de las distintas generaciones materna y paterna.
Recomiendo los escritos de P. Robert De Grandis, P. Gustavo E. Jamut, P. Yosefu B. Semakula; de este último cito: “Si el problema aparece dos veces en una familia, con seguridad se puede considerar una esclavitud familiar”.

b) Las constelaciones familiares, desarrolladas por Bert Hellinger, se basan en observar –a través de movimientos– cómo se comporta y relaciona el sistema familiar alrededor de un conflicto; mira los desórdenes existentes dentro del sistema, determinándolos en función del lugar que ocupan las personas implicadas. Los consteladores les acompañan a reestablecer el equilibrio y liberarse de las repeticiones y lealtades dolorosas al clan.

c) El feng shui nos ayuda a armonizar, ocupar el lugar que nos corresponde, empoderarnos y con ello reforzar y afianzar nuestro árbol. Trabaja todas las áreas del sistema.

Técnicas y Herramientas de Sanación. No excluir. Sentido de pertenencia. Todos y cada uno de los miembros de tu sistema son parte importante del mismo. Cuando excluyes o te avergüenzas de alguien de tu árbol, esa persona, en su afán de hacerse notar, mueve de todas formas posibles la estructura familiar.

Orden. La jerarquía debe respetarse y seguirse. El padre y la madre están antes que los hijos, los primeros le otorgan la fuerza a los que siguen. Si no sucede así, esto podría ser la causa de que el sistema se debilite o no funcione adecuadamente.

Honrar a nuestros ancestros, agradecer porque gracias a ellos hoy estoy aquí y soy quien soy, independientemente de cómo lo hayan hecho. No juzgar, ellos lo hicieron de la mejor manera, acorde a su capacidad y visión.

Practicar el Perdón. Aprender de las experiencias aparentemente negativas, identificar cuál es la lección envuelta en la misma. Reconocer que las situaciones se nos repiten como una forma de recordatorio, para darnos la oportunidad de resolverlo a través del perdón y, ciertamente, la sanación se da cuando se produce un perdón real y verdadero, lográndolo primero en mí.

Practica el autoconocimiento: Identifica lo que te afecta. ¿Qué sientes… emociones, miedos? Reconócete a ti mismo (a) como un ser valioso, que crece y evoluciona. Permite liberar cualquier situación que te inquiete, duela o atormente, suéltala, déjala ir, transfórmala en amor. Cuando vibro en una energía de amor, la química de mi cuerpo y de mi sistema celular cambia, se transforma en energía positiva renovadora y conciliadora. 

Liberar. Envuelve la situación en luz, visualiza un hilo resplandeciente y luminoso, blanco-dorado que conecta con todos y cada uno de tus ancestros. Repite: “Lo siento, perdón, te amo, gracias. Te libero con amor. Gracias. El Hoponopono siempre resulta ser sanador.

Orar por la liberación familiar. “Libero toda situación de miedo, enfermedad, estancamiento financiero, proyectos inconclusos, infidelidad o deslealtad presentes en mi familia, en todas y cada una de mis generaciones paternas y maternas”. “Gracias Señor porque veo fluir toda gracia de bendiciones contenidas en tus promesas para mí y mi familia. Así es, así será. Amén.”

“Libero con amor mi pasado, hoy continúo reescribiendo mi historia libre y felizmente, sin ataduras y orgulloso (a) de mi sistema ancestral que respalda mi proyecto de vida”.

Paz y bien.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Ben Affleck se sincera sobre su relación con JLo

'Nunca segunda partes fueron buenas', así reza la frase, pero, ¿Qué tanto tiene de cierto? Si le preguntáramos a...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -