InicioEntrevistas-Portada-Samantha Tams & Estefania Lacayo, Fundadoras de LAFS

Samantha Tams & Estefania Lacayo, Fundadoras de LAFS

EN PORTADA.

Embajadoras de la Moda Latinoamericana.

Samantha Tams & Estefania Lacayo, Fundadoras del Latin American Fashion Summit

entrevista Natalia Nachón fotografía Fernándo y Victor estilismo Giovanna Vásquez Podestá maquillaje Bryan Santana y Zoranlly Flores peinado Elvira Sepúlveda diseñadores Ana + María, Rosa Boga, Maylé Vásquez, Isla & White y Mónica Varela  agradecimientos Ignacio  Peñalver, Casas del XVI y Lia Pellerano

“Cuando un director de una revista de moda en Europa o Estados Unidos, está buscando prints de marcas de alrededor del mundo, la pregunta que nos hacen es: “Who does beautiful prints in Latin America?” Nunca nos han preguntado,  que quien hace beautiful prints en Colombia, o en Santo Domingo. Esa pregunta jamás nos la han hecho. Entonces, si así es la pregunta, ¿no haría sentido que nosotros que estamos dentro también lo comenzáramos a ver de esa manera?” 

Estefanía Lacayo y Samantha Tams, nicaragüense y mexicana, socias y cuñadas, comparten un gran sueño desde el 2018, el deseo de que América Latina sea una sola en términos de moda. Lo materializan desde entonces en el Latin American Fashion Summit, una plataforma de empoderamiento, creación de redes y desarrollo empresarial para diseñadores y emprendedores de la región. Tras la misión de inspirar a la investigación intelectual, fomentar el intercambio de ideas, impulsar la innovación y proporcionar instrumentos para guiar a diseñadores y emprendedores en la dirección correcta, reúnen lo mejor del diseño y la moda cada año, en un punto distinto de Latinoamérica. Durante su visita al país como parte del LAFS TOUR, para conocer diseñadores y nuevos talentos, nos encontramos en la Casa de los Vitrales, en la Ciudad Colonial, para conversar sobre orígenes y contrastes, conocer las personas detrás del evento y de ellas mismas, y todos los detalles de preparación de la cuarta edición de LAFS que será en Miami, el próximo marzo.

RS: ¿Cómo se conocen ustedes y qué estaba pasando en sus vidas hasta que el destino las encontró?

Estefanía Lacayo: Sammy y yo nos conocimos hace como unos 15 años, cuando yo trabajaba como consultora de varios diseñadores. Nos conocimos porque ella era Buyer Designer Manager de Saks México y yo, en ese momento, era consultora para muchas tiendas y muchos diseñadores de moda e hice un proyecto con Saks de Private Label. Además, una muy amiga mía, que trabajaba con ella, era común y, bueno, empezó una amistad. Después, Sammy empezó a salir con mi hermanito y, bueno, después se casaron y el resto es historia. Así que Sammy también es mi cuñada, yo soy madrina de sus hijos. Sí, “It’s on the family”. Pero, for the record, la conocí antes que mi hermano.

Pero, antes de conocer a Sammy, partí de mi país, Nicaragua, a los 17 años, para estudiar Mercadeo de Moda, en Boston. Me inicié en el mundo laboral trabajando en Vogue US, ahí hice todas mis pasantías y trabajé unos 10 meses después de graduarme, hasta que me di cuenta de que quería entrar al mundo del Buying. En ese momento, tenía la visión de que yo creía que el futuro iba a ser online. Estamos hablando del 2002, y solo existían dos plataformas online en el mundo de luxury: Net-A-Porter, que acababa de empezar, y estaba una en NY que era divina, que se llamama Vivre, que era un catálogo de lujo y vendía Oscar de la Renta, Cucinelli, que fueron los primeros en llevar Louis Vuitton a USA. Amaba lo que la fundadora hacía y me fui a trabajar con ella. Incié como Assistant Buyer y ya después me volví Accesories Buyer y PPRR Director de la compañía. Me volví amiga de muchos diseñadores de moda. Siete años después de estar ahí, muchos de mis amigos estaban yéndose de las casas que diseñaban para empezar sus colecciones. Todos decidimos irnos juntos, cada quien empezó su propia compañía, con la idea de ayudarnos y apoyarnos todos entre todos. Yo me fui con 11 clientes, con la idea de hacer consultoría, de ayudarles a levantar dinero con inversionistas y posicionar sus marcas. Fue en esa etapa de mi vida que conocí a Sammy. 

Samantha Tams:  Nací en México y  estudié en Europa, en Londres y en París la carrera de Diplomacia, porque pensé que iba a ser embajadora. Siempre me interesaron mucho los idiomas, las diferentes culturas, de hecho, soy muy nómada, me mudo cada tres años aproximadamente y me fascina. Yo he vivido en Londres, París, Ecuador, Orlando, México y mañana, si nos dicen: “váyanse a vivir a Chile”, me voy feliz. Entonces, desde hace mucho, siempre he sido como ciudadana del mundo. Cuando regresé de estudiar, como te tienes que preparar mucho para este puesto de embajador, y el gobierno te tiene que “appoint”, en lo que me preparaba para ese examen, un amigo me dice: “Oye, aquí van a abrir Sacks Fith Avenue. A ti siempre te ha interesado la moda, ¿por qué no aplicas?”. Y la verdad es que a mí siempre me había interesado la moda. Cuando era Fashion Week, iba a ver a las editoras de moda salir de los Fashions Shows, y era como “OMG! ¡Anna Wintour, Franca Sozzani!”, pero de eso a dedicarme a la moda, pues no lo veía.  

De todos modos, llegué a Saks sin saber a lo que estaba aplicando, porque nunca me había puesto a pensar en cómo llegaba la ropa a la tienda. Me dieron el puesto de asistente de compras de zapatos y bolsos y lo tomé. Fue uno de mis primeros trabajos y ahí es cuando empezó mi carrera en la industria de la moda, sin saberlo, sin quererlo, sin buscarlo, pero me empezó a encantar. Saks abrió en abril del 2007. Yo era muy mala con los números. En la escuela reprobaba las matemáticas, me aseguré de estudiar algo que no tuviera nada que ver con matemáticas y, cuando llegué al puesto de compras, lo primero que me dijeron es: “Esto es muchas matemáticas, muchos números, calcular descuentos etc”. Pensé que no me iba a gustar, pero después empecé a entender la ciencia detrás de esto y a crecer muy rápido. Me hicieron Junior Buyer de accesorios y a los 4 años me hicieron Senior Buyer de tres categorías: emergent designers, joyería y soft accesories, que son lentes y bolsos. Y ahí fue donde conocí a Estefanía, en el 2008, de manera muy profesional, ella en NY y yo le compraba algunas colecciones, y los diseños con private labels, para Saks. Y luego ya una amiga que teníamos en común, que trabajaba conmigo pero había estudiado con Estefanía era nuestro link de contacto. Nos veíamos en París, NY, para los Fashion Week, pero en tono muy profesional. Después llegó a vivir su hermano a México, y esa amiga en común me lo presentó y comenzamos a salir y nos terminamos casando 4 años después. Y, bueno, desde entonces, Estefanía y yo también somos cuñadas. 

“Queremos que la joven diseñadora que recién emprende su proyecto en algún punto del Latinoamérica tenga el mismo acceso a grandes contactos y orientación que cualquier gran nombre de la industria” 

RS: ¿Cuándo decides irte de Vivre, qué tenías en mente Estefanía?

Estefanía Lacayo: Me fui con la idea de hacer consultoría pero también, tres años después, en 2010, decido levantar capital con muchísimos accionistas y empecé mi propia compañía que se llamaba Edition 01. Consistía en hacer colaboraciones entre diseñadores de moda muy reconocidos con el partnership con un pintor, cantante, athletic wear, el concepto era vender todo en una página web y todo se vendía en limited edition. Pero llegó un momento donde tenía muchos temas personales y difíciles, y no se pudo manejar la compañía. Hoy en día, ese fracaso se ha vuelto de los momentos que han marcado más mi vida, porque solo si lo has vivido, el perder tanto capital y un sueño que tanto tenías, y haber conquistado tantas empresas mundialmente, me tomó tiempo. Me sentía como un fracaso y me retiré un tiempo de escena. Dejé el mundo profesional 100% por 3 años y me dediqué a sueños familiares, decidí tener hijos y me dediqué a ellos, y era muy feliz siendo madre, una etapa totalmente nueva para mí, pero sentía un vacío porque en mi ADN siempre ha estado lo de ser súper emprendedora.

RS: ¿A quién se le ocurre la idea y el nombre de este Summit?

Estefanía Lacayo: Había estado fuera del mundo profesional por tres años, después de lo de Edition 01, y quería regresar con un propósito pero no tenia ni idea de lo que la industria quería porque estaba cambiando muchísimo. Entonces estaba en Aspen, y tuve la oportunidad de ir a un evento, un Summit, conferencia, que se llamaba “Ideas Festivals”, donde escuchas a personas como Bill Gates, The Obamas y Warren Buffett, como change makers del mundo. Y de repente me dije: “Wow, ¿cómo no puede haber un concepto como esto para la moda, y en este caso, para la moda Latinoamericana?”.  Cuatro semanas  semanas después, yo estoy de vacaciones en Nicaragua con mi familia, le comento a Sammy que tengo esta idea y me dice “hagámoslo juntas” y el resto es historia. Esto fue en Verano de 2017. En Octubre fui a Paris ya a empezar a reunirme con marcas y un año después, ya estábamos con la primera edición de LAFS en la Riviera Maya. La industria en América Latina buscaba un espacio así, una plataforma que los uniera, que no fuera una moda dominicana, una moda colombiana, una moda mexicana, sino una moda latinoamericana, y no hay duda de que cuando nos unimos somos mucho más fuertes. 

Samantha Tams:  Odio que mi esposo dice que a él se le ocurrió el nombre de Latin American Fashion Summit y si lo mencionas en esta entrevista va a ser su máximo pero mentira, creo que no se le ocurrió a él, creo que fue una lluvia de ideas. Pues sí, evidentemente teníamos que mencionar el nombre “Latinoamerica” y era obvio “Fashion”, incluso en algún momento comenzamos a pensar, porque tampoco queríamos que esto se fuera a encasillar a nada más en la moda, y evidentemente es una plataforma que apoya todo el ecosistema de la moda, pero poco a poco vemos que es arte, arquitectura, diseño e interiores, de mueble, entonces decíamos que no queríamos que nos encasillaran en una sola categoría y hoy por hoy le dicen LAFS no Latin American Fashion Summit, entonces es lo lindo tener esa libertad. 

RS: ¿Cómo dividen y converge lo que trae cada una a la mesa?

Samantha Tams:  Creo que somos un equipo que nos complementamos súper bien, que contrasta y se balancea muchísimo. En el sentido de que Estefanía es una persona creativa, yo soy más una persona logística y operativa. Creo que yo también al estar basada en Latinoamérica pues tengo una apertura un poquito más a la realidad y Estefanía también al estar basada en los Estados Unidos es como “hasta aquí tenemos que ir”, entonces es como ese balance nos lleva a estar siempre aterrizados pero siempre con la visión hacia delante. Las funciones son completamente diferentes. Mi rol del día a día es más como estar supervisando las operaciones de alguna actividad, estar vendiendo sponsorships, organizar la logística, nuestros concursos, pop up stores etc. 

Estefanía Lacayo: Sammy y yo tenemos dos componentes claves en como trabaja LAFS, la mayor parte de veces la ejecución viene de Sammy y las ideas de mí. Entonces no importa a quien se le ocurrió, porque no se hubiese ejecutado. Usualmente cuando estoy dormida se me ocurren cosas loquísimas, y en los momentos más inesperados y cuando me despierto la llamo y le digo. Como soy muy perseverante y ella súper operativa y organizada lo ponemos en marcha muy rápido. Soy muy afotunada de tener un equipo tan bueno, porque es un balance donde soy feliz. Obtenemos muy buenos resultados. Somos el match adecuado. Veo algo y al instante visualizado el proyecto, es un don y es una gran dicha tener a Sammy para poder ejecutarlo tan rápido. Yo voy fluyendo, hablando y ella pone todo eso en un papel, le da seguimiento a eso, y yo ya voy pensando en la próxima idea. Trabajo mucho el concepto creativo, el contenido para talleres, redes sociales, podcast, paneles, todo lo que es operaciones, lo hace Sammy. Yo no estoy copiada a sus correos, ella solo me cuenta. Tienes que encontrar a la persona que es buena en lo que no eres buena. Cuando tienes la humildad de aceptar en lo que no eres buena, ahí viene el éxito.

RS: Tribu y Pitch to LAFS, son algunos de los tantas pruebas de la evolución y crecimiento que ha tenido el proyecto desde la primera edición, compártenos un poco de historia sobre cada uno y cual otro proyecto se está gestando, quizás para esta edición de marzo?

Estefanía Lacayo: Pitch to LAFS nace el mismo día que nace LAFS, porque sabíamos que una de las misiones que queríamos era resaltar ese talento que estaba listo para dar el salto pero no había tenido la oportunidad ni acceso a aquellos líderes para hacerlo. Decidimos hacer una competencia tipo Shark Tank, donde 10 diseñadores presentan su proyecto y sabíamos que ni Samantha, ni yo ni el equipo de LAFS teníamos que ser jueces, porque como humanos, con el tiempo, nos vamos enamorando de los proyectos y eso podía parcializarnos. Cuando lo analizamos mejor, dimos con la idea de que estas marcas necesitan acceso a grandes opiniones, es decir la del director de la compañía de una tienda grande como buyer, la del editor de moda, la del consultor de moda que trae los ojos de negocio, a otros diseñadores que han alcanzo el éxito, inversionistas, son diferentes perfiles que ven la marca con diferentes ojos. Entonces sabíamos que habría que hacer cosas distintas a Shark Tank, que no podían ser 3 jueces, sino de 15 a 20. Aquí no es perder o ganar, el punto es darte acceso a estas 3 horas con estos jueces.  Al momento que pones pie en ese salón, ya ganaste porque por defecto, ya todas estas personas conocen de ti, de tu marca, de tu existencia, de tu visión, y ganaste los contactos. 

En cuanto a evolución o transformaciones, en términos de categorías para finalistas, hemos evolucionado. En la primera edición solo habían 10 finalistas y se aplicaba a ready to wear y accesories, pero aplicaban como un premio y ahora por la cantidad de aplicaciones y el crecimiento ya hay 3 premios: diseñador de ropa, accesorios (joyas, carteras y zapatos) e impacto social, en este último no tiene que ser un producto, puede ser un proyecto de gran impacto en tu comunidad que está vinculado de alguna manera con la moda. 

Tribu, por otro lado, nace en marzo del año pasado. Lo lanzamos como respuesta a una necesidad de conexión que notábamos cada vez que terminamos LAFS. Muchos de nuestros speakers o buyers, empezaban a escribirnos: “Conocí a esta persona en el baño que tiene una fábrica de licras en Colombia, ¿será que me la pueden presentar?”, y nosotras como que no sabemos pero déjanos buscar en base de datos a ver a quien conocemos, y compartirte algunos contactos. Cada vez eran más las situaciones como esta en el post evento, y lo hacíamos porque la misión de LAFS es empoderar. Entonces creamos una plataforma digital donde los miembros de la industria se conecten entre ellos y hagan negocio entre ellos. Tenes LinkedIn, Instagram, pero son demasiado masivas, a veces no sabés donde buscar, o quizás no son tan profesionales, así que creamos Tribu como un LinkedIn especializado, donde encuentras diseñadores, maquillistas, estilistas, y puedes hacer grandes cosas. La plataforma te dice quien de la industria está cerca de ti, de modo que si tienes un evento, puedes ver quienes están cerca de ti y le podes compartir la invitación. Creo que cuando salgamos de pandemia ese componente va a ser muy popular. Eso y el Library, donde cada contenido que hemos generado: webinars, roundtables, MasterClass, etc, todos viven ahí sin límite de tiempo y actualmente es únicamente gratuito para los miembros de esta aplicación que está tanto para teléfono como para Desktop.

RS: Estefanía, ¿Quién eres fuera de los reflectores, en casa, y cómo es un día a día en tu vida el resto del año, cuando no está ocurriendo LAFS? 

EL: Una mamá como cualquier otra, luchando día a día para que mis hijos se laven los dientes, coman saludable y se vistan. Soy sumamente casera y tal vez no todo mundo sabe esto de mí. Creo que ya tuve esa etapa en mi vida en la cual salí mucho, fui a todos los Fashion Weeks de Europa, y ya me lo quité del sistema. Hoy soy muy selectiva a lo que digo que sí de ir, porque tengo como prioridad a mi familia. Si me pones a seleccionar entre ver una película con mis hijos o ir a una fiesta más linda y glamorosa, 100% escojo a mis hijos porque ya hice lo otro por 10-15 años. Los únicos momentos donde sí tengo vida social, es para salir en pareja con amigos o en familia, o para ir a conocer a emprendedores en la industria de la moda: Diseñadores, editores, estilistas que quiero que sean parte de nuestra comunidad. En eso sí hago “el esfuerzo”, y es lo que me saca de mi casa. Como ahorita, que vinimos a República Dominicana, porque es parte de mi misión, por lo que me levanto todos los días. Eso siempre lo hago feliz de la vida.

RS: Samantha, dices que eres nómada pero, ¿existe algún lugar o momento en el mundo donde te pudieras quedar para siempre? 

ST: Hmmm, no. Ahorita soy una persona que vive feliz en el momento, y ahorita soy muy feliz en donde estoy que es Mérida, Yucatán. Soy feliz en donde estoy por el momento, con mis hijas, en una casa y una comunidad muy linda, llena de naturaleza, de mucha historia, ahorita te pudiera decir que feliz me quedaría en Mérida, pero sé que mi espíritu nómada en un momento pudiera cambiar de opinión.

RS: Estefanía, ¿Qué significó para ti crear sueños fuera de Nicaragua, y qué es lo que más extrañas y  amas de tu país? 

EL: Extraño mi familia, es lo que más extraño. Extraño también a un Nicaragua con democracia. Quisiera ver de vuelta un país donde todos podamos ser libres de hacer lo que queramos, esto me da mucha tristeza. Y sobre soñar, sabes que nunca me he puesto a pensar en lo que ha sido emprender fuera de mi país porque yo lo veo como emprender y punto. Pasa que cuando estudié, New York era la capital de la moda en el mundo. Entonces sabía que si quería hacer carrera en la moda, debía de ser allí. El momento en que puse un pie allá, a los 18 años, estaba clarísima de que iba a vivir ahí, y que lo haría por muchísimo tiempo. Estuve 20 años. Nunca regresé a mi país, quizás no por falta de oportunidades allá, sino porque tenia una ambición y una aspiración de crear una carrera grande en la moda y sabía que la moda estaba en NY.  Entonces nunca lo vi como que fuera “fuera de mi país”, sino como que era en NY, no era opción ninguna otra ciudad del mundo.  Nueva York es un lugar muy especial para mí. Mi esposo y yo también nos conocimos ahí, tuvimos a nuestros hijos ahí y ahí estuvimos hasta hace un año que durante la pandemia tomamos la decisión de irnos a vivir a Miami. 

RS: Samantha, ¿De quién heredas tu pasión por la moda? ¿Crees que alguna de tus hijas siga tus pasos en la industria? 

ST: Curiosamente yo no heredo la pasión de la moda por mis papás. Mis papás, no tuve esa influencia en casa. Una tia mía, mi madrina, siempre le gustó la moda, hace unos vestidos espectaculares, y siempre me hizo mis vestidos para mi Primera Comunión, graduaciones, todo. Quizás ella es lo más cercano a mi inspiración. Y creo que de mis hijas, Emilia es la que más pudiera heredar algo de mi gusto o mi amor por la moda. Ella desde ya considera que trabaja en LAFS y a eso juega. 

RS: Samantha, ¿Cómo mantienes lo mexicana en ti, sin importar donde estés? 

EL: Esa es una muy buena pregunta. Diría que mi cultura, mi comida mi idioma, siempre están conmigo. 

RS: La primera edición de LAFS fue justamente en México, ¿Qué significó esto para ti Samantha y qué aprendizaje te ha dejado cada una de las 3 ediciones de LAFS?

ST: Pues a mí me dio muchísimo orgullo que la primera edición de LAFS se haya llevado a cabo en mi país. Fue nuestro primer año, entonces, evidentemente, fue un año retador, de mucho aprendizaje, un año de poner la plataforma en alto, crear credibilidad con los sponsors, etc. Pero me dio muchísimo orgullo poder hacerlo en México. Creo que fue un punto estratégico en ese año, precisamente porque fue en la Riviera Maya y fue un punto de encuentro fácil para todos. Me dio muchísimo gusto poder mostrar lo que era mi país, sus atenciones, sus playas. Fue increíble. De aprendizaje, cada una de las tres ediciones de LAFS me ha dejado, pues que la comunidad que hemos construido año tras año se vuelve cada vez más fuerte, más unida, más colaboradora. Y me encanta ver todo lo que sale después de la plataforma, y todas las conexiones que se generan y todos los proyectos tan increíbles que se derivan del LAFS. Cuando la gente nos dice: “Ah, es que hice eso gracias a LAFS”, o “conocí a tal personal gracias a LAFS”, es invaluable para nosotros.

RS: ¿Cómo es el proceso de curaduría para los diseñadores que están cada año, y quién da el sí o el no definitivo? 

EL: Tenemos curaduría en el Pitch, en los paneles y en lo que compartimos en redes sociales. Para participar en el Pitch, sos aceptado por diferentes aspectos: modelo de negocio, PPRR, calidad, equipo, qué tan listo estás para dar el próximo salto, etc. Y también en el contenido que hacemos para redes sociales. Ahí trabajo muy de cerca con Camila y María, que son content editor y community manager de la marca, y son varios principios los que nos gustan resalar. Uno es que sea un producto original, si tiene un tema de sustentabilidad que puede ser a través de trabajo con artesanos, o algún material que utilice, hay más chance de enamorarnos. Ha sido grato ver que casi todas las marcas de LATAM trabajan ya con slow fashion, trabajan con las comunidades de sus países. A nosotros no nos importa si el producto está empezando y tiene solo dos followers en social media. Si nos gusta, vamos a resaltarlo. Otra curaduría es la que está detrás de los speakers. Este contenido se trabaja basado en muchas cosas: lo que esta pasando en el año en la industria de la moda, lo que nuestra comunidad nos está diciendo. Parte de esto, que se llama el LAFS TOUR, que es lo que hicimos ahora con República Dominicana, que es cuando viajamos a varios países y hacemos eventos más pequeños para conocer a estos emprendedores, nos dan mucha información para saber qué es lo que quieren escuchar. Los cambios propios de la industria, como el año pasado que todas las marcas latinas que no tenían website, salían a crear uno, entonces era clave que los expertos hablaran bastante sobre este tema. También la inclusividad y diversidad en la moda, el darle oportunidades a minorías en tiendas, fue otro gran tema, todo basado en noticias del mundo.

RS: En una plataforma inclusiva que une a Latinoamérica pero con speakers y mentores de todas partes del mundo, ¿Cómo manejan la comunicación, es decir, la selección del idioma?

ST:  Manejamos mucho spanglish. Hay español y hay ingles, pero la mayoría de los speakers son en ingles. Por dos motivos: uno que la mayoría son americanos o europeas, entonces muchos de estos grandes de la industria, no hablan español. Y dos, está el factor Brasil, que siempre estamos excluyendo y son parte de la región. Esta edición es nuestra primer gran acercamiento a Brasil, con Francisco Costa, Camila Coelho, pero no ha sido fácil. De todos modos, también hay paneles e historias muy inspiradoras, que son casos  de éxito, como el de Carolina Herrera, que hay que hablarlos en español. Tenemos una compañía de traductores que es súper increíble, swipe up, descargas la aplicación a tu Iphone, y si no sabes el idioma que se está hablando en el momento, hay unos traductores en distintos puntos del mundo, traduciendo el panel a tiempo real, supe head tecnology nosotros (risas). 

Otro punto importante también son las con discapacidades, entonces tenemos siempre personas en el evento que brindan un soporte más personalizado. El año antepasado, que fue en Colombia, teníamos una sordomuda en nuestro público y luchamos con el gobierno de Colombia para que nos ayudara a conseguir a alguien que pudiera comunicarle absolutamente todo, y así fue, la volamos a Cartagena para que pudiera darle ayuda. 

RS: ¿En qué consiste la parte logística de LAFS y cuál es ese tras bambalinas que nadie se imagina de todo esto? 

ST:  ¡Uff! todo mundo cree que somos una empresa gigante, que somos súper bien establecida, con 20,000 personas que trabajan en nuestro equipo, y la realidad es que somos también un start up. Llevamos cuatro años, somos un equipo súper chiquito, somos dos mujeres emprendedoras, mamás de niños pequeñitos, que día a día nos ponemos varios sombreros, desde la de marketing, legal, finanzas, ventas…como que somos todólogas como cualquier emprendedor en sus etapas iniciales. El tras bambalinas de LAFS es un proyecto que está creciendo a una velocidad tan rápida que nunca nos damos a basto. Siempre tenemos millones de cosas de nuestro To Do List, porque somos un equipo chiquito y el proyecto da para muchas cosas. Entonces es bastante difícil llevar a cabo día a día, cuando también estamos en una etapa inicial, y no tenemos la capacidad todavía para contratar a mil personas, aunque nos encantaría tenerlas a las 1,000 trabajando para nosotros porque pudiéramos delegar muchísimas más cosas.  

EL:  Yo creo que la gente cree que ha sido más fácil. Pero hemos tenido más no que sí. La gente hoy en día ve LAFS y dice: “Wow, en cuatro años como han crecido”, y la verdad que sí, porque tuvimos un factor de suerte que fue el timing, porque lo hicimos en un momento donde el mundo quería empezar a unirse y había mucho talento en la región pero no había una plataforma que los uniera. Pero a pesar de que sí, que tuvimos esa ventaja, la gente no creería cuando les cuento que cuando empezamos el apoyo fue de Europa y Estados Unidos, no de América Latina. Hoy sí tenemos apoyo del sector privado de la región pero al principio era muy difícil, era distinta la reacción, era más lo que algunas veces es nuestra cultura, de dudar sobre nosotros mismos y el tema de no apoyarnos entre nosotros hasta que vemos que el de afuera nos está apoyando. Y ahora esa realidad la hemos hecho parte de la misión de esta plataforma: el inspirar y dar esa oportunidad a marcas de su propio país. Aun así casi el 91% de nuestros sponsors son compañías norteamericanas y europeas. 

RS: ¿Qué tiene que tener una marca para ser LAFS approved? 

ST:  Para mí lo más importante de un diseñador o una marca es que tenga un ADN fuerte. Que sus diseños o su marca tengan ese sello que solo esa marca debería de ser, no aspirar a ser como alguien más sino aspirar a ser alguien único en una industria de la moda tan saturada como la tenemos hoy en día, resaltar, tener una propuesta de valor diferente es muy importante. Luego, me encantan los diseñadores que incorporan prácticas sustentables, así como los que también incorporan elementos artesanales o de herencia cultural dentro de sus marcas. 

RS: ¿A quién quisieran ver en las pasarelas  de LAFS que no hayan visto todavía?

ST:  Uy no, pues hay muchísimos que me encantaría tener en el escenario de LAFS. Sería increíble poder ver a una Maria Grazia Chiuri de Dior, sería lo máximo.

RS: ¿Por qué Miami para post-pandemia? 

EL: Porque sentíamos que a un speaker le iba a dar más seguridad venir a Miami que a cualquier lugar de Latinoamérica, porque en Miami puedo hacer un mejor trabajo para tener exámenes de COVID en cada entrada, antes de que entren a cada espacio. Creo que, en ese sentido, ha estado más avanzado, y yo necesito darle esa seguridad a mi comunidad. También ahorita, que estamos viviendo una pandemia, es mucho más difícil viajar a ciertos lugares porque muchas líneas áreas han cambiado o cancelado vuelos, entonces Miami te da la flexibilidad de que hay vuelos directos desde todas partes del mundo, desde prácticamente todos los países de Latinoamérica. También, influyó el golpe económico para todos los emprendedores en el mundo entero y hacerlo a Miami nos permite ayudar a la gente, de forma indirecta, con sus gastos, porque todo mundo tiene a alguien que viva allá, donde se pueda quedar durante LAFS. Obviamente para nosotros hacer el evento en Latinoamérica es importantísimo porque para nosotros es demostrar al resto del mundo esos lugares mágicos de la región, y esperamos poder retomarlo pronto.

RS: La edición de este año estaba pautada para noviembre, ¿Qué les motivó a mover fechas hasta marzo?

Estefanía Lacayo: Ahorita el Delta ha subido mucho por la apertura de los colegios en todos los Estados Unidos, en especial Miami, y no nos sentimos cómodas poniendo en riesgo a absolutamente a nadie de nuestra comunidad. La decisión fue por el bienestar de nuestra comunidad.  La tomamos junto con todos nuestros sponsors y speakers. Sentimos que lo adecuado es mandar un mensaje correcto y sentimos que no pasa nada con mover la fecha 5 meses más adelante. Todos los spondors estaban 100% de acuerdo que era la decisión correcta. Yo creo que todo pasa por algo. La nueva fecha del evento es de marzo 14 al 16.

RS: Durante su visita a Santo Domingo, ¿qué fue lo que más les impresionó?

ST:  La cultura, ver cómo la industria de la moda, a pesar de ser una industria pequeñita, colabora mucho. Hay cosas muy especiales e individuales, hay mucha herencia cultural y el dominicano está muy orgulloso de su historia y de sus raíces.

EL: Me impresionaron muchísimas cosas. Yo sabía que había talento en República Dominicana, conocía de algunas marcas pero no la cantidad de marcas con tanto talento que conocí. Yo siempre he tenido muchos amigos de República Dominicana pero regresar me recordó mucho la razón por la que me caen bien, y es la actitud positiva de la gente, las ganas de seguir adelante, la alegría, me encantó ver eso y el apoyo de una marca con otra. Cuando tuve la oportunidad de visitar Indómita, me encantó porque muchas de estas marcas no las conocía, y fue súper lindo ver las personas detrás. Eso en la parte de moda. En la parte de ciudad, yo solo conocía la Romana y Punta Cana, y me enamoré de la comida y de la Ciudad Colonial. Le platicaba a una persona, que cuando fui a la Ciudad Colonial tuve esa misma sensación que tuve cuando fui a Israel, que es como que me transformó. Cuando vas al lugar donde fue el primer juicio de las Américas, es muy impactante. A nivel de historia y de arquitectura, es un país muy rico.

RS: ¿Algún diseñador o diseño dominicano que les haya sorprendido? 

ST:  Me fascinó Ana María Store, y bueno Isla & White ha sido uno de nuestros 

finalistas de Pitch to LAFS entonces me encanta como trabajan e Indómita 

me pareció espectacular el proyecto también. 

EL: Nunca me gusta contestar estas preguntas porque no lo veo justo para todo el talento que conocí. Te diré que en realidad me encantaron todos, porque si me gustaba uno por el diseño, el otro por su actitud tan positiva, o por su historia de que lleva 20 años luchando en la industria o el otro por la persona detrás. Me encantó todo lo que conocí.

RS: ¿Cuánto aumentaron las probabilidades de celebrar LAFS pronto  en la Ciudad Colonial? 

EL: ¡Son súper altas! A nivel personal, nos enamoramos de la ciudad y de su gente. Creo que Lía, como embajadora de LAFS, hizo un trabajo impecable, nos hizo el mejor tour del mundo, ella es tan inclusiva. Pero para LAFS hay muchos factores que tienen que pasar antes de que tomemos la decisión: necesitamos el apoyo del gobierno, de la alcaldía, porque hay muchos permisos que vamos a necesitar. Se tienen que cerrar calles, necesitamos más policías, queremos hacer los eventos en los lugares más históricos, y para todo esto se necesitan permisos. Hay muchas cosas que tienen que pasar, pero nos encantaría. Sobre todo para que cuando se piense en este país no solo venga a la mente sus playas sino que se piense también en la historia tan bella que tiene esta ciudad. 

RS: Si pudiéramos viajar 10 años adelante, ¿Cómo estaríamos viviendo el Latin American Fashion Summit? y ¿Cómo las estaríamos viendo a ustedes?

ST: Bueno, 10 años en adelante me encantaría que pudiéramos ser un conglomerado muchísimo mayor de presencia en todos los países de Latinoamérica. Eso es algo que hemos estado haciendo poco a poquito, pero pues con un penetración más importante en Brasil, en Argentina, en el Cono Sur principalmente. Me encantaría llevar al evento al extranjero, es decir, a Europa. Organizar algo y realmente tener presencia de diseño latinoamericano fuera de Latinoamérica. Y a mí…espero que ya me vean mucho más, con un apoyo mucho más contundente en cuestión de equipo y evidentemente con muchísimos planes, porque la plataforma da para muchas cosas. Estamos planeando hacer un consejo y, evidentemente, Tribu es un App de networking que tiene mucho para donde crecer, incluso una incubadora de talentos. 

EL: Al Summit, como una plataforma todavía más grande, evolucionando con más componentes como Pitch y Tribu. Me encantaría ver más personas unidas a la comunidad, más eventos durante el año. Queremos también ver más lo que es Home y aspiro a que más plataformas parecidas a nuestra visión se hayan unido a nosotros, que colaboremos todos. Sueño porque algún día pase esto. A mí, a los 50 años (risas). Dios mío. Sabes que siempre tengo esa ambición de tener un fondo de inversiones para proyectos en moda, no solo diseñadores. Yo estoy constantemente viendo proyectos tan interesantes y diseñadores con tanto talento, que me llaman mucho la atención y que creo que tienen potencial de crecimiento más grande. Así que me gustaría, en 10 años, haber lanzado ese fondo de inversiones para poder apoyarlos con su primera inversión económica, y poder volverme business partner de ellos. Yo creo que mi propósito en la vida es conectar, y si puedo seguir haciéndolo por los próximos 10 años, estaría completa.

 

CONFESIONES ESTEFANIA LACAYO

Nombre completo: Estefanía Lacayo Padilla Si tu vida fuera una pasarela,

¿Cuál sería?: Una pasarela donde hubiera presencia de un diseñador por país de

América Latina, a donde podamos vernos todos unidos y agarrados de las manos.

Con sus banderas, con sus tradiciones,  y todos sintiéndose súper orgullosos de

estar representando a su país. Defínenos tu closet en tres palabras: Te lo

defino en una: clásico pero con un pequeño edge.  App preferida: Tribu by LAFS.

Una foto que no puedas borrar del móvil: Bueno, no borro nada pero

definitivamente las fotos de mis hijos no las borraría nunca. Un pasatiempo: Me

encanta escuchar Podcast. Una amiga: No es justo, porque tengo tantas. Lo que sí

te puedo decir es que tengo tres etapas de amigas, mis amigas de la infancia, mis

amigas de la universidad, y las  amigas que me trajo la vida por mi carrera, lo que

son mis 20 años en NY. Y soy cercana y en constante comunicación con las tres

etapas.  Marca favorita: Si quiero salir a una fiesta, me encanta Johanna Ortiz,

para blusas me fascinan las de Silvia Tcherassi, para pantalones me encantan

algunas marcas italianas, vestidos de baño Maygel Coronel… Lo más fácil y lo más

difícil de emprender: Lo más fácil es que estás haciendo lo que te apasiona. Lo

más difícil es no tener salario y no sabes si todo el trabajo y sacrificio va a llegar a

algo. Un sueño por cumplir: Tener mi propia compañía de inversiones y aprender

francés. Samantha en tus palabras: Organizada y metódica. Lo que LAFS

significa para ti: Unión.

 

CONFESIONES SAMANTHA TAMS

Un color: Negro Un diseño: Latinoamericano Una cultura: Mexicana, peruana y

colombiana Una gastronomía: Japonesa Una tendencia: Las sandalias, los flats,

que ya no haya tacones. Un diseñador: Phoebe Philo Una canción que escuches

con frecuencia: When we were Young de Adele Un poeta o escritor: Milán

Kundera Una persona en el mundo: tengo dos, mis hijas ¿A quién admiras?: A

muchísimas personas Un pet peeve: Tambien tengo muchísimos, que mis hijas

dejen tirada la ropa en el piso Un pasatiempo: Viajar Una mascota: No tengo, soy

alérgica a los animales Estefania en tus palabras: Creativa Lo que LAFS

significa para ti: El proyecto profesional más grande de mi vida.

Natalia Nachon
Entrevistadora, Escritora sobre Estilo de Vida & Columnista de Moda y Belleza en un espacio heterogéneo, elegante y creativo; donde el amplio mundo de la "mode" es el gran protagonista #PSITSFANCY.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Charléne recibe emocionada a Alberto de Mónaco y los...

Una imagen vale más que mil palabras, es al parecer el dicho al que se ha acogido Alberto de...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -