Inicio Entrevistas Visionario Raúl Miyar

Raúl Miyar

“Enseño porque me gusta, me llena y me satisface”.

l VISIONARIO. 

SVS6026
Foto: Silverio Vidal

Encontrarse con personas destinadas a hacer lo que ejercen, es poco común, pero pasa. Hace poco nos encontramos con Raúl Miyar, un virtuoso que pertenece a dicho grupo de personas. Luego de haberse matriculado en Psicología, Sociología y en otras áreas del saber, (de las que ni se acuerda), es en su tercer año de universidad cuando se inicia en las Bellas Artes, pese a que desde niño mostró habilidades en el dibujo y la pintura.

Desde aquel entonces, cuando tomó el camino que la vida le asignó desde antes de nacer, Miyar ha vivido por y para el arte. En su caminar  por los extensos senderos del arte, Raúl Miyar descubrió una pasión más: enseñar.  En los últimos 16 años de su vida se ha dedicado a la enseñanza, siendo el director del programa de Bellas Artes de Chavón La Escuela de Diseño. Su entrega y pasión por compartir todo aquello que los estudios y la experiencia le han enseñado, le llevan a dirigir un nuevo programa certificado, único en el país: Estudio para la Investigación Contemporánea (Epic), dirigido a personas que, con un nivel de conocimientos, deseen refinar su trabajo y obra, llevándolo a otro nivel superior.

Enfocado en el negocio del arte, además de la práctica y producción del arte, reforzando algunas técnicas tradicionales y contemporáneas, Epic será iniciado el cuatro de septiembre en el campus Chavón de La Romana, de la mano de su director Raúl Miyar. Todo lo planteado deja en evidencia que Miyar es un visionario y fiel creyente de que las cosas pueden llevarse siempre a los niveles más altos. Establece que en su vida existe un antes y un después de Chavón, en donde abrió su percepción y visión de lo que, en esencia, es el arte.

Raúl Miyar visualiza el arte como un estilo de vida; para él es una visión, es la percepción de que constantemente todo está cambiando y evolucionando, y poder participar de ese proceso de forma creativa, para él es emocionante. Desde que tomó el cauce de este fascinante mundo, Raúl no ha parado de envolverse y adentrarse en él, de una u otra manera.