Inicio Columnistas P.S. It's Fancy P.S. It’s Fancy l Glamorous Encounter: Daniel Espinosa

P.S. It’s Fancy l Glamorous Encounter: Daniel Espinosa

0
P.S. It’s Fancy l Glamorous Encounter: Daniel Espinosa

P.S. IT’S FANCY.

Nos conocimos hace justo un año. Recuerdo que estaba de visita en el país para introducir una nueva colección y hoy presenta 12 en un mismo día. Claro, dos décadas y 70 boutiques en Centro América, Europa y el Caribe no se celebran todos los días. Así que en P.S. It’s Fancy no consideramos mejor manera de despedir el 2017 que conversando con alguien que celebra desde ya un aniversario de luz con series de joyería creadas y dedicadas a cada mes del año por estos 20 de tanta creatividad, entrega y alegría: Daniel Espinosa.

¿Hasta qué capa cree que el diseño le ha permitido excavar dentro de usted mismo? De todas, recuerdo una etapa muy arquitectónica, donde buscaba una estructura y un orden dentro de mí. Latino viviendo en Europa, reaccionaba al contraste del vivir hacia fuera y vivir hacia dentro. Estaba buscando qué de mí había en ese mundo organizado y cómo poner en desorden ese orden y esa perfección. Fue una de mis primeras colecciones, el cubo; continúa muy presente en las creaciones más recientes de la firma, sobre todo en las que celebran estas dos décadas de aniversario. Afortunadamente Natalia, me quedan muchas capas por explorar.

«La clave de toda colección está en dejarlas madurar sin que pierdan vigencia alguna».

A la lista de ramas exploradas como diseñador, se ha unido el diseño de trofeos y la relojería… Sí, con el diseño de trofeos empezamos en el 2016, el contrato es por 10 años y lo que queremos es replicar lo que sucede en otros festivales del mundo, pero con la esencia mexicana; así que lo trabajamos con la plata nuestra. Como es el Festival de Cine de los Cabos y lo más espectacular de allí son las ballenas que pasan, los hemos hecho con la silueta de estas ballenas. Nicole Kidman fue quien lo recibió, igual lució piezas de joyería nuestra en la premiación. Por otro lado están los relojes. Iniciamos con la relojería hace tres años y ha sido fascinante entender la maquinaria, el origen y sobre todo cómo convertir un reloj en una joya. Es muy interesante poder concretar todas las partes tecnológicas de una pieza y llevarlas a un marco estético y agradable. Desde entonces estamos lanzando colecciones que complementan tanto la joyería como las otras colecciones de relojes, cada año.

Entre la joyería y las piezas decorativas para el hogar, ¿cuál es la mayor diferencia? Diseñar ambas me encanta. En mi caso particular, si no hubiese sido diseñador de joyas, hubiese sido decorador de interiores. Entonces digamos que lo que tuve que hacer fue experiementar, trabajar el metal en volúmenes un poco más grandes; pareciera simple, pero en realidad no lo es, fueron como tres años de experimentar hasta lograr una colección inicial que tenía que reunir características de peso y forma. Fue muy interesante. Es un proceso creativo que va tomando su tiempo. Es llevar una joya a otra dimensión, para decorar ahora tu casa, en lugar de a ti mismo.

¿Cuál diría que es el hilo conductor de todas sus creaciones? Pues diría que la plata, la materia prima. También podría decir que la serpiente, esa silueta que aporta tanto movimiento. Después la inspiración y el destinatario son muy distintos.

En retrospectiva, ¿qué le dicen sus colecciones? Al principio, cuando creas, creativamente vas bien, pero eso no significa que quien las vaya a lucir se sienta cómoda llevándolas. La capacidad de leer y conectar con tus clientas te la da los años. Mis colecciones han ido madurando, se los he permitido, pero también se mantienen muy vigentes, muy de ahora; creo que esa es la clave y el mensaje más fuerte que me comparten. Si miro estas 12 colecciones especiales de aniversario, inspiradas en mis primeros trabajos, es como contemplar una radiografía vista hacia atrás y reinventada. Es como traer el origen hacia la actualidad.


EDITORIAL.

Con los años, el ser humano se ha convertido en un «objeto de estudio» sumamente apasionante para mí. Las perspectivas y reacciones, las motivaciones y conquistas. Cómo siendo de naturaleza tan evolutiva y tan cambiante, nos resulta imposible ignorar lo cíclico y negar lo estable. De hecho, creo que esta misma dualidad, aunque no en exacta medida, la reflejamos en nuestras metas. Bueno, en nuestra manera tan particular de acercarnos a ellas. Y es que no sé si es que nos hemos vuelto adictos a las «mariposas» propias de lo nuevo, o que predeterminamos límites tan poco profundos que resulta «fácil» llegar a ellos; pero noto que la línea que traza el cúmulo de nuestros logros tiende a ser cada vez más horizontal. Siento que estamos tan envueltos en un continuo «alcanzar» que una vez sentimos que tenemos lo que queríamos en manos, lo terminamos dando por sentado porque parece orden enfocarnos en lo siguiente. Bravo, hemos estado coleccionando medallas en pañales de proyectos en fase 1. Estoy convencida de que los verdaderos atletas de la vida no son los que invierten años luz de entrenamiento, tampoco los que se lanzan y ganan el primer lugar de múltiples carreras, sino aquellos que se atreven a correr, incluso con más brío, una vez cruzan cada una de sus metas.