Inicio Entrevistas El proceso de fabricar el ron

El proceso de fabricar el ron

En las bodegas de Brugal hay, fundamentalmente, barricas de roble blanco americano, utilizadas en bourbon o Tennessee whiskey, y roble rojo español, para el vino de Jerez o Pedro Ximénez. 

Fundada en 1888, en Puerto Plata, la compañía Brugal inició sus funciones. Años más tarde, en 1920, se construyen los primeros almacenes para el envejecimiento del ron en barricas de roble, dando origen a una nueva categoría en el sector. Las barricas de Brugal pasan por un proceso de quemado de la madera, el cual es fundamental para su envejecimiento, porque proporciona aromas y sabores distintos. Cada una de ellas tiene un tostado ligero, que proporciona aromas y sabores a vainilla, frutos frescos, miel y chocolate. La barrica de roble blanco americano es fundamental en el comienzo del añejamiento. Esta da notas de vainilla, caramelo, toffee y chocolate. 

Las barricas de roble rojo español, utilizadas para rones con un doble envejecimiento, dan sabores a frutos secos y frutas maduras. Gracias a los tesoros de las bodegas de Brugal, se pueden producir bebidas tan valiosas y diferentes como Extra Viejo, un auténtico clásico; XV, que produjo una evolución en los perfiles de la marca, representando un cambio de generación; y Brugal 1888, un ron súper prémium que representa el ron dominicano en las principales ciudades del mundo.

Los rones de Brugal están elaborados con mezclas de diferentes envejecidos, logrando que cada barrica aporte características diferentes para llegar a un perfil determinado. Dentro de las barricas, y gracias a su tostado, comienza el proceso de envejecimiento. A través de los años, el alcohol va adquiriendo color, sabor y aroma.  

Aunque el origen de la compañía está en República Dominicana, desde hace algunos años, la marca ha incursionado en nuevos mercados en algunas islas del Caribe, además del fortalecimiento en España y Estados Unidos. 

El proceso de elaboración.  La caña de azúcar recién cortada es transportada hacia los molinos. Allí, se exprime para sacar el jugo que contiene el azúcar. Este pasa por otro proceso, del cual sale una sustancia más viscosa, llamada melaza, que se transporta a la destilería de Brugal, en San Pedro de Macorís. 

Una vez allí, la melaza se fermenta con levaduras en unos tanques de gran capacidad y a través de intercambiadores de frío y calor. Luego de ser fermentada, el vino que se obtiene se destila al vacío y el alcohol producido es llevado a la planta, en la ciudad de Puerto Plata, para su procesamiento final. Para culminar, este se diluye con agua desmineralizada, para su envejecimiento, en un parque de barricas de roble blanco quemado y, una vez envejecido, se reposa en la llamada “cámara de procesos”.

Además de poseer las bodegas más grandes del país, la empresa hace cada año, una inversión millonaria en adquirir nuevas barricas.