Inicio Entrevistas Por Dentro La princesa Victoria de Suecia guarda una motivadora historia que contar

La princesa Victoria de Suecia guarda una motivadora historia que contar

princesa victoria

El día de ayer significó uno de los más felices para la princesa y futura reina Victoria de Suecia. Celebró su cumpleaños número 43, feliz y rodeada de su familia.

Pero no todo en su vida ha sido color de rosa. Durante su juventud tuvo que enfrentarse cara a cara con una difícil enfermedad: la anorexia. Todo comenzó cuando alcanzó la mayoría de edad y comezó a experimentar un notable cambio físico causado por este trastorno alimenticio.

Su salud se vio amenazada 

La razón por la cual la duquesa de Västergötland padeció esta dolencia, se debió al estresante ritmo de vida que llevaba, al encontrarse en la primera línea del foco mediático y estar sometida a una continua presión. La Casa Real de Suecia se encargó de emitir oficialmente la noticia en aquel momento.

Luego de esto Victoria se mantuvo alejada temporalmente de sus funciones como royal y fue trasladada a Estados Unidos para recibir un tratamiento para tratar la anorexia.

Con la ayuda de los expertos encargados de su caso, ella pudo aprender a poner en orden sus sentimientos, a marcar límites y a no exigirse demasiado. Luego de varios meses de terapia, Victoria consiguió superar la enfermedad gracias a la ayuda psicológica, deportiva y nutricional que recibió en EE. UU.

Desde entonces, el deporte ha pasado a ser algo indispensable en la rutina de la princesa. Gracias al ejercicio conoció en uno de los gimnasios de Estocolmo al que se ha convertido en su marido y el padre de sus hijos, Daniel Westling, que por aquel entonces era su entrenador personal.

Hoy, Victoria de Suecia vive una vida plena junto a sus hijos y esposo, sirve a su patria realizando un intachable trabajo como miembro de la realeza sueca. Es una mujer madura, con decisión, determinación y apegada a las tradiciones.

Su historia de superación es el mejor ejemplo de que cuando se quiere, se puede.