InicioRitmo PersonalDescubrirUn viaje a la historia de la porcelana portuguesa

Un viaje a la historia de la porcelana portuguesa

Museo Vista Alegre, Portugal

Fotos: Horacio Villalobos y cortesía de Vista Alegre

Un emblema histórico se alza en Ílhavo, Portugal, donde se da testimonio de la gran repercusión a nivel cultural y artística que ha tenido, desde sus inicios, la producción de porcelana. El Museo de Vista Alegre es un culto a la impoluta trayectoria que ha enarbolado la fábrica de ese mismo nombre, fundada por José Ferreira Pinto Basto en 1824, convirtiéndose en la primera y más transcendental industria de la creación de cerámica y vajillas. Asimismo, muestra la evolución estética e importancia de la producción de loza en la sociedad portuguesa durante los siglos XIX y XX, exponiendo sus mejores colecciones.

Porcelana portuguesa

Este paraje museístico data de 1947 y nació porque la firma estaba consciente del legado que estaban forjando, sin embargo, su apertura al público se dio en 1964. Hoy en día, ocupa parte de las instalaciones de la antigua factoría, siendo totalmente restaurado hace unos años y reinaugurado en el 2016. Cabe destacar que, por ser un enclave simbólico, le fue otorgado el premio del público en los RegioStars europeos del 2018, por su contribución a la proyección y difusión del patrimonio cultural portugués a nivel internacional.

Cinco salones, entre ellos: la “Sala de las Litofanías”, “La Fascinación por China”, “Animalia” o la vida de la comunidad fabril, son algunos de los parajes temáticos en los que se pueden admirar más de 30,000 piezas en exhibición y descubrir la evolución de la marca. Cada uno de estos valiosos tesoros retratan las distintas etapas de producción de la Fábrica de Porcelana de Vista Alegre, como sus piezas de cristal y cristal refinado, las primeras en salir de los hornos de la compañía manufacturera, piezas en pasta no cristalizada del período de 1824-1832, ejemplos de los primeros intentos en porcelana (1832-1838), series del período de esplendor (1836-1868) del famoso retratista francés Víctor Rousseau, piezas blasonadas y conmemorativas.

Igualmente, el visitante, a la hora de ingresar, visualizará dos hornos que lo recibirá en la recepción de la pinacoteca. Inclusive, la visita a este grandioso lugar en días laborales ofrece el Taller de Pintura Manual en el que se puede ver la primorosa labor de los maestros. También, dentro de sus riquezas, se pueden encontrar los dibujos, libros y aparatos con los que se elaboraban las materias primas para la confección de la porcelana y otros objetos que conforman la documentación histórica de esta empresa familiar.

Milagros De Jesús
Periodista, locutora y maestra de ceremonias. Amante de la escritura creativa y de las buenas historias.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Charléne recibe emocionada a Alberto de Mónaco y los...

Una imagen vale más que mil palabras, es al parecer el dicho al que se ha acogido Alberto de...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -