InicioEntrevistasPengbian Sang, referente del jazz

Pengbian Sang, referente del jazz

Una cualidad rítmica especial, la improvisación y el sonido son los elementos que, con la virtuosidad y el talento del artista, hacen posible la creación de mágicas piezas que elevan nuestro sentido de la música.

Pengbian Sang es un apasionado músico con un talento innato, creador de sensaciones que provocan una perfecta e ininterrumpida conexión con su público. Protagonista de románticas presentaciones multitudinarias y creador de majestuosas producciones, se abre camino día a día a seguir explorando el jazz, explotando su capacidad de crear piezas y producciones únicas. Su sentir y su conexión permanente hacen posible sus funciones.

A temprana edad surgió su admiración por el arte de las melodías, inculcado por un amigo de su familia, Víctor Víctor, quien le hizo enamorarse de la música popular y el jazz. Pero no fue sino hasta que escuchó el álbum Friends de Chick Corea, en donde se convenció totalmente de su pasión y descubrió que sí le era posible desarrollarse en esta rama.

Inició tomando clases de piano en el Liceo Musical José Ovidio, en Santiago, de donde es oriundo este destacado artista; luego se decidió por prácticas de violín y violonchelo de la mano de don Apolinar Bueno y Genarina Rodríguez. Su arte empezó a crecer, por lo que viajaba constantemente a Santo Domingo en donde siguió sus enseñanzas de la mano de François Bahuad y Elena Alamilla, ambos también excelentes maestros.

Realizando minuciosamente su selección y cuidando los detalles, Pengbian hace posible vivir una de las más agradables experiencias sonoras, interpretando canciones de otros géneros que, de forma mágica y armoniosa, convierte en una hermosa pieza de jazz, y de la mano de su banda, crean explosiones de buena energía y ritmos contagiosos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Realizan premiere de “La Tercera Edad”, nueva comedia de...

Con la presencia de la Alcaldesa de Santo Domingo, Carolina Mejía, de la directora de la DGCINE, Marianna Vargas...

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -