Inicio Columnistas P.S. It's Fancy P.S. ITS FANCY l THE FANCY BAZAAR: LA TEMPORADA EN COLORES

P.S. ITS FANCY l THE FANCY BAZAAR: LA TEMPORADA EN COLORES

P.S. IT’S FANCY.

THE FANCY BAZAAR

LA TEMPORADA EN COLORES

Es retador hablar de moda cuando el closet está de vacaciones y lo más elegante que llevas en el día a día #quedandoteencasa es un par de pijamas. Pero, ¿qué sería de la moda, como expresión artística, si no se sabe inspirar en las épocas más inciertas y con ellas hacer historia?. En esta edición de P.S. It’s Fancy exploramos los colores que ha seleccionado Pantone para definir la temporada, sin dejar a un lado el azul 4052 Classic Blue, que según lo señala la institución del color, “un azul sin límites que evoca el vasto e infinito cielo nocturno y nos anima a mirar más allá de lo obvio y expandir nuestro pensamiento; desafiándonos a pensar más profundo, a aumentar nuestra perspectiva y abrir el flujo de comunicación, haciéndonos resilientes, fiables y estables sobre los que edificar nuestro camino hacia el umbral de una nueva era”. Con todos ellos hicimos un bazar, con piezas tan distintas, evocando la diversidad de plantas de un jardín y las ganas de florecer, de vestir de pétalos, cada día, con más luz y más magia.

 

 

 


Editorial.

Creo en el propósito. Tengo una fuerte convicción de que todo lo que nos toca vivir tiene una razón de ser en el magnetismo divino que va direccionando nuestros pasos hacia ese “porqué” y “para qué” estamos aquí. Algunos los descubren muy jóvenes, otros, a la medida que avanzan algunos capítulos; pero lo interesante es que, sin importar el cuando, los puntos siempre encuentran la manera perfecta de enlazarse. No tengo la menor idea de cuando terminarán los días de cuarentena, pero me llama mucho la atención el momento, y que nos toque primavera dentro de casa. La naturaleza nos está invitando a florecer desde adentro, bajo el núcleo de la sociedad que es la familia y a conectar con lo que verdaderamente es imprescindible. Nos está reorganizando prioridades y enseñando a enfrentar una realidad que dábamos por sentada por pasar tanto tiempo fuera de ella, a vivir sin tenerlo todo resuelto y a reencontrarnos con la incertidumbre, el temor, la vulnerabilidad que nos recuerdan que por encima de todo, somos humanos. Estos días nos están retando a reinventarnos, a buscar nuevas formas, a ser creativos con lo que hacemos para subsistir. Nos han demostrado que no necesitamos lo que sí creíamos, y que carecemos tanto de eso que antes ni siquiera considerábamos. Nos han hecho sensibles, nos han abierto los ojos, nos han demostrado que nuestro rol en el ecosistema es mucho más minúsculo de lo que la ambición nos había hecho pensar. Esta cuarentena (40), como la cuaresma (46 días) de Jesús, nos está entrenando el espíritu, el cuerpo, el alma, para un mejor mundo con una nueva “normalidad”, porque a la vieja, a una mente que está siendo transformada le resultaría imposible regresar jamás.