Inicio Columnistas P.S. It's Fancy P.S. IT’S FANCY l INTRODUCING TO D.R. MÓNICA SORDO

P.S. IT’S FANCY l INTRODUCING TO D.R. MÓNICA SORDO

P.S. It’s Fancy.

Introducing to DR

Mónica Sordo

Su diálogo con los metales lo inició desde pequeña. Se hacía más intenso por las tardes, cuando acompañaba a su padre al taller de diseño industrial del que era propietario en su natal Caracas, Venezuela, ciudad que además la vio crecer –hasta los 9 años– cuando su familia decidió mudarse a Puerto la Cruz cuando ocurrieron, probablemente, los dos descubrimientos más importantes sobre sí misma: sus habilidades para emprender y su pasión por las joyas, en el mismo orden. Una la detectó jugando a la jefa de su propia oficina en casa y, la otra, un poco más tarde, en el atelier creativo de su mamá.

Fue en medio de todas estas vivencias o las que ocurren cuando parte a Milán para estudiar Estilismo de Moda en el Istituto Marangoni, sucedido por Fashion Merchandising en el Istituto Europeo di Design en Madrid y Jewelry Design en el GIA en Nueva York; cuando se esclarecieron los pasos exactos hacia su destino en la moda. Que más que una línea de llegada, fue un circuito de estaciones, una más fascinante que la otra. Se insertó formalmente en el mundo laboral como editora de moda para la revista Marie Claire España, organizó seminarios para IED (Escuela de Diseño y Moda) y posteriormente trabajó en el departamento de Relaciones Públicas de Christian Louboutin en NYC.

Todas ellas, incluyendo el último domicilio, conformaron el escenario de experiencias sobre el que decide lanzar su firma de joyas: Mónica Sordo, en 2012. Una serie de accesorios exclusivamente en metal, hechos por los maestros joyeros de su mamá y con la mentoría de su papá en los acabados high-end, resumen su primera colección. Llegó a Fivestory y Barney’s NY y las siguientes a Sofia Sofia en Guatemala, también a portales digitales como Net-A-Porter. Sin embargo, no fue hasta después de tres años, en 2015, cuando Sordo siente haber encontrado verdaderamente su estilo como diseñadora. Uno definido por cada página del pasado, sobre todo las que protagoniza la arquitectura, tanto de su país, como todos los demás que también fueron hogar para ella, por cortas y largas temporadas. Le mueve mucho el color y también ha explorado con la inclusión de piedras preciosas, fusionándolas siempre con el metal. Su más reciente propuesta, «La Sureña», presentada en el Fashion Week de París en septiembre y otras creaciones, estará en Santo Domingo el 23 y 24 de este mes en el Pop Up Event organizado por Lía Pellerano en Roche Bobois.

Editorial.

“Tuve la suerte de crecer en una ciudad exuberante y moderna, de imponentes edificaciones como las Torres de El Silencio, el Hotel Tamanaco y el edificio Altamira. De caminar bajo la penetrable Esfera de Soto y disfrutar de un concierto bajo los platillos voladores de Alexander Calder en el Aula Magna», esa, la Caracas, cuna del modernismo en Latinoamérica y capital de un país de gran influencia cultural e histórica, Venezuela, es el despertador constante de la inspiración de la diseñadora de joyas venezolana Mónica Sordo.
La herencia precolombina, el mismo modernismo venezolano, la década de los 50 y 60 suelen ser sus narradores predilectos. Aunque se han sumado otros desde que se convirtió en la curadora del Pop Store Bodega MATE del Museo de Mario Testino, el fotógrafo de moda peruano, en Perú; un proyecto que existe con la intención de apoyar y difundir el talento latinoamericano mientras rescata e innova las técnicas ancestrales a través del trabajo en conjunto con los maestros joyeros y artesanos alrededor Suramérica. Esto le ha dado sentido de labor social a su firma, que ahora se produce 100% en Lima, en los talleres de joyería y textil de San Juan de Lurigancho, para ser más específicos, brindando a estos artistas la oportunidad de organizarse como empresa, de crecer y dar continuidad al legado, capacitando a las siguientes generaciones.