Inicio Columnistas P.S. It's Fancy P.S. It’s Fancy l 9 Facts About: Francisco Leal y Karen Daccarett

P.S. It’s Fancy l 9 Facts About: Francisco Leal y Karen Daccarett

P.S. IT’S FANCY.

Pantalones con siluetas inesperadas, blusas cortas (en especial de un solo hombro) vestidos de trapecio en tonalidades llamativas y la presencia protagónica de los detalles en la espalda y lazos enormes, es lo que define la más reciente colección de este dúo colombiano de marido y mujer que siempre ha apostado por las piezas que saben “hacer su entrada”.  La primavera de Leal Daccarett se trata de las margaritas, y ellas florecen sobre casa pieza que conforma su propuesta para #SS20 (Spring-Summer 2020), con detalles de ganchillo que adornan los escotes y estampados cada vez más abstractos. Es sobre pasarela, con las modelos luciendo todas estas creaciones, cuando los focos alumbran intensamente a sus diseñadores, Francisco y Karen, dejando escapar uno que otro secreto, acceso a lo personal, curiosidades que convertimos en “9 Facts About” sobre ellos.

EDITORIAL.

Ellos son las caras detrás de la firma colombiana que lleva sus apellidos como nombre: Leal Daccarett. El matrimonio de un bogotano y una barranquillera presume de ancestros de Medellín, la Costa Caribe y el Valle del Cauca, contrastes y matices que hoy dibujan sobre sus diseños, aunque Europa, específicamente Italia, también es influencia innegable de su universo creativo. Él es arquitecto y ella diseñadora de modas, pero la última terminó por convertirse en la profesión de ambos. Esto, complementado por su interés y talento innato para los negocios, les llevó a lanzar su firma en 2006: “Un laboratorio que busca crear desde su esencia latina sin seguir tendencias y así, solo así, hacer moda colombiana”. Cada pieza está definida por cortes asimétricos y una feminidad que permite tanto la ropa de día como la de noche.  La buena construcción y los detalles son imprescindibles. También lo es el amor, tanto entre ellos como pareja como por eso que hacen y, por supuesto, por su país y el deseo de conectarle con el resto del mundo: “Nuestra narrativa persigue conectar la herencia de la marca y las mujeres que usan la ropa, en cualquier parte del mundo». Algunas han contado con bordados,  hechos por mujeres artesanas de apartados lugares de la capital de su país, “un complemento que da como resultado eso que Oscar de la Renta llamó algún día el sutil encanto que le imprimen las manos latinas a las prendas que tocan, sin importar que sea una camiseta de algodón o un traje de la más alta costura”. En lo personal, este matrimonio que engalana nuestra edición de San Valentín, no se trata solo de los diseñadores ni de los anfitriones de las fiestas más extraordinarias de Bogotá: sino de los padres de Jacobo, a quien, desde que llegó al mundo, le han cedido con alegría la mejor porción del pastel: el corazón.