Inicio Entrevistas Ossaye Casa de Arte por María del Carmen

Ossaye Casa de Arte por María del Carmen

María del Carmen Ossaye

Percepción de realidad, etnia y cultura

“El artista sublimiza esa materia y la convierte en un valor que no solo transmite su personal percepción de la realidad, sino la de toda una generación, etnia o cultura”. Para ellos, el arte es materia impregnada de espíritu humano, sensaciones, experiencias, y conocimientos. María del Carmen atribuye su formación y recorrido por ese mundo a su padre, algo que ha intuido a través de las conversaciones sostenidas con su madre, la familia y la sociedad artística Guatemalteca. Esos sentimientos de admiración la guiaron como estrella para dedicarle este proyecto cultural a “Roberto Ossaye”.

La gestora cultural ha trabajado en el Museo de Arte Moderno y fue directora de las salas de exhibición de Altos de Chavón, conjuntamente con la dirección de Bonsái Arte, Galería de arte. Asimismo, es fundadora del programa “Umbrales del arte”, que luego pasó a ser la Galería Umbrales del Arte, por un espacio de 15 años. Además, es creadora y directora de la revista ARTES, la cual estuvo en el mercado durante 11 años, representando al país en nueve ferias internacionales.

Hoy, ella, junto a Ángel Rivera, comparte la idea de que el arte induce a la reflexión, por lo que disfrutan construir esta revista: OCA, la cual aseguran es un espacio que busca servir a la difusión, articulación y promoción de las arte visuales, con programas, actividades y eventos nacionales e internacionales.

Ossaye define el arte y la cultura como luz. Y, si el tiempo echara hacia atrás, estarían seguros de que, con la experiencia vivida, lo harían otra vez, por el hecho mismo de la realización personal que les ha producido amar el arte y, por consiguiente, la cultura en general.

Su vocación los hace entender la importancia de tomar conciencia de los procesos de avances, es decir, aportar al desarrollo de las artes visuales del país, como filosofía institucional, hasta buscar opciones en pro del avance de las necesidades que tiene el ser humano para desarrollar el poder de su creatividad. Por eso, María del Carmen y Ángel explican que canalizar estas potencialidades de recursos humanos significa sostener el crecimiento intelectual, técnico y vocacional de estos actores.