Inicio Ritmo Personal Bitacora Old City of Dubrovnik: Un espacio que rompe con los estereotipos de...

Old City of Dubrovnik: Un espacio que rompe con los estereotipos de bellezas arquitectónicas

Old City of Dubrovnik

BITÁCORA.

Cada centímetro se encuentra marcado con lo que ahora denota ser un peculiar diseño de la Edad Media. Las edificaciones, las murallas que rodean el entorno, midiendo 1.940 m, son una de los principales atractivos presente, que desde adentro te permiten vislumbrar y deleitar la vista con la particular belleza que rodea el lugar.

Los edificios que conforman el casco antiguo de este espacio se caracterizan por los diseños góticos del Medioevo que ha quedado marcado en la historia, y por tal razón, vuelve inolvidable una visita a este espacio que se encuentra ubicado en la República de Croacia, y que es bien conocida como ‘’Perla del Adriático’’, la cual fue declarada como patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 1979.

Se diferencia de manera muy drástica a lo que en los últimos tiempos  estamos acostumbrado a ver o a definir como hermoso: rascacielos con cristales por doquier y ascensores que te acomodan el traslado de un lugar a otro.

No es para sorprenderse el olor a cultura e historia que se respira en el aire al estar descubriendo cada pedacito de estas  estructuras  que se tornan ambiguas, pero que te hacen perderte en un mundo de sapiencia que puedes descubrir con cada una de las instalaciones a las que tienes acceso, acompañado del aire europeo que se inhala en las diferentes calles que conforman la metrópolis.

La puerta de Ploce y la puerta de Pile, te dan acceso directo a los espacios de esta población, que alberga en sus vías todo tipo de  comercios donde se pueden adquirir desde dulces artesanales hasta cualquier detalle que te llame la atención para llevar en cualquier parte del cuerpo, o para regalar como obsequio a tus conocidos.

El lugar perfecto para recurrir sería la avenida Stradun, la cual en sus inicios era solo un puente, y ahora se ha convertido en la calle principal del lugar,  albergando desde cafés hasta tiendas de regalos, la cual es complementada por los estrechos callejones que se entrecruzan unos con otros formando parte del entorno.

La iglesia de San Blas se ha convertido en un punto clave cuando de celebraciones nupciales se trata. A pesar del terremoto que sacudió la ciudad,  en el 1667 este no fue causa para que quedara destruida.