Inicio Entrevistas Por Dentro Maylé Vásquez

Maylé Vásquez

POR DENTRO.

Maylé Vásquez

entrevista Natalia Nachón/ fotografía FotoRuido
¿Cómo sientes que se han reflejado los años de experiencia en tus diseños, desde aquella Maylé recién egresada de Chavón a la que hoy dirige su propia firma? Siento que ha sido una evolución, cada nueva colección es una continuación de una anterior, incluso esta última es una mezcla perfecta entre «Butono» y «Fold» (de las primeras colecciones que presenté en DM). La presencia de las rayas es lo que ha prevalecido desde el inicio hasta la fecha aunque sea en el detalle más mínimo y también los cortes redondeados en ruedos.
Tus creaciones, ¿les hablan siempre al mismo tipo de mujer? Y, en cualquiera de los casos, ¿cómo es ella?
A la hora de diseñar, pienso en mí misma y en mi grupo de amigas, una mujer que le gusta estar trendy, pero al mismo tiempo sigue su estilo personal.
Las novias sueñan con su vestido… ¿Cómo fue la experiencia de hacer el tuyo realidad? Yo sabía cómo quería mi vestido de novia desde siempre. En el atelier me relajaban porque decían que iban a hacer 10 vestidos diferentes hasta que me decidiera por uno, pero mi vestido fue exactamente el que dibujé el día 1. También encontré las telas exactas que estaba buscando, por eso para mí siempre será el vestido más espectacular que hay en el planeta tierra y me lo quiero poner todo los días (risas).
Cuéntanos sobre “PLETOJ”, la colección que recién presentaste en Dominicana Moda. Comenzó como una continuación de mi colección anterior, «Butono», porque sentí que se me habían quedado muchos detalles por explotar. Comencé a hacer una total transformación de las siluetas, a unirlas con esos detalles y con lo que vi en mi viaje a Marrakech, las mezclas de colores y texturas impresionante que visualicé allá dieron origen a la paleta de colores; los cortes redondeados salieron de los arcos y los detalles de los tachones de una abstracción de los ladrillos. Aquí hice la fusión de todo eso y fue así como nació esta colección.
¿Qué haces justo antes de iniciar proceso creativo? Normalmente estoy sola, escuchando a mi pianista favorito, Ludovico Einaudi; casi siempre mi proceso creativo se desarrolla así. Este año fue totalmente lo contrario: cuando vi la colección impresa, ya pegada en mi pared, me sorprendí porque no tuve ese momento íntimo para crearla, todo fue una total locura. Estuve de viaje como ocho veces y me llevaba conmigo un cuadernito del tamaño de mi mano en el que dibujaba todo lo que me llegaba a la mente. A pesar de eso, todo salió exactamente como quería. 
¿Qué dirías que es eso que te hace única en medio del colectivo de la industria? Creo que a medida que he ido creciendo como diseñadora he tomado detalles y tipos de terminación que se han convertido en lo emblemático de mi marca y van trascendiendo conmigo en todas mis colecciones. 
Si tu vida fuera una colección, ¿cuál sería el nombre y la temporada? Si mi vida fuera una colección, sería «Pletoj», pero llevada al invierno. Me encanta el layering, los vest, aunque en este país eso es completamente imposible (risas).
Maylé Vásquez jamás se imaginó que un curso de verano en Chavón le cambiaría tanto la vida. Se proyectaba en tribunales, pero el destino le sorprendió con Atelier. Con seis años como diseñadora y las experiencias vividas formándose en Milán y New York, está más que lista para continuar creando, creciendo y reinventándose. A fin de cuentas, en esta última está la magia que hace de su firma una muy prometedora.