InicioWhispers26 años de que el ángel de la muerte visitó a Maurizio...

26 años de que el ángel de la muerte visitó a Maurizio Gucci

Fotos: Fuente externa

Aquella mañana de primavera cuando el calendario marcaba 27 de marzo de 1995, Maurizio Gucci (46 años), quien fuera el CEO de la firma italiana de lujo Gucci, se asomaba a la salida de su mansión en Milán y al poner un pie afuera no se imaginaba que al cerrar la puerta de su residencia esa sería la última acción que realizara en vida. Y es que, el ángel de la muerte lo asechaba a espera de perpetrar su cometido.

Fue cuestión de milésimas de segundos para que en el lugar resonaran tres disparos uno detrás de otro, los cuales le cegarían la vida al legendario nieto del fundador de la marca. Él cayó abatido de inmediato sin tiempo a poder ser asistido médicamente, sus suspiros se desvanecieron, cuando a quemarropa recibió los impactos; el primero, en un glúteo; el segundo, en un hombro y el tercero, fue el vencedor.

Maurizio Gucci

La sangre corría desparramada por doquier, mientras que el cuerpo inerte de Maurizio Gucci yacía en la entrada de su casa, cuyo cadáver fue levantado del piso por las autoridades rodeados de decenas de curiosos y miembros de la prensa.

Pero volviendo a los minutos antes de la escena del crimen, se encontraban dos sicarios, uno de ellos llamado Benedetto Ceraulo, alias (Chambón), quien estaba  escondido en los alrededores y a pocos metros dentro de un vehículo lo esperaba Orazio Cicala (58), que fungía como el chofer.

Benedetto Ceraulo y Orazio Cicala, sicarios que dieron muerte a Gucci.

La policía descartó que se tratase de un simple robo, por lo que en las indagaciones salió a relucir que aparte de ellos dos que eran los autores materiales del hecho, habían más personas involucradas, incluyéndose: el portero de un hotel y una vidente y consejera napolitana, Giuseppina Auremma, estos integraban el cuarteto de la muerte.

Giuseppina Auremma, la vidente que contrató a los sicarios, como encargo de Patrizia Reggiani.

Casi dos años tuvieron que pasar para que los agentes pudieran esclarecer el entramado oscuro que se encontraba detrás de la misteriosa muerte de Maurizio Gucci. Muchas hipótesis se crearon en torno al homicidio, incluyendo que se tratase de un atentado de la mafia, pero esto fue descartado tiempo después a través de los interrogatorios de los imputados.

Se preguntarán: ¿qué los motivó a cometer el delito?, pues nada más y nada menos que un botín de 80 mil dólares que serían repartidos entre los cuatro, un dineral en aquel entonces. Esta cuantiosa suma le dio una pista certera a los investigadores que estaban a cargo del caso y justamente llegaron a dar con el autor intelectual, o mejor dicho la autora.

¿Cuál habrá sido el móvil de este asesinato?

“Estos celos me hacen daño, me enloquecen”, así rezan las letras de una canción que le iban muy bien a quien armó la sádica trama de la que ya hacen 26 años y fue perpetrada un día como hoy.

Patrizia Reggiani, una italiana de 49, era la esposa de Gucci (1973–1991), aunque al momento del asesinato estaban separados, él estaba saliendo con otra mujer lo que desató su ira, ya que entendía que la fortuna que le correspondía a ella y a las hijas de ambos (Alessandra y Allegra) podría estar en peligro.

Maurizio Gucci

Estos motivos la llevaron a planear la escrupulosa trampa con premeditación y alevosía que desencadenó en la muerte de su esposo. Como todo ser despiadado y sin culpa asistió al funeral, luciendo como una viuda perfecta, con velo negro y gafas oscuras. Durante el sepelio no se separó de sus hijas Alessandra y Allegra, quienes eran unas adolescentes de 18 y 14 años.

Desde ya la prensa le llamaba: la viuda negra. Había transcurrido una semana desde el asesinato, y en la madrugada, la policía tocó el timbre de la casa de Patrizia, de forma calmada ella abrió la puerta, diciendo: “Ustedes vienen por la muerte de mi marido”.

En febrero de 2001, aproximadamente seis años luego del asesinato, el Tribunal Supremo condenó a la Reggiani a 26 años de cárcel por homicidio y a penas semejantes para sus cuatro cómplices. Sin embargo, ella nunca admitió haberlo organizado.

Entre los artículos confiscados por los investigadores se encontraron un libro que ella escribía sobre la dinastía Gucci, y en uno, cierta frase reveladora: “Hay quien muere en un accidente de auto, o de enfermedad, o por otras causas. Pero hay quien tiene el privilegio de ser el blanco de un asesino a sueldo”.

“Ella tramó el asesinato con la ayuda de su vidente porque no pudo aceptar el rechazo de su marido y la pérdida de su status social”.

De la condena solo cumplió 16 años, en ese entonces, estaba pobre y alejada de sus hijas y nietos. Sin embargo, logró que el estado italiano le reconociera parte de la herencia: un millón de euros por año y de por vida. En 2013, Patrizia salió de la cárcel San Vittore de Milán, mucho más fuerte y decidida a reclamar lo que era suyo.

House of Gucci

Esta película narra la historia de cuando Patrizia Reggiani fue condenada por orquestar el asesinato de su aun marido, Murizio Gucci. El filme será estrenado el 24 noviembre de este año.

Esta cinta dirigida por Ridley Scott cuenta con la actuación de Lady Gaga y Adam Driver como protagonistas, al interpretar al matrimonio Gucci. El guión está basado en el libro homónimo de Sara Gay Forden.

Además, el elenco se completa con actores de la talla de: Al Pacino como Aldo Gucci, Jared Leto (Paolo Gucci), Jeremy Irons (Rodolfo Gucci) y Camille Cottin (Paola Franchi). Igualmente, Jack Huston y Reeve Carney.

Milagros De Jesús
Periodista, locutora y maestra de ceremonias. Amante de la escritura creativa y de las buenas historias.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Charléne recibe emocionada a Alberto de Mónaco y los...

Una imagen vale más que mil palabras, es al parecer el dicho al que se ha acogido Alberto de...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -