InicioEntrevistasMaeno descubriendo los beneficios de los juegos Lego®

Maeno descubriendo los beneficios de los juegos Lego®

En esta edición, conversamos con el destacado publicista dominicano Maeno Gómez Casanova, quien a través de sus redes muestra su apasionada afición por las figuras de “Lego”, y en esta ocasión comparte con nosotros su experiencia en este magnífico pasatiempo que, para él, es terapéutico y que ya cuenta con una colección exclusiva para adultos.

La pandemia sumergió al mundo en un encierro inesperado, que obligó a toda la población a cambiar por completo sus rutinas. Pasar tanto tiempo en casa –para muchos– resultó ser abrumador; desarrollaron desde episodios de ansiedad hasta sumergirse en depresión, situaciones que llevaron a las personas a reorientarse y adaptarse a los tiempos, como nos cuenta Maeno, pero sin el Co. a continuación:

¿Qué despertó su interés de iniciar a construir figuras Lego®?

Todo fue una coincidencia. En plena pandemia mi sobrina Carmel me escribe y me dice que pidió un Lego de Baby Yoda, pero se dio cuenta que eran demasiadas piezas y era para un aficionado que tuviera experiencia en el área. No sé por qué pensó en mí si yo no construía dos bloques desde que tenía ocho años, pero como era un personaje que me gustaba tanto y tenía tanto tiempo entre manos, le dije que me lo enviara. Te puedo decir que me encantó el proceso porque fue la primera actividad que encontré que te obligaba a poner toda tu atención o, sino, tenías que desbaratarlo todo y eso hizo que inmediatamente supiera que necesitaba ese tipo de aislamiento de la vida digital y hasta presencial. ¡Te transporta!

¿Desde cuándo utiliza juegos Lego y para qué edad están diseñados?

Desde hace nada, empecé en pandemia y ellos están diseñados para todas las edades. Es más, hace poco lanzaron su colección Lego para adultos, donde tienen piezas enfocadas en arte, arquitectura y entretenimiento. En su campaña le hablan específicamente a esos adultos que, como yo, la ansiedad del día a día los lleva a necesitar un momento de calma y aislamiento uniendo piezas.

¿En qué considera usted le ayuda construir figuras Lego®?

Son dos cosas claras: Me entro en los mundos de las figuras que voy construyendo. Soy aficionado de Star Wars, Harry Potter y El Universo Marvel. Cada vez que empiezo alguna de esas figuras, simplemente creo que estoy metido en ese mundo. Es igual que ver la película o leerme el libro. Ya he ido abriendo mis gustos y el último que armé fue una máquina de escribir que es toda una pieza de arte y tiene un valor sentimental para la marca: fue usada por uno de sus fundadores, Kirk Kristiansen.

¿A qué tipo de personas puede usted recomendarles utilizar estos juegos?

Creo que cualquier persona que sea acelerada como yo, el Lego es una gran medicina. Si te sientes muy abrumado o que tienes muchas cosas, 15 minutos de armar te baja las revoluciones. Es una especie de meditación.

¿En qué momento del día le inspira construir Lego®?

Al principio lo hacía a toda hora, porque éramos dueños de nuestro tiempo. En la actualidad, los domingos, porque todos los otros días Maeno&Co se apodera de mí. A esto se debe que mi colección ha bajado el ritmo.

¿Qué tiempo le toma construir una de estas figuras? ¿Se necesitan herramientas adicionales?

Eso es relativo, todo depende del tiempo que le pongas al proyecto. La máquina de escribir que te comenté me tomó dos meses, porque le dedicaba dos pasos por domingo. Y me preguntas por una herramienta adicional: la paciencia. Más nada.

¿Siente algún afecto especial por una de las figuras? ¿Por qué? 

“El Baby Yoda” es muy especial porque fue el primero que hice y es uno de los proyectos –para mí– más difíciles de Lego, con 1,073 piezas. Luego vendría el apartamento del programa de televisión “Friends” que tiene 1,070 y es la serie que siempre estoy viendo, los diálogos me los sé de memoria. Terminando con la máquina de escribir, que para mí merece estar al lado de cualquier adorno en una casa, es más este tiene más valor; lo hice yo, con 2,079 piezas.

Para usted, las figuras Lego® son para coleccionar o simplemente un juego para disfrutar en el momento.

Definitivamente son para coleccionar. Yo soy fiel creyente que el valor de las cosas es la historia que llevan detrás. En el caso de los Legos, cada figura refleja mucho más que lo que ves a simple vista. Por la colección de Legos de una persona puedes conocerla sin nunca hablar con ella. En mi caso, veo la mía y sé que soy una persona soñadora, creativa, aficionada de la magia y apasionado por las cosas bellas.

¿Considera usted que construir con Lego® puede ayudar a fluir la creatividad?

Más que la creatividad, te ayuda a la disciplina que muchas veces no acompaña lo creativo. En mi caso me enseñó a saber esperar para ver un resultado y no abrumarme cuando veo muchas cosas. Yo he sabido comparar un Lego con mi trabajo: dividir las cosas por partes, cumplir el orden adecuado para al final ver el gran proyecto terminado y poder disfrutar el proceso más allá que el logro.

Recomienda alguna figura en específico para iniciar en el mundo de los Lego®.

No. Recomiendo que entres a la tienda y empieces a buscar qué mundo te gusta. Sin importar piezas, eso ya lo descifras después.

Damaris Pichardo
Damaris Pichardo
Periodista, actriz, lectora escudriñadora y creadora de historias.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

William, príncipe de Wales, celebra su 42 cumpleaños en...

Este viernes 21 de junio se celebró el 42 cumpleaños del príncipe William de Wales, el heredero al trono...

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -