Inicio Entrevistas -Portada- Los príncipes Lilian y Bertil: una romántica historia con un final feliz

Los príncipes Lilian y Bertil: una romántica historia con un final feliz

Los príncipes Lilian y Bertil de Suecia protagonizan una de las historias más románticas de la realeza, y aunque ya no viven, sus vidas estarán por siempre en los corazones de todos los suecos y el mundo.

Lilian y Bertil se conocieron en 1943 en un club nocturno de Londres, llamado Les Ambassadeurs, fue amor a primera vista, un click al corazón’, tanto así que estuvieron juntos por más de 54 años, solo la muerte pudo separarlos.

Un poco más de ellos

Hablemos un poco de ella: su nombre era Lilian May Davies, nació en Gales, fue princesa de Suecia y duquesa de Hallan. Durante su juventud se desempeñó como modelo de varias revistas. Estuvo casada con Walter Ivan Craig por cinco años. También trabajó en un fábrica de radios para el Ejército Británico y en un hospital atendiendo a los heridos de la Segunda Guerra Mundial.

Él, Bertil de Suecia, un aficionado de las motocicletas, rechazó propuestas para convertirse en un competidor profesional, pero fue presidente de la Real Federación Deportiva Sueca, apodado ‘el príncipe deportista’.

La definimos como una historia romántica, primero porque fue amor instantáneo. También, porque en esa época no se permitía que la monarquía se casara con ‘simples mortales’, y menos si era divorciada, como lo era Lilian, aún así el decidió hacerla su novia y vivir en unión libre, para no perder sus derechos en la línea de sucesión, la familia ya había ocasionado mucho ruido. Vivieron juntos durante treinta y tres años.

En 1976, Carlos XVI Gustavo le otorgó, sin perder sus derechos de realeza, el permiso al matrimonio con Lilian; se pudieron casar y oficializar su matrimonio el 7 de diciembre del mismo año, en el Palacio de Drottningholm.

«Nunca me arrepentiré de haber cedido el trono a mi sobrino, porque Lilian y yo nos amamos desde el primer día y así tenía que ser», dijo el príncipe durante una entrevista en Suecia.

La muerte en 1997 de Bertil, entristeció el corazón de su princesa, desde ese momento Lilian representaba a la familia real sueca en eventos oficiales, formó parte de varias instituciones.

Ella lo amaba

«Si tuviera que resumir mi vida, todo está relacionado con mi amor por él. ¡Era un gran hombre mi guapo y charming príncipe! Una vez, durante un bombardeo en Londres, se jugó la vida yéndose a buscar a mi apartamento en medio de las bombas. Estaba preocupado por mí y así fue toda la vida—Era tan simpático y nos reíamos mucho», así lo describió Lilian

En el 2000 publicó su historia de amor con el príncipe. Diez años después, la Familia Real Sueca anunció que Su Alteza padecía Alzheimer y hasta su muerte no volvió a verse.