Inicio Entrevistas «Las hijas de su madre»

«Las hijas de su madre»

Tania báez, techy fatule y karla fatule en la hora más positiva de la radio.

Las hijas de su madre
Tania Báez, Techy y Karla Fatule

Cuando “Las hijas de su madre” comenzó hace tres años, Karla, Techy y Tania estaban en un momento de transición en sus vidas personales. Karla y Techy acababan de traer dos vidas al mundo y las tres se encontraban en momentos de adaptación, cambio y de reenfoque profesional. En búsqueda de nuevos proyectos, “Las hijas de su madre” surge a sugerencia de David, el esposo de Techy, quien, viendo la dinámica de estas tres fuertes mujeres en casa, sugirió llevar sus perspectivas a la radio.

Ahora, en su tercer aniversario, y con un nuevo horario, “Las hijas de su madre” se encuentran en otro momento cúspide de sus vidas. La madre, Tanía Báez, cuenta que “el proyecto ha ido tomando su propio matiz con el paso del tiempo. Comenzamos con una propuesta en las mañanas para un público básicamente femenino y esto ha ido madurando. Estamos muy contentas, porque la radio es una forma muy bonita de promover algo en lo que nosotras creemos mucho: el valor familiar”. Techy agrega que el programa “se ha vuelto una parte integral de nuestras vidas,” mientras que Karla enfatiza el propósito del programa: “Buscamos rescatar un poco los valores que se han perdido en la comunicación, en la sociedad, y en eso estamos enfocados: en promover la unión familiar, con un mensaje siempre positivo y enfocado en nuestra unión. Todo lo que se escucha en el programa es nuestra realidad, no tenemos guiones”.

El programa incorpora una gran variedad de segmentos, que se han ido renovando, especialmente en este año, con el cambio de horario y, por ende, de audiencia, y que resaltan lo mejor que cada una de estas sorprendentes personalidades tienen que dar, incorporando, además, tres generaciones de esta familia. Otros cambios al formato del programa incluyen un interés más marcado en la problemática nacional, analizada desde tres perspectivas, a veces radicalmente diferentes, pero abierta siempre a debates en vivo, enraizados en discusiones abiertas, saludables y siempre respetuosas de las opiniones divergentes.

“Cuando en la familia se tienen los mismos valores en común, todo lo demás es secundario” afirma Techy, mientras que Tania sostiene que “promover el valor de una familia, no perfecta, pero sí saludable, de cara a la gente, auspiciando sus diferencias, respetando y tolerando las cosas que no tenemos en común, es algo que nos llena de muchísimo orgullo.

Es una hermosa responsabilidad que tenemos de demostrar que vale la pena hacer las cosas de esta manera, que vale la pena tener familia, que vale la pena tener valores, que vale la pena hacerlo bien. Las hijas de su madre es un proyecto que nos ha venido a enriquecer, y creo que –de alguna manera– nos ha dado tanto, que nos sentimos en el compromiso de entregar todo eso de vuelta”.

Conversar con estas espectaculares mujeres es un placer. Es fácil entender lo que vio David al proponer el programa de radio. Su dinámica es fluida y divertida, a veces interrumpiéndose entre ellas mismas y contando anécdotas y momentos jocosos. Sin embargo, se nota a leguas el compromiso que sienten con su mensaje, el alto valor que ponen en sus relaciones familiares y el orgullo que tienen de su gran labor de amor.