Inicio Ritmo Personal Espacios Una casa de película que terminó con una historia feliz

Una casa de película que terminó con una historia feliz

El hogar de Shonda Rhimes, la guionista de Grey’s Anatomy y productora ejecutiva de The Bridgerton

Su lujoso hogar está ubicado en una zona de preservación histórica. Años atrás, de pie, enfrente de esta casa, se dijo: ¡Qué horrible lugar! Al entrar, Shonda Rhimes vio historia en su interior y su instinto la hizo comprarla. Sabía que, al igual que en muchas de sus historias, “el enorme monstruo”, como le dice la guionista, tendría un final feliz. Michael S. Smith es el cerebro de la remodelación de esta casa y el responsable de que el resultado fuera todo un éxito.

Iniciemos el recorrido desde fuera, entrando por la enorme puerta de vidrio, a través de la que el sol resplandece a raudales todas las mañanas, pasando por el recibidor que lleva colgado un cuadro de Lloyd McNeill, además de una lámpara de araña de Hélène Aumont. Al girar la mirada, podrás ver la escalera elaborada en madera.

Una vez cruces el pasillo, llegarás a la cocina, donde te llamarán la atención varios elementos, pero comencemos de arriba hacia abajo. Primero, están las lámparas de confort visual, un diseño de la firma Ralph Lauren que iluminan la gigantesca isla de mármol calacatta. Por su parte, en los pisos se encuentran baldosas personalizadas de Native Tile & Ceramics. Sin duda, es el espacio perfecto para cocinar todo el día. 

Los primeros arreglos de la casa fueron trabajados por el arquitecto Bill Baldwin de Hartman Baldwin. Para poder hacer remodelaciones, se encargó de hacer varias investigaciones. A través de ellas, pudo darse cuenta de que fue construida por Elmer Grey, el famoso arquitecto del Hotel Beverly Hills, en 1923. 

Encontró fotos del exterior de la casa durante ese año y, para sorpresa de ambos, era justo lo que quería plasmar en la fachada de la casa. El material fue enviado a un albañil en Chicago, quien recreó cada detalle del exterior frontal original.

Los lugares con más historia, como la biblioteca, la sala y el vestíbulo, se mantuvieron casi intactos, principalmente porque Michael recreó minuciosamente cada uno de estos espacios. 

Este cálido hogar, que sirve de inspiración para la escritora, es una casa llena de luz, una de las preocupaciones de Shonda al comprar, razón por la que el arquitecto decidió eliminar parte del piso alto y creó una galería de dos niveles a lo largo de la parte posterior, la cual está flanqueada por grandes puertas de vidrio y hierro.

Este hogar te permite viajar en esos detalles que identifican a Shonda, un reflejo de su vida: su amor por el arte, su historia y educación.