InicioEntrevistas-Portada-Karina Cortorreal: “Los dominicanos tenemos que defender nuestra identidad y nuestro patrimonio...

Karina Cortorreal: “Los dominicanos tenemos que defender nuestra identidad y nuestro patrimonio artístico”

- Publicidad -

Sensible.

“En un país con una rica tradición artística, como el nuestro, la moda y el arte son expresiones que representan nuestra cultura, nuestra historia, costumbres y valores. Capaces de despertar sentimientos y emociones que enaltecen el orgullo nacional y la unidad de todos los dominicanos. Eso es Indó mita y ese es nuestro propósito”.

fotos Simón Espinal estilismo: Giovanna Vásquez Podestá peinado: Elvira Sepúlveda maquillaje Chystian Flores locación INDÓ MITA look T- shirt INDÓ MITA intervenido por la artista Adrianny Almonte. look Vestido rosa de Black Beetle. look Kaftan multicolor de Miguel Genao y aretes de Nashira Arnó. look Vest + Pantalón de Angie Polanco y Crop top de Ana + María

karina cortorreal nota

Ser indomable, para ella, es ser no influenciable. Es el reflejo de quien es como mujer y como dominicana, “rebelde” y sumamente decidida. Aunque también contrasta con su lado sensible, que se afecta mucho por la situación de quienes le rodean. De esto último, quizás los responsables son sus padres, Minerva Santana (fallecida) y Antonio Cortorreal, quienes desde muy joven le enseñaron el amor por la familia, el trabajo y el preocuparse por las necesidades y sufrimientos de su entorno. Es una causa que ha convertido en su propósito de vida y que refleja a la perfección hoy, en el sueño hecho realidad de una plataforma tan “indómita” como lo es ella. 

karina cortorreal 5

Inspirados en la letra de nuestro himno nacional, Pagés le propone el nombre “Indómita”, como título para su proyecto sin fines de lucro. Se trata de una galería que fusiona arte y moda, donde un grupo de diseñadores dominicanos crea una colección exclusiva, inspirada en un artista o en un gran tema que Karina Cortorreal y su equipo seleccionan temporada tras temporada. Los beneficios de cada entrega están destinados a un fondo para apoyar a diseñadores emprendedores en su formación y en la producción de su primera colección. 

Sin embargo, el mayor sueño de Karina, no se limita a verles exponer estas piezas en sus escaparates. Más bien, está en que cuando este diseñador o artista emergente salga de Indómita, lo haga con mayor proyección, estructura y con alas lo suficientemente fuertes para volar solos y muy lejos. 

Esta edición de Ritmo Social celebra la dominicanidad desde la visión de una mujer cuyo proyecto radica en uno de nuestros activos culturales actuales más importantes: el arte, y con ella, la moda. 

Screen Shot 2023 02 23 at 4.23.25 PM

RITMO SOCIAL: ¿Cuándo fue la primera vez que te encontraste a ti misma sintiéndote orgullosa de ser dominicana?

Karina Cortorreal: Muchas veces… Cuando veo la alegría de la gente al bien ajeno, cuando veo cómo los dominicanos ponen buena cara aún en los tiempos difíciles. Cuando estoy en otros países y me piropean piezas de diseño local. Y recientemente, cuando veo que compran las piezas de Indómita personas desde el extranjero. 

RS: ¿Por qué moda y arte para homenajear lo que somos?

KC: En un país con una rica tradición artística como el nuestro, la moda y el arte son expresiones que representan nuestra cultura, nuestra historia, costumbres y valores. Juntos pueden crear resultados mágicos y, complementándose, pueden despertar sentimientos y emociones que enaltezcan el orgullo nacional y la unidad de todos los dominicanos.

RS: ¿Cómo visualizas a ambos sectores a nivel local y a nivel internacional y qué sientes que hace falta?

KC: A ambos los visualizo en total desarrollo y mucho más evolucionados que hace 10 años, lo que me llena de emoción. A nivel local, lo que más hace falta, principalmente en el sector moda, es mejor calidad en las construcciones de las piezas.

RS: ¿En cuáles aspectos considerarías que deberíamos de ser indómitos o indomables los dominicanos? 

KC: En los momentos en que debemos defender la dignidad de nuestro país y la propia. También al momento de defender a nuestros artistas, a nuestra dominicanidad, a nuestro talento local. Porque si queremos ser reconocidos internacionalmente por nuestra riqueza artística, debemos comenzar a reconocer el valor primero nosotros. 

RS: ¿En cuáles aspectos lo eres tú? 

KC: En mi forma de pensar, cuando creo firmemente en algo. 

RS: En esta temporada, Indómita se ha vestido de rosa en honor a nuestra flora nacional, la rosa de Bayahíbe, ¿cómo evoluciona la inspiración de esta edición de la galería, de un artista a una flor, y qué tiene para contarnos? 

KC: Nuestro objetivo principal con Indómita es elevarlos y educar a través de nuestra galería. Es por esto que vimos oportuno rendir tributo a nuestra flora endémica con un protagonismo especial de la rosa de Bayahíbe para hacer conciencia de su peligro de extinguirse. De ahí que toda nuestra estructura esté de color rosa. Inspiración de Raylin, nuestro director de arte. 

En esta temporada tenemos seis artistas: Angie Polanco, Black Beetle, Marchanta, Miguel Genao, Salitre Swuimwear y Nashira Arnó. 

RS: Dicen que los dominicanos aprendemos o valoramos más nuestra cultura cuando estamos lejos. ¿Cómo fue tu experiencia viviendo en Miami y estudiando Diseño de Interiores en el Art Institute of Fort Lauderdale? 

KC: No creo que aprendamos más, es más bien que a la distancia apreciamos más nuestras raíces y nuestras costumbres, y eso nos hace manifestarlo de una manera más clara y con más orgullo. 

Me fui a estudiar en el extranjero porque la carrera allá, al ser más intensiva, duraba solo un año y como en esa época era gerente de ventas residenciales de Centrolux, me permitió enfocarme solamente en mi carrera sin la distracción laboral.

RS: ¿Cuáles aprendizajes de tus años como directora de ventas de Centrolux te ves aplicando hoy cómo CEO de este proyecto?

KC: ¡Uffff!… todos (risas). Allí tuve la oportunidad de pasar por muchas de las áreas internas de la empresa y eso me dio la posibilidad de aprender distintas funciones y con ellas, ahora que estoy como líder de todo el equipo, me permite ser más paciente y empática. Me hizo más abierta a enseñar y también a aprender de ellos. Otra cosa superimportante fue el desarrollar el respeto al trabajo, la satisfacción y el honor que me produce trabajar y sentirme orgullosa de hacer las cosas bien y de forma justa. 

RS: Me comentabas que la sensibilidad por ayudar y servir a los demás es algo que aprendiste de tus padres. ¿Cuáles temas eran importantes para ellos, cómo ayudaban y cómo lo haces tú hoy desde Indómita?

KC: Los hijos aprendemos por el ejemplo, mis padres fueron y han sido ejemplo de generosidad y honestidad toda la vida. Siempre nos hicieron saber lo bendecidos que éramos de tener todas nuestras necesidades cubiertas, y que eso nos generaba un compromiso de demostrar ese agradecimiento a través de la ayuda a los demás.

Recuerdo como ahora que durante más de 20 años, tuvimos una fábrica en un sector muy desfavorecido y todos los años en Navidad llevábamos cientos de canastas a las personas que vivían en él para la cena de Nochebuena. 

Hoy, desde Indómita, me da mucha ilusión poder ayudar a aquellos diseñadores que no tienen el espacio físico donde exponer sus colecciones de una manera elevada y aportar a su formación con las becas estudiantiles y las charlas educativas gratuitas.

RS: El núcleo de una sociedad sana es la familia; compártenos un poco sobre la tuya y cuáles valores son los más importes en casa de los Cruz Cortorreal.

KC: Primero que todo, en nuestra familia tenemos mucha fe en Dios y eso tratamos de inculcárselo a nuestros tres hijos: Camila, Eduardo Antonio y Maripaz. Les enseñamos la importancia del respeto por las opiniones, necesidades y diferencias no solo de nosotros como familia, sino también de los demás. 

Les mostramos, a través del ejemplo, a ser responsables de sus acciones y toma de decisiones, el amor al trabajo y a dar siempre su mayor esfuerzo en todo lo que emprendan. Fomentamos el apoyo mutuo, tratando de proporcionar un espacio seguro donde todos nos sintamos libres de expresar nuestros sentimientos. Reforzamos muchísimo el compromiso de apoyarnos y escucharnos. Y, sobre todo, el agradecimiento por todo lo que Dios nos ha dado y la generosidad para compartir cada una de ellas con quienes más las necesiten. Esto se lo repetimos bastante pues no les permitimos perder de vista nuestras bendiciones.

RS: Como has expresado en distintas ocasiones, tu esposo, Eduardo Cruz, es tu apoyo incondicional. ¿Cómo se ha involucrado con este proyecto desde el inicio? Y, como pareja, ¿cuáles dirían que son las claves del éxito?

KC: Gracias a Dios, Eduardo y yo venimos de familias muy similares, donde el compromiso de ayudar y la generosidad está muy en nuestros valores. Por eso, desde el primer momento que le hablé a Eduardo de Indómita y de hacerlo como una organización sin fines de lucro, su primera reacción fue de orgullo de mi decisión, a pesar del compromiso económico que eso representaría para nuestra familia. 

Él es parte del Consejo de Indómita y me ayuda muchísimo en los temas administrativos y de visión del proyecto. 

Con relación a la pareja, somos afortunados. Ambos tenemos muchísimos defectos, pero nos consideramos personas quienes hemos evolucionado juntos y hemos podido sacar lo mejor de cada uno estando juntos. Pero sin duda alguna, la presencia de Dios en nuestras vidas ha sido la mejor manera de recorrer el camino de la vida con amor.

RS: En tus años de ausencia del plano laboral, por la maternidad, hacías trunk shows con diseñadores de joyas internacionales. ¿De qué año específicamente estamos hablando, cómo surge en ti esta idea, cuáles eran estos diseñadores y cuál era tu filtro en el momento para elegirlos?

KC: Cuando quedé embarazada de mi segundo hijo, Eduardo Antonio, tuve la fortuna de poder tomar la decisión de dejar de trabajar y dedicarme a ellos y a disfrutar de sus primeros años. Pero como toda mi vida, desde los 14 años trabajaba, otro ejemplo de mis padres, pues con los “trunk shows” pude lograr hacer un buen balance de sentirme productiva, pero a la vez, sin sacrificar el tiempo de mis hijos. 

Esto fue aproximadamente hace unos 14 años. Yo solo representaba marcas cuyo diseños me gustaran en lo personal, la calidad de las piezas y la afinidad que tenía con los diseñadores eran mi filtro. Dentro de los diseñadores de los que fui host en el país estuvieron: Betul Malik, Daniella Khronfle, entre otros.

RS: ¿Invitarías a algún artista internacional a alguna de las temporadas próximas de Indómita?

KC: Sí, de hecho, ya lo hemos hecho. La verdad que, desde la primera temporada, Indómita ha tenido un alcance internacional y se nos han acercado diseñadores latinoamericanos con la intención de exhibir sus colecciones a través de nuestra plataforma, pero como nosotros queremos enfocarnos en nuestra misión de apoyar y promover al artista dominicano, pues lo que estamos haciendo es que en cada temporada dedicamos una activación a un diseñador internacional y así darles la oportunidad a estos diseñadores internacionales, que, a la vez, nos ayudan a promover en sus países, a través de sus redes, a nuestros artistas locales y les transmiten su conocimientos y experiencias, pero sin quitarle protagonismo al talento local.

RS: ¿Cómo fue llegando cada integrante de Indómita y qué papel juega cada uno dentro del proyecto?

KC: Como estábamos en pleno inicio de la pandemia, cuando todo inició formalmente, estos increíbles colaboradores/amigos tenían más tiempo para dedicarle a esta idea que me estaba surgiendo. El nombre “Indómita” fue un aporte de nuestro amigo Felipe Pagés y el equipo creativo de su agencia. De las primeras cosas que hice fue que le conté a mi sobrina Isabel Cortorreal, que estudiaba Mercadeo de Moda en Marangoni, y que acababa de regresarse al país para tomar el semestre libre precisamente por la pandemia; y empezó a trabajar inmediatamente conmigo y actualmente es gerente de proyecto. Luego lo hablé con una amiga, Glennys Anglada, quien es diseñadora gráfica e inmediatamente contactó a su socio Carlos Pión y juntos, con su agencia NwBrnd, se convirtieron en nuestra compañía de branding. 

Glennys, que conocía a Raylin Díaz por las redes y por ser exchavonero exitoso en NYC, y emocionada por el concepto del proyecto, le escribió vía Instagram sobre el mismo y él, después de reunirse con nosotros y de conocer más detalles del proyecto, se unió y desde entonces se incorporó al equipo como director artístico y encargado del visual merchandising de la galería. 

Simultáneamente le conté sobre mi proyecto a Giovanna Vásquez y ella, sin titubear, dijo que sí y se unió como directora de estilismo. Como yo tenía una visión muy clara de lo que quería lograr, necesitábamos remodelar completamente el local que habíamos visto y llamé a la Arq. Liza Ortega a quien conocía desde hace muchos años; le fascinó el proyecto y fue quien dirigió la parte arquitectónica y de diseño estructural de la galería junto a Raylin y Eduardo, aunque en esta parte todos opinábamos. 

A pesar de que la construcción se terminó hace casi dos años, Liza permanece en nuestro equipo de arquitectura. Desde antes del lanzamiento entró María José Espaillat, quien también estudió Mercadeo de Moda en el Istituto Marangoni. Desde entonces. ejerce la función de gerente general de la tienda, y al igual que todos en el equipo, se enamoró del proyecto y de su propósito.

RS: ¿Cómo es el proceso de concepción y de ejecución de cada temporada. El “Behind the Scenes” que nadie ve… ?

KC: Bueno… te diría que iniciando una temporada, entre la primera y la segunda semana, empezamos con el plan de la próxima, unos cinco meses antes. Ahí empezamos a sugerir diseñadores, entre emergentes y reconocidos, a sugerir inspiraciones, y, por concenso del equipo, los seleccionamos. Una vez elegida la inspiración, preparamos un documento con bastante información sobre esta inspiración y es el documento que le pasamos a los diseñadores y con el que ellos empiezan a crear los bocetos de su colección. Este proceso de crear bocetos, depuración, curaduría, realización de samples, hasta la confección de las piezas para la venta, es un proceso que aproximadamente toma tres meses. Al final de cada temporada, cerramos por dos semanas, en estas preparamos el espacio y el montaje de la próxima. 

RS: En esta edición de Indómita vemos cómo Raylin, director de arte del proyecto, sale del tras bambalinas para convertirse en uno de los expositores con su firma de velas aromáticas. ¿Existe la posibilidad de que veamos lo mismo con Karina, explorando la parte de diseño de interiores en alguna próxima temporada?

KC: Esta temporada es muy especial para mí. Raylin es un amigo que quiero mucho y siento una gran admiración por él, por su disciplina de trabajo, su perfeccionismo y su alto compromiso de hacer las cosas bien. Es un honor para mí poder tenerlo dentro de los diseñadores de esta temporada con su marca Marchanta. 

En cuanto a mí, por el momento, estoy enfocada en promover los demás diseñadores y servir de apoyo a ellos en todo lo que pueda. 

RS: Samantha Tams y Estefanía Lacayo, de LAFS, estuvieron presentes en el opening de la nueva temporada de Indómita. ¿Veremos alguna colaboración especial de ambas marcas para el Design Week este marzo o en alguna otra plataforma en el futuro? 

KC: Con Dios delante estaremos en la agenda de LAFS y Design Week. Tendremos un espacio de Indómita donde todos los que nos visiten podrán conocer nuestro proyecto y nuestra misión. 

RS: Si pudiéramos ver a Indómita suspendida en el tiempo por un instante, ¿cómo se presentaría su pasado, cómo veríamos su presente y cómo se proyectaría su futuro?

KC: Su pasado lo vería como está actualmente, su presente lo vería con estudiantes becados por nosotros en el pasado, siendo diseñadores que muestran sus colecciones dentro de la galería, y su futuro lo vería siendo replicada en otras ciudades o países del mundo.

RS: ¿Cuál sería el resultado, si hiciéramos este mismo ejercicio con Karina?

KC: El pasado de Karina se presentaría siendo más aplicada en el colegio (risas). En el presente como lo estoy viviendo ahora. Y el futuro… disfrutando con Eduardo de ver mis hijos con sus familias, y mis nietos. Y en lo profesional, viendo a Indómita autosuficiente y como un legado de nuestra familia para nuestro país.

-Publicidad -
Natalia Nachon
Natalia Nachon
Coordinadora Editorial de Ritmo Social, Editora de Ritmo Platinum y Columnista de moda y lujo en #PSITSFANCY.
ARTÍCULOS RELACIONADOS