Inicio Entrevistas Inglaterra y España: dos monarquías que se imponen a lo largo del...

Inglaterra y España: dos monarquías que se imponen a lo largo del tiempo

Inglaterra y España

fotos WPA Pool, Tim Graham Royal Photos, Handout y fuente externa.

En pleno siglo XXI, el poder de la corona sigue entrando en juego en el futuro de dos naciones que no escapan del escándalo público.

La historia de las civilizaciones es esencial para definir el comportamiento del pueblo y las aristas de su esencia y cultura. Las ciencias políticas y sus prácticas determinan la evolución sucesiva de cada gobierno y monarquía, esa que se viene hilando desde los años Antes de Cristo y que se ha llevado por el camino a todo el que ha actuado en su contra.

Con luces y sombras, aciertos y desaciertos, en pleno siglo XXI, dos de las potencias más importantes del mundo gozan de tener “corona” y arropan las principales portadas del globo terráqueo. Las apariciones de sus reyes y descendientes en los eventos más relevantes de la sociedad, sus vistosos atuendos, lujosos palacios y vidas extravagantes mantienen a los “monarcas” en el ojo público, ello sin distinción alguna entre los escándalos de Inglaterra y los grandes ultrajes en España. Pero ¿qué tanto sabemos del manejo político de estas monarquías?

Inglaterra y su evolución

Mientras en el resto de los territorios de Europa se establecían monarquías absolutistas, en las que todo el poder se concentraba en el rey, la monarquía inglesa evolucionó hasta originar el sistema político que todavía existe hoy. Se convirtió en la primera monarquía parlamentaria, donde el mandatario ejerce la función de jefe de Estado bajo el control del poder legislativo (parlamento) y el ejecutivo (gobierno) de toda Europa.

¿Qué tuvo que pasar? Fue para el siglo XVII, cuando las ambiciones de poder absoluto del Rey Carlos I de Inglaterra (1600-1649) provocaron un enfrentamiento entre la Monarquía y el Parlamento, que terminó en una auténtica guerra civil entre los “Roundheads”, partidarios del parlamento, y los “Cavaliers”, nobles que apoyaban la monarquía absoluta. Sin embargo, sus ansias de poder divino tuvieron un final fatal: su cabeza decapitada.

Actualmente, la Reina Isabel II es la jefa de Estado del Reino Unido, pero su poder es más simbólico que real y lo ejerce a través del gobierno y el Primer Ministro, elegido por el pueblo, siempre sujetos a las leyes del Parlamento, que está compuesto por la cámara de los Lores y la de los Comunes. A sus 94 años, Isabel II sigue manejando el trono férreamente. No obstante, ha ido delegando, poco a poco, en su primogénito y heredero Carlos.

Linaje real español

El linaje de las familias reales de los antiguos reinos cristianos hispánicos de la Alta Edad Media se adscribió, en cada período histórico, en diferentes casas dinásticas. Así, aunque se admite convencionalmente, y desde criterios clasificatorios e historiográficos, que sobre la totalidad de España, desde su unificación, han reinado las Casas de Trastámara, Austria y Borbón, aunque en realidad existe una continuidad dinástica y de linaje que liga, genealógicamente, al actual titular de la Corona de España, Su Majestad el rey Don Felipe VI, con la generalidad de los reyes españoles de las Edades Moderna y Contemporánea, y con los más remotos monarcas de los reinos medievales peninsulares.

Según la Constitución de 1978, la monarquía española es parlamentaria. El parlamento representa al pueblo, cuyos representantes, que pueden ser propuestos por el rey, son electos en consulta popular.

¿Qué significa esto? Que España responde a una monarquía en la que el jefe del Estado es el rey, ello sumado a que también funge como jefe del ejército y el máximo representante del país en el exterior. Su monarquía parlamentaria es democrática porque son los ciudadanos quienes deciden a sus representantes en el Parlamento, cada cuatro años.