InicioEntrevistasVisionarioHaydée Rainieri: Pionera en la industria turística dominicana a través de Grupo...

Haydée Rainieri: Pionera en la industria turística dominicana a través de Grupo Puntacana

Foto: Cortesía de la entrevistada

VISIONARIO. Mujer de Poder

El turismo es parte de su vida, cómo describiría sus años inmersa en este sector?

He pasado prácticamente toda mi vida adulta siendo parte de la industria turística. Desde que me casé con Frank, a los 19 años recién cumplidos, entré a formar parte primero indirecta y luego directamente, de este sector que envuelve y apasiona. Y la verdad es que aunque me haya retirado recientemente, mi relación con el sector sigue estando viva. Una vez parte de ella, la verdad es que no tienes camino de salida… Así es que justo es decir que todavía, de alguna manera, tengo camino por recorrer. Mis años en el turismo están llenos de gratos recuerdos, fueron intensos, demandantes y apasionantes. Porque turismo es sinónimo de actividad, involucra lo social, lo cultural y lo económico. No tiene hora ni día, comienza, pero no termina. Ser parte de esta industria equivale a entregarte por entero, requiere dedicación, responsabilidad y compromiso. No se trata simplemente de crear cosas bonitas o entretenidas, se trata de hacer sueños realidad, de ofrecer entornos agradables, paradisíacos, de hacer posible lo que parecería imposible. Vendemos sueños, tenemos que crear gratos e imperecederos recuerdos que se hagan parte de la vida de las personas para que quieran repetir la experiencia y la recomienden a sus amigos. Y todo esto dentro de un ambiente responsable con lo humano, lo social y la naturaleza. ¿Cómo describo mis años en este sector? En una sola palabra: Intensos.

Imaginamos que ha vivido momentos de gran felicidad aquí, cuéntenos un poco sobre ellos.

Sí. Muchos. Especiales? Cuando recibimos el primer vuelo comercial en el aeropuerto de Punta Cana. Era un avión de 19 pasajeros de la línea aérea Prinair que venía de San Juan, Puerto Rico. El camino a la terminal era de tierra y el área de migración y aduana, un salón abierto con mesas cubiertas con pareos del Club Mediterranée que servían para colocar las maletas y hacer el chequeo.  Fue el 17 de diciembre de 1983. Por casualidad, coincidió con el día en que falleció mi papá…

También es especial el recuerdo de la llegada de los primeros turistas a nuestro hotel Punta Cana Yacht Club. Eran italianos y llegaron cerca de la media noche, gracias a Dios porque el chequeo tuvimos que hacerlo en un saloncito que le llamábamos El Gallinero (era el almacén de la construcción) porque el lobby no estaba listo. Esa noche con Thimo Pimentel y Oscar Imbert, cubrimos el techo del lobby con telas colgantes para disimular la construcción no terminada.

La primera vez que vimos el nombre PUNTA CANA en un mostrador de línea aérea en un aeropuerto internacional, es otro recuerdo especial. Fue en Miami y estábamos en tránsito. Nos habíamos encontrado con nuestro socio Ted Kheel allí y caminando vimos el letrero, tomé una foto de Frank y Ted señalándolo, mis ojos estaban aguados…  

Recuerdo también la llamada de Oscar de la Renta a Frank para decirle que quería venir a ver nuestro proyecto y su primera visita con Julio Iglesias. Suponía que serían “complicados”, por lo que no quería acompañarles a almorzar. Frank me “bajó raya” y me dijo: “tú tienes educación, así es que baja a la playa a almorzar con ellos”. Final de la historia? Esa noche acabé cantando con Oscar y el trío en el restaurant La Yola y fue el inicio de una amistad entrañable. 

Podría seguir, pero creo que ya está bien de bellos recuerdos.

Haydée Rainieri

Puntacana es sin duda su epicentro creativo por excelencia, su casa. ¿Qué atractivos puede destacar de este paraje turístico?

Creo que realmente no hemos creado nada en Puntacana, solo hemos destacado lo que Dios nos ha dado. Es un lugar hermoso con unas playas paradisíacas de arena blanca y aguas color turquesa enmarcadas con cocoteros y un clima excepcional con intenso sol en el día y suave brisa en las noches. Puede llover a cántaros y una hora después disfrutamos de un intenso y radiante sol tropical. Nosotros solo hemos respetado lo que Dios creó y hemos tratado de crear conciencia en nuestros colaboradores, de la importancia de respetar el entorno. Por eso, desde principios de los años 80, cuando prácticamente no se hablaba de ecología ni respeto a la naturaleza, ya nosotros teníamos letreros en los baños del hotel indicando cuántos árboles había que cortar para crear las toallas de papel y exhortando a limitar su uso. Teníamos planta anaeróbica para el tratamiento de aguas negras, soltábamos con el tortuguitas en nuestras playas para que retornaran a tener sus crías allí y teníamos una fundación ecológica.

Sin embargo, lo que más destaco no solo de nuestra hermosa zona turística sino de nuestro hermoso país, es su gente. El dominicano. Un ser cálido, alegre, dispuesto a siempre ayudar y que hace sentir al visitante como en su casa. Para mí, la calidez del dominicano es nuestra marca. Lo que nos distingue por excelencia de otros muchos lugares paradisíacos.

Como Vicepresidente Senior de Hospitalidad y Recursos Humanos del Grupo Puntacana ha asumido importantes retos. ¿Cuáles considera usted que han sido los más desafiantes?

En el área de hospitalidad propiamente dicho, la terminación de los hoteles en tiempo. La construcción de cualquier inmueble es complicada y siempre surgen imprevistos; en los hoteles esto se multiplica y terminar para la fecha establecida es un gran reto que gracias a Dios, siempre logré. En el área de Recursos Humanos el mayor reto ha sido la integración de nuestros colaboradores como una gran familia. Lograr que se sientan parte real del grupo, que respeten lo que hacen y que sientan que se respeta, admira y agradece su trabajo. Y por supuesto, lograr respeto por la naturaleza y su entorno. Una de las mayores satisfacciones que he tenido en este aspecto, fue un video de un guardián en la playa narrando la salida al mar de un grupo de tortuguitas. Él explicaba que no se podían tocar, pero que tenía que abrirles paso para que ellas pudieran salir al mar y narraba que las tortugas regresan a parir al lugar donde salen al mar por primera vez y que por eso era importante que la mayor cantidad de ellas pudiera ir al mar y que eso se lo habían explicado la “gente de la Fundación”.  

Qué entiende usted que hace falta para impulsar aún más la paradisíaca zona de Punta Cana?

Creo que aunque hemos crecido mucho como destino, siguen habiendo lagunas que tenemos que llenar. Iniciaría con el plan de ordenamiento territorial. A este respecto, se han hecho varios intentos que no han llegado a feliz termino. Los hoteleros de la zona, hace muchos años, contratamos al arquitecto Cristóbal Valdez y se presentó un plan de ordenamiento que fue aceptado por el Ministerio de Turismo pero que quedó en papeles.

También necesitamos ampliar la oferta complementaria de la zona para ofrecer más opciones a nuestros visitantes. Y la tercera cosa que creo es imprescindible, es la solución de los problemas sociales que se arrastran desde el inicio de esta zona: no tenemos acueducto, planta de tratamiento de aguas negras para la comunidad ni hospital público. Y creo que estas son obras que pudieran realizarse en el entorno de un acuerdo público-privado. 

Uno de los objetivos de ustedes como Grupo es la preservación del medioambiente, ¿cuáles estrategias piensan seguir implementando en apoyo a la comunidad?

Nuestra creencia en la preservación del medio ambiente surgió del convencimiento de que para preservar la vida, tenemos que preserver nuestro entorno. Iniciamos, como ya mencioné, a principios de los años 80 y nuestro primer hotel tenía cabañitas con palmas de coco atravesando sus aleros como una forma de no tumbarlas. Nuestro primer site plan del hotel, varió muchas veces según movíamos las cabañas para preservar las matas de coco. A partir de allí, hemos desarrollado muchos y diferentes planes a través de la Fundación Grupo Puntacana: a nuestros programas de apiario, compose, preservación de especies como el Gavilán de la Hispaniola, siembra de corales, descarga cero, plantas de tratamiento anaeróbicas, etc., hemos agregado la parte social: politécnico, escuela, viviendas sociales, policlínica, clínica pediátrica, centro para niños especiales, canchas, centros comunitarios, canchas deportivas y desarrollo  artesanal para mujeres que hemos llevado a diferentes comunidades de esta región. Nuestra estrategia se basa en el desarrollo humano y el respeto a la naturaleza y para ello continuaremos nuestros programas sociales con la ayuda y el apoyo de instituciones locales, gubernamentales y extranjeras. En este momento estamos desarrollando un programa con la Universidad Roger Williams de Rodhe Island para el desarrollo de especies marinas como el caballito de mar y el pez loro que es la especie que produce la arena blanca en las playas. 

¿Cómo han hecho frente a la crisis sanitaria actual que aún nos afecta? 

Como sucedió prácticamente en todo el mundo, a principios del pasado año cerramos las puertas de nuestros hoteles, centros de esparcimiento, escuelas, etc. A pesar de ello, mantuvimos nuestra plantilla y a nuestros colaboradores con el propósito de infundir esperanza y mantener la fe en el futuro. A partir de julio reabrimos el Hotel Westin y a seguidas Tortuga Bay y Four Points, los restaurantes y centro deportivo del Resort y en septiembre celebramos el PGA de manera restringida, acciones realizadas siguiendo los protocolos y medidas de seguridad nacionales e internacionales. El aeropuerto ha ido recibiendo más vuelos y se ha acrecentado la llegada de pasajeros y turistas internacionales, aunque todavía muy lejos de las cifras que teníamos antes de la pandemia.

No ha sido fácil ni todavía podemos decir que hemos terminado esta difícil situación, pero damos gracias a Dios porque hemos logrado no solo sobrevivir sino aprender, reenfocarnos y visualizar nuevas formas de operación y desarrollo. En la zona se establecieron los centros para las pruebas PCR y de antígenos de manera que los visitantes pudieran hacer las pruebas y obtener resultados rápidos para su regreso a sus destinos de origen. Hoy nos encontramos frente a una situación mucho más esperanzadora con la vacunación de la población, a la que hemos apoyado instalando un centro de vacunación en la terminal B del Aeropuerto de Punta Cana, bajo la dirección del Ministerio de Salud. A partir de mañana instalaremos un centro de vacunación en nuestro Politécnico en el corazón de la comunidad de Verón. La población de esta zona es muy joven y es un poblado lleno de trabajadores turísticos, por lo que es importante que todos sean vacunados y podamos usar el término “Covid Ready” para dar seguridad a nuestros visitantes.
Aprovecho para felicitar a las autoridades responsables por el manejo del Covid-19. Creo que nuestro país ha manejado la pandemia de manera adecuada y que hoy el proceso de vacunación está siendo ágil y efectivo y que en un mediano plazo tendremos nuestra población vacunada.

Milagros De Jesús
Periodista, locutora y maestra de ceremonias. Amante de la escritura creativa y de las buenas historias.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-Publicidad -

WHISPERS

Lilibet Diana, incluida en línea de sucesión

Han pasado casi dos meses desde el nacimiento de Lilibet Diana, hija de Meghan Markle y el príncipe Harry...

INSTAGRAM

MÁS HISTORIAS

- Publicidad -