Inicio Entrevistas Visionario Guillermo Ricart: De ingeniero, pasó a dedicarse a fotografiar la vida marina...

Guillermo Ricart: De ingeniero, pasó a dedicarse a fotografiar la vida marina del mundo

Guillermo Ricart

Ingeniero Civil de profesión, apasionado con la fotografía en todos sus géneros y, últimamente, la submarina, además de ser autor del libro “Mar Vivo”, una documentación moderna completa de la vida marina que existe en nuestro país. Guillermo Ricart quien, desde muy temprana edad, mientras estaba estudiando en el Colegio Loyola, se involucró con la fotografía análoga, teniendo hasta un cuarto de
revelado en su casa. En aquel entonces, fue miembro del club de fotografía de su escuela, donde recibió clases con el afamado fotógrafo de origen español Wifredo García. Allí, formó parte del grupo de «fotógrafos» encargados de la producción de los anuarios escolares, desde los emitidos en 1976 hasta el de su promoción en el 78.

Escogió la fotografía submarina debido a que, durante su juventud, pasaba todo el verano en casa de sus abuelos en Boca Chica, junto a todos sus hermanos, primos y amigos, haciendo todo tipo de deportes y conociendo las especies marinas que habitaban en la zona. A finales del 2012, luego de un viaje fotográfico a Monte Cristi, donde tuvo la oportunidad de tomar fotos espectaculares de la zona. Alguien le sugirió terminarlo visitando Cayo Arena, idea que Ricart secundó, más que nada, porque tenía en su poder una cámara compacta que podía utilizar bajo el agua. Sin lugar a duda, este fue el detonante. Asimismo, cuenta que sacó un grupo de fotos de la fauna marina en esa zona, mientras hacía snorkeling, algo que lo remontó a los veranos de su juventud, los cuales pasaba en la playa.

A partir de ahí, fue una cadena sucesiva de eventos y decidió certificarse como buzo de aguas abiertas y, pocos meses después, de buzo avanzado para poder realizar fotografías submarinas. Muchos amigos lo desalentaron, diciendo que no perdiera el tiempo, que ya todo estaba devastado y no quedaba nada atractivo que pudiera fotografiar. Sin embargo, este no escucho esas palabras y, hoy en día, lleva ya varios años realizando tomas de nuestros fondos marinos. Para su sorpresa, cuando comparte imágenes en las redes sociales, esas mismas personas le comentan asombrados sobre lo que ven. Con relación a las especies que ha fotografiado, nos comenta que pueden variar, desde ballenas hasta otras más pequeñas, como los nudibranquios, y a una gran gama de criaturas intermedias, como tiburones, manatíes, lobos marinos, rayas, mantarrayas, tortugas y delfines, en fin, una gran variedad de especies.

Además del libro de su autoría, cuenta con otras publicaciones, tal es el caso de una guía de buceo para el Ministerio de Turismo, llamada «Dominican Republic Under the Sea», que describe los diferentes puntos de buceo alrededor de nuestra isla. Esta fue traducida a varios idiomas y repartida a nivel mundial. Coopera, en la medida de lo posible, con imágenes y artículos para fundaciones medioambientales, periódicos y revistas como RD Verde. Igualmente, está involucrado en el movimiento de protección de la fauna de nuestro país, formando parte de varios grupos ambientalistas, como la Asociación Dominicana de Fotógrafos de la Naturaleza (ADFONA), la Red Arrecifal Dominicana (RAD) y los Foto Guardianes de la Naturaleza.