Inicio Columnistas P.S. It's Fancy Glamorous Encounter: Kika Vargas

Glamorous Encounter: Kika Vargas

P.S. It’s Fancy.

Glamorous Encounter

Kika Vargas

Esta no es la primera vez que sus diseños impresionan. Fue la ganadora de Pitch to LAFS, cumbre de la moda latinoamericana, en el 2018 y sus piezas están en Bergdorf Goodman, y en las principales e-commerce de lujo y moda, como MatchesFashion Woman, Nordstrom, Browns, SSENSE y McMullen. No es de sorprender, ya que Kika Vargas es de magnificar formas y jugar con texturas y siluetas de la manera más extraordinaria y elegante jamás pensada. No se identifica con lo común, por lo que ha cambiado el concepto de desfiles por presentaciones artísticas que comunican mucho más de lo que vez a primera instancia.

Sin embargo, sus diseños están pensados para el día a día, definiendo el prêt-à-porter por encima de la ropa de pasarela que, como ella ha expresado, “luego nunca lleva nadie, y menos en esta parte del mundo. Pienso en mujeres que aprovechan todas las ocasiones para mostrarse perfectas, que visten de forma sofisticada. Todo momento es bueno para eso y eso hacemos aquí”.

También tiene esa intención marcada de mostrar piezas súper estructuradas, para luego enseñar a sus clientas a reconstruirlas, llevando sus icónicas chaquetas de mangas voluminosas con unos jeans y ballerinas. Esto evidencia su formación primaria en arte, en el Instituto de Arte de Chicago, y luego en moda, en el Marangoni, de Milán. Desde el 2011, cuando lanzó su firma, sus creaciones, hechas completamente en Colombia, han seducido a un mercado que apuesta por las superposiciones y líneas ultrafemeninas y románticas. “Mi punto de partida, para toda colección, son las flores.

Tengo una obsesión con ellas. En casa ando constantemente trayendo flores nuevas y recorro los mercados de flores para inspirarme en sus colores y formas. Por un tiempo, traté de evitarlas, de negarlas y, de alguna u otra forma, se colaban en mi mente. Entonces las adopté y las convertí en mi identidad”. Ha presentado en NY y París, pero en Bogotá es el único lugar donde verdaderamente le fluye crear. Es esposa, madre, amante de los retos, determinada y con una imaginación muy sensible a cada aspecto de su entorno. Como diseñadora, se ha trazado todo menos límites, por lo que su firma, que parecería estar orientada solo a mujeres, también tiene las puertas del futuro abiertas a colecciones para hombres, niños, accesorios y todo lo que le represente la oportunidad maravillosa de evolucionar y crecer.

Editorial.

Moët Hennessy Louis Vuitton, mejor conocido como LVMH, es un conglomerado multinacional francés, líder absoluto en lujo y dueño de 76 marcas de renombre en todo el mundo. Su premiación, el LVMH Prize, creado en el 2013, celebra a los diseñadores jóvenes de cada punto del globo y se ha catapultado como uno de los reconocimientos más grandes e importantes de la industria. El ganador recibe una tutoría intensiva con el Grupo LVMH, junto a una subvención que les permite trabajar en el desarrollo sostenible, comunicaciones, propiedad intelectual y la gestión financiera de su marca. Sus parámetros son claros: diseñadores menores de 40 años que hayan producido al menos dos colecciones prêt-à-porter para hombre, mujer o unisex. Este año, en su 8º entrega, el encuentro y la semifinal es, por primera vez, virtual. Es decir que, del 6 al 11 de abril, se estará deliberando cuales serán las 8 mentes creativas del diseño que pasarán a la final de esta edición ante los ojos de todo el mundo, quienes también, por primera vez, podrán incidir en las votaciones, participando. Kika Vargas, la reconocida diseñadora colombiana, figura dentro de la lista de los 20 semifinalistas, colocando, por primera vez en la historia de esta premiación, a su país en esta lupa y siendo, además, la única representante de toda Latinoamérica en lograrlo.